Cómo adelgazar de manera saludable- cuerpo y mente sano

Cómo adelgazar de manera saludable: cuerpo y mente sano

Adelgazar no es solamente conseguir un balance energético desfavorable. Las dietas que solamente se basan en quemar más energía que la que ingerimos no son las más adecuadas. Cómo adelgazar de manera saludable es la respuesta que daremos aquí.

Factores de cómo adelgazar de manera saludable

Además de las calorías, hay muchos factores que explican que una dieta funcione para algunas personas pero no para otras.

Además, de variables como edad, sexo, peso de partida, altura, siempre tenemos que tener en cuenta:

  • La “calidad” de las calorías, es decir, que tipo de nutrientes nos aportan, si son por ejemplo ricos en nutrientes esenciales (vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos esenciales).
  • La actividad física que se realiza (tipo, intensidad, tiempo, frecuencia, …) para combatir el sedentarismo
  • La calidad emocional de las relaciones con las personas que nos rodean.
  • Las posibles patologías, enfermedades o trastornos que nos afectan.

En muchos casos, a la hora de adelgazar contamos con un obstáculo clave, nuestro sistema endocrino donde las hormonas juegan un papel fundamental, se adaptan a los cambios, nos ayudan a sobrevivir, no permiten que nos consumamos y gastemos toda nuestra energía.

Al disminuir nuestra ingesta, especialmente de alimentos ricos en energía, nos ponemos a ahorrar energía, no se puede desperdiciar ni quemar, ya que no tenemos los mismos aportes que antes.  Cuanto más brusco es el cambio, más ahorra el cuerpo. Al adelgazar luchamos contra todos los años de evolución del ser humano. Lo que está haciendo el cuerpo es ayudarnos a vivir con la mejor calidad de vida con una menor cantidad de alimento.

Para intentar explicarlo mejor, os voy a recomendar pensar en dinero en lugar de energía. Si ganas menos, sobre todo si el cambio es muy drástico, cambia tu manera de administrarte, miras más en que gastar, especialmente en las cosas que requieren más desembolso, las que no consideras tan importantes, etc.

El control hormonal de nuestro cuerpo, ralentiza nuestras funciones vitales para gastar menos y cómo si nos encontráramos ante una situación extrema, racionar los nutrientes que vamos ingiriendo en menor cantidad.

Si no somos constantes en la dieta, esto es especialmente difícil, ante dietas muy extremas, provocará el famoso efecto rebote en nuestro cuerpo.

Al volver a nuestros antiguos hábitos, se acumularán en forma de reservas de grasa todo lo que se pueda para futuros momentos de carestía (otras dietas).  La dieta provoca que el cuerpo ponga en marcha mecanismos de ahorro que incrementarán nuestro balance calórico.

Se engorda mucho más que antes, volviendo al símil del dinero, cuando hemos superado una crisis económica, y volvemos a recuperar nuestros niveles de ingresos, el dinero nos  suele cundir más.

Enfoque Psicológico de cómo adelgazar de manera saludable

Además, es importante un cambio del enfoque psicológico a la hora de realizar un cambio nutricional, empezando por el cambio en el lenguaje, las motivaciones, …

No es lo mismo hacer algo desde perspectiva de esfuerzo y resistencia (dieta) a cuando hacemos un cambio desde la positividad, la serenidad y la convicción. El efecto físico de una u otra situación en nuestro engranaje hormonal es muy diferente.

Las glándulas que segregan las hormonas forman los pilares de nuestra salud y tienen un efecto fundamental en nuestro peso:

El hígado, con sus múltiples funciones, es el encargado de poner en marchar o alterar cualquier sustancia del organismo, entre ellas las hormonas, a las que puede mandar y activar cuando hacen falta en cualquier rincón del organismo, también gestiona la deshidratación o la hinchazón del organismo, lo que influye en nuestro balance de electrólitos.

Es el encargado de producir carnitina, la sustancia que determina la cantidad de grasas que son descompuestas a través de la bilis. Es fundamental alimentarlo de modo adecuado, incluyendo alimentos beneficiosos como son alimentos vegetales (verduras, hortalizas, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos, semillas) y por otro lado carnes magras y huevos ecológicos. Y evitando alimentos procesados,  como la comida preparada, bollería, embutidos, azúcares refinados, …

Las glándulas suprarrenales, se encargan de segregar un crisol de hormonas como respuesta al estrés (adrenalina, cortisol, aldosterona y epinefrina). Regulan la liberación de glucosa, que depende de nuestra dieta, consiguiendo acelerar o ralentizar nuestro metabolismo, disponiendo de más o menos energía. Cuando sufrimos estrés, además, el organismo puede llegar a utilizar como combustible nuestro músculo, con la correspondiente disminución de nuestro metabolismo basal.

Si el estrés se convierte en crónico, las glándulas suprarrenales sufren una sobrecarga de trabajo, provocando que el cuerpo consuma menos combustible para seguir sobreviniendo al estrés y esto puede provocar obesidad y numerosas enfermedades asociadas.

Tiroides, las hormonas que produce, la T3 y la T4, regulan la velocidad del metabolismo en el cuerpo según las órdenes de la glándula pituitaria.  Regulan la transformación de las calorías y el oxigeno en energía.

En dietas de cómo adelgazar de manera saludable no son muy estrictas o por enfermedades, puede provocar el almacenamiento de grasas.

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

catorce + 8 =