La Nutrigenética- la biología molecular en el campo de la nutrición

La Nutrigenética: la biología molecular en el campo de la nutrición

Las técnicas de Biología molecular han abierto un interesante campo de investigación para la Nutrición, la nutrigenética.

¿Qué es la Nutrigenética?

El descubrimiento de la existencia de diferencias en la secuencia genética de cada individuo, son las responsables de que cada uno de nosotros responda de manera muy distinta a los factores ambientales y de estilo de vida. Es decir, de que respondamos de manera diferente a la dieta que seguimos, a los alimentos que ingerimos y los nutrientes que los componen, etc.

Es importante recordar que cada alimento, por sencillo que parezca, va a contener múltiples componentes, (nutrientes, contaminantes, …),  en diferentes concentraciones y cuyos efectos muchas veces pueden pasar desapercibidos. Sin olvidar las posibles interacciones entre ellos.

El efecto de los alimentos y de sus componentes va a ser diferente dependiendo de nuestras características genéticas específicas.

La Nutrigenética estudia el efecto de la variación genética en la interacción entre dieta y enfermedad. Es la ciencia que estudia la influencia de las variaciones genéticas en la respuesta de los organismos a los nutrientes.  Se centra en la influencia de los nutrientes en la expresión de los genes.

ADN—ARNm—Proteínas—Metabolitos.

La Nutrigenética será clave en el ámbito de la clínica y salud pública en cuanto a dar con el mejor consejo dietético para cada paciente.

Los hábitos dietéticas son uno de los factores ambientales más importantes para la modulación de la expresión génica.

Las dietas y la información genética

Algunos componentes de la dieta tienen efectos directos sobre el ADN, de forma que la historia nutricional a la que hemos estado sometidos puede contribuir a una variabilidad adquirida en la respuesta nutricional.

Estas interacciones son dinámicas, se inician en la concepción y van variando a lo largo de todas las etapas de nuestra vida.

Además, las células son capaces de modular su metabolismo en relación con la disponibilidad de substratos. Mientras la adaptación celular a corto plazo se basa principalmente en cambios en la actividad de determinadas enzimas, los cambios a largo plazo se deben principalmente a modificaciones en la expresión génica.

Los componentes de la dieta ya bien de manera directa o indirecta regulan la expresión de la información genética. Numerosos estudios epidemiológicos confirman que la dieta ingerida a lo largo de nuestra vida guarda relación con la incidencia y severidad de enfermedades crónicas (cáncer, osteoporosis, hipertensión arterial,…)

Un buen ejemplo de los beneficios del control de la dieta y las recomendaciones de hábitos saludables (eliminación consumo de alcohol, tabaco, drogas, actividad física) son las enfermedades cardiovasculares.

El colesterol plasmático está estrechamente relacionado con el desarrollo de la aterosclerosis y se recomienda una dieta pobre en grasas saturadas. Pero, hay que tener en cuenta que las personas mostramos un amplio abanico de respuestas ante la misma intervención terapéutica.

la nutrigenética

La respuesta de las lipoproteínas a las modificaciones dietéticas tiene un importante componente genético. Las variaciones genéticas que se han relacionado con el metabolismo lipídico implican a distintos genes como el gen de la apoliproteína E (APOE), el de la proteína transportadora de ésteres de colesterol (CETP) y de la lipasa hepática (LIPC).

En Estados Unidos, donde es muy frecuente el problema de la obesidad de la población se realizan numerosos estudios.  Entre ellos destacaré los que han demostrado que las diferencias en la prevalencia de obesidad en afroamericanos e hispanoamericanos respecto a poblaciones caucásicas no pueden explicarse solamente por variables como el estilo de vida o factores socioeconómicos o ambientales, lo que demuestra el papel clave de los factores genéticos.

En cuanto a la relación con procesos neoplásicos, parece que determinados componentes hereditarios predisponen a la enfermedad si se dan los factores ambientales adecuados. Por ejemplo, se observa que las mujeres con una dieta pobre en alimentos vegetales, frutas, ácido ascórbico y alfa-tocoferoles aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama si éstas son portadoras de un polimorfismo genético en una enzima (la superperóxido dismutasa dependiente de manganeso).

El mayor conocimiento de las múltiples interacciones gen-nutriente, incluso con variaciones étnicas, van a permitir en un futuro hacer recomendaciones individuales que permitan una mejor prevención de las enfermedades.

La búsqueda de las interacciones genes-ambiente es esencial para comprender las variaciones individuales, étnicas y poblacionales de prevalencia/incidencia de determinadas enfermedades.

Las variaciones genéticas individuales pueden influir en el modo que los nutrientes son asimilados, metabolizados, almacenados y excretados, con importantes consecuencias para su salud.

¿Conocías el concepto de la Nutrigenética?


Con el curso de Técnico en Dietética y Nutrición, el alumno conocerá el valor nutricional de los distintos alimentos y adquirirá conocimientos en anatomía, fisiología, fisiopatología y dietoperapia. Podrá gestionar y promover dietas alimenticias y contribuir con la salud y bienestar de las personas, así como participar en el proceso, desarrollo y promoción de nuevos productos en el mercado, formar parte de la producción y distribución el mismo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Doce + tres =