Operación bikini, ¿y qué hago?

Operación bikini, ¿y qué hago?

Con la llegada del buen tiempo, toca quitarse las capas como si fuéramos una cebolla, pero ¡oh, no!… La piel de naranja de los glúteos, los kilitos de más y el abdomen hinchado. Adiós, autoestima y bienvenida la dieta restrictiva. Así que toca privarse de ciertos alimentos, comenzar con la dieta de la alcachofa, emplear cremas reductoras, envolver las caderas y el abdomen en film transparente como si se tratase de una faja reductora,… Estas son algunas de las estrategias ante la ansiada operación bikini. ¿El resultado? Se pone en riesgo la salud y la autoestima cae por los suelos.

 

Antes de empezar a realizar una dieta por uno mismo, bien porque se haya visto por Internet, en una revista, que te haya contado tu mejor amigo…, debe ser analizada. Para ello se tendrá en cuenta si la dieta responde a una serie de preguntas que se contestan con un sí o con un no.

  1. ¿Promete resultados rápidos?
  2. ¿Promete resultados asombrosos o ‘mágicos’? (una ‘cura milagrosa‘, un ‘ingrediente secreto’, un ‘antiguo remedio’ o un ‘quemador de grasas’).
  3. ¿Prohíbe el consumo de un alimento o grupo de alimentos?
  4. ¿Ofrece listados de alimentos ‘buenos’ y ‘malos’?
  5. ¿Presenta relatos, historias o testimonios para aportar credibilidad? (“La dieta con la que han adelgazado 30 millones de personas” o “Mary sobrevivió a un cáncer gracias a esta dieta”).
  6. ¿Se puede autoadministrar o implementar sin la participación de profesionales sanitarios cualificados? (“Hágalo usted mismo”).
  7. ¿Atribuye ‘proezas’ a determinados nutrientes? (“El omega-3 moviliza sus grasas” o “las proteínas sacian muchísimo”).
  8. ¿Conlleva consumir ‘preparados’ que vende quien promueve la dieta o el método?
  9. ¿Contiene afirmaciones que sugieren que los ‘preparados‘ son seguros, ya que son “naturales”?
  10. ¿Los preparados que se consumen (productos dietéticos o similares) tienen un coste muy elevado si los comparamos con el valor económico de obtener los mismos resultados mediante alimentos comunes?

 

¿Cuál es la clave del éxito de la dieta?

La clave está en ser constante, manteniendo una adherencia a unos hábitos de vida saludables y no convenientes según la época del año. Esto es uno de los principales errores de la población. La importancia de adquirir hábitos saludables es muy importante para mantener un peso saludable. Entre ellos, cabe destacar los siguientes:

– Dormir las horas suficientes manteniendo un descanso reparador.

– Realizar ejercicio físico diario: caminar, pasear, salir a correr, nadar, ir a clases de baile,… Es imprescindible para activar el cuerpo, ayuda a evadirse del día a día y a mantener un peso adecuado.

– Incrementar el consumo de verduras y hortalizas: aportan saciedad, agua, vitaminas y minerales para aguantar el cansancio estival, resultan fáciles de cocinar, ayudan a evitar problemas de salud tales como el estreñimiento, un aumento de colesterol, un aumento de azúcar en sangre, así como una mejora en el aspecto de la piel.

– Incrementar el consumo de legumbres: sacian, no contienen grasas y aportan energía.

– Consumir en torno a 1,5 litros de agua al día. También en forma de infusiones sin azúcar o zumos naturales exprimidos.

– Realizar la compra en la frutería, pescadería, carnicería y panadería. Hay que intentar evitar realizar la compra en grandes almacenes, salvo los artículos para el hogar, de limpieza, aseo, etc. Así se evitará adquirir productos envasados, precocinados, snacks, productos congelados y bollería industrial.

– Evitar el consumo de alcohol. En muchos casos de dietas de adelgazamiento, la persona restringe el consumo de tal o cual alimento, pero no es consciente de las bebidas que ingiere.

Técnicas culinarias: las frituras y los rebozados se consumirán ocasionalmente. Hay que incluir en el día a día; más alimentos al vapor, al papillote, al horno o a la plancha.

– Distribuir el plan dietético entre 3-5 ingestas al día, variable según la persona.

– Limitar exhaustivamente el consumo de bollería industrial.

– No abusar de la adición de sal a las comidas, pues la sal tiende a captar agua y retenerla en las células por lo que se tenderá a retener agua en las extremidades inferiores y al posible aumento de tensión arterial.

Plan compensatorio: en un plan gastronómico con amigos o familiares, un evento o una excursión, se puede comer igual que los demás. Hay que saber elegir bien y si se come algo más que de costumbre, como un trozo de tarta, una guarnición de patatas fritas o un corto de cerveza, hay que compensarlo con una cena ligera o bien un aumento en el ejercicio físico y continuar con el patrón de vida saludable. Todo tiene cabida, pero con cabeza.

– No hay que limitar ningún alimento saludable. Limita actitudes como “por un día”, “mi dieta tiene 6 días estrictos y uno libre para comer lo que quiera”, “hoy es el día de la pizza”,….

 

Como dice el dietista-nutricionista Julio Basulto, “las dietas milagro son como las tarifas del teléfono: al principio, todas parecen fantásticas, pero, a la larga, ninguna cumple lo que promete”.

 

*Aucal Business School oferta el curso de Técnico Superior en Dietética y Nutrición, en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija. El objetivo principal de esta formación es otorgar al alumno las bases para poder diseñar intervenciones nutricionales y concienciar acerca del carácter preventivo que una nutrición óptima tiene sobre la salud. Esta formación tiene una carga lectiva de 12 ECTS y la modalidad en la que se imparte es online. Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

¿Eres de los que empieza ahora la operación bikini o te gusta cuidarte durante todo el año?

¿Te preocupa llegar con algún ‘kilito’ de más al verano? ¿Por qué?

 

Más información

¿Cómo identificar un producto, un método o una dieta “milagro”?

Por qué no funcionan las tres dietas más buscadas

 

2 comentarios

  1. Como profesional de la danza desde hace casi 20 años, dar la enhorabuena por el artículo. Estar en el peso correcto y en la correcta forma física debe ser parte de toda una filosofía de vida, nunca jamás una carrera de velocidad. Teniendo en cuenta los graves problemas de trastornos alimentarios que por ejemplo se dan en mi profesión, jamás insistiremos demasiado en la importancia de la constancia y de la “lógica” como defensa contra las dietas milagro y por supuesto los trastornos alimentarios.

    F. B. Bailarín y asesor bailarte.net

    1. Muchas gracias Fco por tu comentario, lo que dices es muy cierto y esperamos que algún día toda la gente pueda pensar igual. Te enviamos un abrazo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

6 + 8 =