¿Puedo incluir los frutos secos en mi dieta?

Qué gran dilema se plantea con los frutos secos. En Aucal queremos despejar todas esas dudas que hay alrededor de estos alimentos para que la población pueda mantener y seguir unos hábitos de vida saludables.

Los frutos secos son uno de los alimentos que más poder calórico presentan. De ahí la incertidumbre de si se pueden incluir o no en la ingesta diaria. La pirámide de la alimentación saludable SENC 2015 aconseja su consumo alternándose con otros alimentos englobados dentro del mismo grupo como pueden ser las carnes magras, los pescados, los huevos y las legumbres. Se recomienda un consumo de en torno a 1-3 raciones al día de este grupo de alimentos.

 

¿Y qué nos aportan los frutos secos?

El consejo primordial para la ingesta de frutos secos es que han de consumirse en su estado natural, es decir, crudos o, como mucho, tostados, sin que esto conlleve a frutos secos fritos – con un exceso de aceites vegetales saturados-, salados o, incluso, con miel. Todos estos frutos secos elaborados no son aconsejables para el consumo diario.

Los frutos secos son un alimento altamente saludable y apto, incluso, para los más pequeños o los más mayores de la casa. En este caso, basta con triturarlos hasta obtener polvo de fruto seco, pudiendo servir para enriquecer nutricionalmente los platos para todos aquellos con falta de apetito y bajo peso.

Además, contienen fibra, que es de gran utilidad para la mejora del tránsito intestinal y actúan como alimento saciante entre horas. Gracias a la presencia de los esteroles y de las grasas saludables, como los ácidos grasos omega 3,  los frutos secos cumplen un papel importante en el control lipídico, consiguiendo mejorar los valores de colesterol total, así como el aumento del colesterol bueno (HDL).

frutos secos2

 

Hace unos años se demostró que un puñado de nueces a diario ayudaba a reducir la barriga, gracias al poder antiinflamatorio del omega 3 y a los polifenoles antioxidantes que presentan las nueces.

Entre los micronutrientes que poseen, caben destacar las vitaminas como la vitamina E y el complejo B y los minerales -potasio, magnesio, fósforo, calcio, selenio, cobre y cinc. El fruto seco con menor poder calórico son las castañas y el que más calorías tiene son las nueces de macadamia.

Los frutos secos resultan de especial interés para los deportistas, para aquellos que deseen completar sus dietas vegetarianas y también en procesos osteoporóticos, periodos de gestación, épocas de decaimiento y apatía, anemias, periodos de menopausia, estreñimiento, control de colesterol y para el cuidado de la piel, entre otros.

Uno de los mayores problemas que se observan es la cantidad a ingerir ya que muchas personas no pueden evitar comer sólo un puñado y no dan por terminada la sesión hasta no finalizar con la bolsa que tienen entre manos.

Los frutos secos tienen cabida dentro de un marco alimentario saludable.  ¿Por qué? ¿Es igual una alimentación con productos precocinados, fiambres, embutidos, postres lácteos, carnes rojas y frutos secos o bien un patrón de legumbres, verduras, frutas, lácteos y frutos secos? Obviamente, son dos mundos diferentes. La respuesta está en mejorar los condicionantes que rodean a esa ingesta alimentaria.

Puedes conocer mas detalles sobre nutrición en el curso de Técnico Superior en Dietética y Nutrición, que imparte Aucal Business School en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija. El objetivo principal de esta formación es otorgar al alumno las bases para poder diseñar intervenciones nutricionales y concienciarlo acerca del carácter preventivo que una nutrición óptima tiene sobre la salud.

 

¿Consumes frutos secos a diario?

¿Una persona que está siguiendo un programa de control de peso podría incluirlos en su dieta?

 

Información relacionada

Un proyecto comprobará los efectos de los frutos secos sobre la calidad del esperma

 

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Doce − 11 =