Vitamina K y anticoagulantes orales

Vitamina K y anticoagulantes orales

 

Muchos pacientes, semana tras semana, se realizan analíticas sanguíneas –la famosa prueba del sintrom para valorar los niveles de ciertos anticoagulantes orales en sangre. En multitud de ocasiones, los resultados no se muestran como los más deseados posibles, creando así confusión, angustia, desasosiego e incertidumbre en el paciente. El paciente reflexiona sobre qué es lo que hace mal para que los valores no salgan como espera. ¿Alguna vez te has planteado que la alimentación influye en estos valores?

Los anticoagulantes orales son medicamentos que hacen que la sangre tarde más tiempo en coagular, con el fin de evitar la trombosis y/o embolia. El contenido en vitamina K de la dieta puede interferir en la eficacia del tratamiento, favoreciendo tanto un exceso como un defecto de esta. Existen diferentes formas de vitamina K, pero la más importante es la vitamina K1.

La vitamina K1, llamada también filoquinona, es una vitamina liposoluble que se encuentra en las verduras de hojas verdes y juega un papel importante en la coagulación de la sangre. La vitamina K2 (menaquinona) es producida normalmente por una bacteria intestinal y en raras ocasiones existe una deficiencia a través de la alimentación. La vitamina K3 es un compuesto sintético llamado menadiona.

Un aumento de vitamina K produce un menor efecto del medicamento, lo que conllevaría un aumento del riesgo de trombos. Por el contrario, si disminuimos bruscamente la ingesta de alimentos ricos en vitamina K, provocaríamos un mayor efecto del medicamento que se traduciría en un aumento del riesgo de hemorragia.

Es importante que el paciente no se automedique como, por ejemplo, para tratar un picor de garganta ni que tome cualquier complemento dietético para aumentar las defensas o para adelgazar, ni cápsulas para aumentar el bronceado pues todo ello influiría negativamente en el tratamiento. Es necesario respetar la hora exacta de la toma del anticoagulante. Si se tiene pensado tomar cualquier tipo de producto, es necesario consultarlo previamente con el médico de atención primaria o la enfermera del control rutinario.

El paciente medicado con anticoagulantes orales ha de tener en cuenta los alimentos clasificados como alto, medio o bajo contenido en vitamina K:

 

ALTO CONTENIDO EN

VITAMINA K

MEDIO CONTENIDO EN VITAMINA K BAJO CONTENIDO EN VITAMINA K
Remolacha

Repollo

Espárrago

Lechuga romana

Brócoli

Endibia

Cebollino

Perejil

 

Nabo verde

Espinacas

Col rizada

Col lombarda

Coles de Bruselas

Margarina

Kiwi

Pimiento verde

Tomate maduro

Zanahoria

Judías verdes

Apio

Alcachofas

Puerros

Guisantes

Pepino

Coliflor

Lechuga iceberg

Mantequilla

Bollería industrial

Atún en aceite

Calabaza

Champiñón

Rábano

Cebolla

Maíz

Lentejas

Patatas

Garbanzos

Berenjenas

Calabacín

Judías blancas

Pimiento rojo

 

Los productos de herboristería y dietéticos, en especial, las infusiones de hierbabuena pueden alterar el control del tratamiento por la vitamina K. Los alimentos como el pavo, ternera, atún, huevos, merluza, gambas, caballa, buey, pollo o jamón no suelen contener cantidades apreciables de vitamina K, excepto el hígado. Algunos alimentos muy grasos pueden contener formas de vitamina K y no son buenos para la salud cardiovascular. Por ello hay que disminuir el consumo de grasas animales como la mantequilla, el tocino, la bollería industrial, las carnes grasas, los embutidos, los quesos, el bacon o la nata.

Hay que intentar evitar los alimentos elaborados con aceites vegetales hidrogenados, estos están presentes en las margarinas y muchos productos de bollería industrial, galletas, alimentos de comida rápida y precocinada. Así que será necesario revisar y prestar atención al etiquetado de los alimentos. Respecto al consumo de alcohol, ha de limitarse.

Los anticoagulantes son un tratamiento crónico por lo que se requerirá prestar atención para llevar unos estilos de vida saludables y respetar la pauta dietética que haya prescrito el médico o el dietista-nutricionista.

 

*Aucal Business School oferta el curso de Técnico Superior en Dietética y Nutrición, en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija. El objetivo principal de esta formación es otorgar al alumno las bases para poder diseñar intervenciones nutricionales y concienciar acerca del carácter preventivo que una nutrición óptima tiene sobre la salud. Este cursotiene una carga lectiva de 12 ECTS y la modalidad en la que se imparte es online. Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

¿Sabías que las verduras y hortalizas influyen en los parámetros sanguíneos de los anticoagulantes?

¿Han mejorado tus controles analíticos pautándote una dieta personalizada?

 

 

Más información

Tabla de alimentos con Vitamina K, que pueden interferir con el SINTROM

Verduras de hoja y coagulación sanguínea

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Once − 7 =