Aprender a aburrirse

Que hacer si te aburres

En ocasiones, quizás más de las que deseáramos, escuchamos la frase: Me aburro ¿qué hago? en boca de nuestros hijos, sobre todo en las vacaciones de verano, que si bien son necesarias, se hacen tan largas que resultan hasta aburridas.

Si los niños tienen periodos de aburrimiento en que no están haciendo nada que les satisfaga, deberán utilizar sus propios recursos para que eso no ocurra, entrando en juego la creatividad, y es que el aburrimiento es la antesala de la creatividad- Y es que poder conectar con uno mismo es tan sano para los adultos como para los niños; los hará mas resolutivos y flexibles a nivel cognitivo, por lo cual el aburrimiento deriva en algo productivo. Por ello en largos periodos de inactividad o de descanso tampoco es conveniente que se planifique al milímetro todas las actividades, debe respetarse los ritmos de cada niño y sus periodos de paz y relax. Y es que vivimos en una sociedad en la que hay un afán por hacer cosas todo el rato, parece que si no se tiene una actividad entre manos se estuviera perdiendo el tiempo.

El “no hacer nada” está muy mal valorado socialmente, y esto sin darnos cuenta se lo inculcamos a nuestros hijos, que siempre tienen actividades que hacer, sin darnos cuenta de que no es lo más sano, puesto que desde bien pequeños los obligamos  a tener un estrés innecesario. Cuando los niños se aburren es porque su vida cotidiana lleva un ritmo frenético, imparable, muy cercana al día a día de sus padres.

Los adultos no lo entendemos así, ya estamos demasiado condicionados y con unas rutinas muy marcadas y es muy complicado que cambiemos este punto de vista, aunque no imposible, los niños aportan un punto de vista tan novedoso y fresco que hace que cambiemos nuestra estricta manera de ver la vida.

Contra el aburrimiento muchos adultos optan por dejar que sus hijos manejen tablets y móviles, porque creen que será lo mejor, y si bien su uso de manera moderada no es mala, no es la mejor solución contra todos los males, pero en una sociedad tan tecnológica como la nuestra los móviles se han convertido en unas niñeras estupendas.

Un niño que “mata” su tiempo con juegos virtuales será un niño que se aburrirá con más facilidad que el resto, porque son juegos poco constructivos y que dejan poco lugar a la imaginación, juegos que dan todo hecho o casi por hacer. Llamativos, pero vacíos de vida, de la que necesita una mente en crecimiento y continua evolución.

Y es que si nosotros tenemos derecho a estructurar nuestra vida ¿por qué no ellos con su tiempo libre?

¿Sobrecargamos a los niños de actividades?

¿Saben los niños de hoy en día relajarse?

 

Formación profesional de interés en el área

Con el estudio del Máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía, podrás especializarte en el asesoramiento pedagógico de las diferentes etapas hasta la adolescencia. Serás capaz de realizar planes de intervención para tratar cualquier anomalía y prevenir situaciones de maltrato o bullying, drogodependencia… A la vez que se fomenta valores esenciales como  la convivencia y la disciplina, además de una orientación educativa y profesional…seguir leyendo

                                             

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − quince =