Consecuencias de hacer viral a tus hijos en las redes sociales

Hoy en día quien no está en las redes sociales es como si no existiera; fotos, videos, comentarios de cada cosa que hacemos y decimos, nos sometemos a un control exhaustivo sin que nadie nos lo haya exigido. Pero como adultos somos dueños de nuestra vida y podemos mostrarla donde queramos. Pero el problema viene cuando es a los menores a quienes exponemos en las redes sociales; encontramos videos de niños en la bañera, comiendo, dando sus primeros pasos… ¿Es esto necesario? La respuesta es no, pero el protagonismo que nos dan las redes sociales es difícil de obtener de otra manera, y hay padres que no están dispuestos a renunciar a ello.

Hace poco saltó la noticia de unos padres americanos que colgaban continuamente videos en un canal de YouTube, videos que contaban con muchos usuarios. En la mayoría de ellos se mostraba a los niños en situaciones denigrantes, bromas de mal gusto, donde se ve como los niños lloran y pasan un mal rato. Les han retirado la custodia de los niños y ellos han grabado un video pidiendo disculpas. Pero el daño ya está hecho.

Y es que ante noticias así la pregunta que nos podemos plantear es ¿hasta dónde se llega para que nuestro video se convierta en viral? ¿Somos capaces de ridiculizar a nuestro hijo? Pues está claro que la respuesta es normalmente sí.

Como adultos somos nosotros quienes asumimos el riesgo de esa exposición mediática y continua en la redes, decidimos cuando si y cuando no, pero a los niños no le damos esa opción, no le preguntamos si quieren, damos por hecho que si, pero crecerán y no querrán que esas fotos sigan existiendo; y es que a pesar de que las borremos todo lo que se cuelga en Internet permanece en Internet. La gente las compartirá, descargará y guardará, dejando un rastro difícil de extinguir.

Es difícil no caer en la tentación de compartir esa función navideña, sus primeros pasos o palabras, esa reacción tan espontánea ante el regalo perfecto… pero antes de hacerlo parémonos a pensar lo que supone, los riesgos que tiene y los pocos beneficios que nos va a aportar.

Pensemos cómo nos sentiríamos nosotros cuando no queremos ser grabados porque es una situación bochornosa, y que encima eso lo puedan ver miles de personas. Cómo nos sentimos cuando invaden nuestro espacio privado, ven nuestras intimidades sin que nosotros hayamos autorizado a ello. Porque como nos sentimos nosotros es como se sienten ellos. Los sentimientos no son distintos con unos años menos, es más, en determinadas edades, donde aun no esta muy definida la personalidad, donde su autoestima es más bien baja, cualquier acto de este tipo puede desencadenar consecuencias fatales.

¿Somos realmente conscientes del peligro que supone contar el día a día de nuestros hijos en Internet?

¿Qué te parece que se les haya retirado la custodia a esos padres que ridiculizaban a sus hijos en las redes sociales?

FORMACIÓN RELACIONADA
El Máster en Educación Social te dará una formación teórico-práctica para que puedas realizar planes de intervención social, tanto a nivel individual como a nivel comunitario. Formarás parte de procesos de participación social, ayudando a mejorar las capacidades de colectivos especialmente aquellos que sean más vulnerables o sufran riesgo de exclusión social.
MÁS INFORMACIÓN
¿Deben los padres colgar las fotos de sus hijos en las redes?: http://www.elmundo.es/vida-sana/familia-y-co/2016/10/31/5813028d22601dc95e8b463e.html
Papás, ¡ojo con colgar fotos mías!: http://www.lavanguardia.com/vida/20170121/413529275888/redes-sociales-hijos-fotos.html

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =