El autismo y las terapias con animales

Es muy cierto que los animales son terapéuticos, innumerables estudios lo avalan. A cualquier edad es bueno tener una mascota. Cuando niños aprendemos a amar a los animales y a cuidarlos; cuando somos más adultos nos sirven de compañía y pasan a ser un miembro más de la familia; en la vejez es imprescindible tener una mascota, ya que ella nos obliga a salir a caminar a diario y a tener de quien preocuparnos.

Terapias con animales en niños autistas

Los animales pueden llegar a ser más que una mascota, y es que hay quien dice que en una casa donde hay animales los niños son menos propensos a sufrir enfermedades. En el caso de los niños autistas está más que demostrado los beneficios de contar con una mascota que les acompañe y con la que puedan interactuar, son muchas las terapias que utilizan animales para reconfortar a los pacientes, y es que es un método sin medicamentos ni efectos secundarios y además  asequible. Cuando los niños autistas juegan con los animales, toda agresividad que podían experimentar antes suele desaparecer, adquiriendo características muy maternales, cuidando del animal, alimentándole y lavándole. La compañía de los animales puede ayudar a reducir los sentimientos de soledad en los niños autistas, además de desarrollar su carácter de modo natural, así como los rasgos de su personalidad, aprendiendo a  ser respetuoso, comprometido y seguro de sí mismo. Los niños autistas también pueden aprender la habilidad de tomar decisiones, resolver problemas y  mejorar en sus habilidades sociales al interactuar con los animales. Y es que de lo que se trata es de serenar y calmar ánimos, para que el niño pueda actuar de la manera adecuada, tal y como debería hacer siempre.

En muchas ocasiones los niños autistas son personas que no ven peligro en nada, se podrían poner a cruzar una carretera plagada de tráfico, porque no verán nada extraño en esta acción, como si no pudieran ser atropellados; si les acompaña por ejemplo un perro ellos estarán pendientes del animal, el cual evidentemente si verá el peligro en cruzar de esa manera, y el niño se retraerá de hacer lo que no debe, empezando a ver el peligro a través de los ojos del animal. Se trata de encontrar a animales tranquilos, que le den al niño la paz y tranquilidad que necesitan, pero no vale cualquiera, se tratará de buscar un animal adecuado a las características del niño y ver qué animal le va a beneficiar más, cuál va a sacar lo mejor de él y va a reducir aquellos aspectos negativos generados por su trastorno.

Los caballos y su efecto en los niños

Con estudios en la mano podemos afirmar que en una tarde que un niño con autismo pase con un animal entrenado para ello, para poder llegar a ser terapéutico y beneficioso para el paciente, se avanza más que en horas encerrados en un despacho, intentando poder coordinar técnicas favorables al menor. Cuando se habla de animales se piensa siempre en animales de compañía, perros o gatos, que puedan estar en una casa y cuyo cuidado no sea muy difícil de llevar a cabo; pero existen más animales cuyos beneficios están mas que demostrados, como pueden ser los caballos, dóciles y nobles a partes iguales, y que trasmitirán estos valores a quien esté con ellos.

¿Se aprovechan las terapias con animales para niños autistas o aún queda mucho por hacer a este respecto?

¿El contacto con animales es tan beneficioso como se dice?


Aucal Business School presenta una oferta formativa completa del área social, con títulos propios que ayudan al profesional a especializarse y acceder a conocimientos académicos requeridos para poder ser un profesional del área competente y eficaz para aportar al sector.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − Trece =