Los menores en riesgo y los menores tutelados

Los menores en riesgo y los menores tutelados

 

Situación de riesgo es aquella en la cual, por circunstancias familiares o personales, el desarrollo integral del menor peligra. Al detectar una situación de riesgo, se deberá poner en marcha un proyecto de intervención social por parte de personal especializado, intentando en todo momento que el menor permanezca en su entorno familiar. Los menores en riesgo suelen ser aquellos que tiene una situación familiar particular: desestructuración familiar, pobreza, bajo nivel cultural,…

Hace años, estos menores eran apartados del ambiente familiar. La mayor parte de ellos acababa en centros hasta que cumplía la mayoría de edad, muy pocos tenían la suerte de ser adoptados. Sin embargo, esta situación ha cambiado mucho. Ahora se intenta no sacar al menor de su ambiente familiar, se opta por otras soluciones que aseguren la integridad del menor, facilitándole un desarrollo pleno.

En ocasiones, estos menores suelen presentar una serie de problemas de conducta derivados de sus situación personal, pero si no son detectados y diagnosticados como tal, podrán tener problemas en el futuro. Hay menores que son internados en centros de reforma cuando realmente no necesitan una ‘reforma’, sino tan solo un diagnóstico precoz de su situación. Cuando un menor está en situación de riesgo, puede pasar a ser tutelado por el Estado, que será quien decida su situación futura, puede ser pasar por un centro de acogida o vivir con una familia de acogida y quizás, después puede pasar a ser adoptado. Los más afortunados cuentan con familia extensa que se hace cargo de ellos (tíos, abuelos,…).

Los jóvenes que no se quedan con alguien de su familia o que son adoptados pasan por una situación difícil al cumplir los 18 años. Con la mayoría de edad, dejan de ser tutelados por el Estado, viviendo en ocasiones situaciones difíciles. Es el momento de ‘buscarse la vida’, de aprender a ser adultos antes de tiempo, y, con frecuencia, sufren  ansiedad ante este hecho. En los centros de acogida, la preparación de la salida de los chicos debería considerarse uno de los objetivos prioritarios. Este proceso debe planificarse en forma de objetivos y organizarse adecuadamente para cada joven de forma individualizada, no puede tratarse de forma aislada.

El contacto y conocimiento con la realidad que van a encontrarse en un futuro les va ayudar a detectar las dificultades, a ensayar estrategias de actuación, a reconocer los errores propios, a buscar soluciones, a adquirir iniciativa, determinación y seguridad. En definitiva, les va a ayudar a aumentar su madurez. Otra de las cosas que también se debería valorar es que la tutela dure hasta los 25 años o hasta que el menor encuentre un trabajo.

El Comité Europeo de los Derechos del Niño y varias ONG’s  consideran que las residencias deben ser el último recurso pues, como hemos mencionado anteriormente, se debería optar por la familia extensa, la adopción o la acogida. Se intenta, aunque no siempre se consigue, que los menores de 3 años no pasen sus días en un centro. La vida en el centro no es una vida familiar por mucho que se intente.

 

*Aucal Business School oferta el máster en Intervención Social con Menores en Riesgo de Exclusión. Esta formación dota al alumno de las técnicas necesarias para la identificación y la intervención en las resoluciones de las situaciones de conflicto en la vida de los menores. El máster tiene una duración de 9 meses y se imparte en modalidad online.

 

¿ Deberían cambiar las cosas con respecto a la tutela de menores?

¿Cómo se podría mejorar la situación en los centros de acogida?

 

Más información

El Estado tutela a más de 40.000 menores en España

Piden que se amplíe a los 25 años la protección de los menores tutelados

 

 

 

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 15 =