Sedentarismo y Salud

¡Alarmante! Consecuencias fatales del sedentarismo

El tema que te presentamos hoy es cada vez más importante, ya que el sedentarismo es la causa de muchas enfermedades y que muchas veces se vuelven fatales. Entérate de las consecuencias que tiene el sedentarismo en nuestro cuerpo y mente……¿es tu caso?

Sedentarismo y Salud

Es importante recordar que somos la misma especie desde hace cien mil años, aunque somos en apariencia externa muy diferentes a nuestros antepasados.

Para cualquier animal, la obtención de alimentos está siempre unida al gasto de energía para conseguirla. Se gasta energía (movimiento) para obtener energía (alimento).

Los humanos del paleolítico gastaban 4 o 5 veces más energía en su actividad diaria que la que emplea actualmente un habitante de cualquier ciudad occidental.  Los requerimientos de energía han pasado de 50  kcal/kg de peso al día en los cazadores recolectores, a 32 kcal/ kg en un “urbanita sedentario”.

Nos estamos volviendo cada vez más cómodos e inactivos, por las posibilidades que nos proporcionan cada uno de los avances tecnológicos, (el ascensor, el mando a distancia, la dirección asistida, el microondas, las maletas con ruedas, etc.), y cuanto menos haces menos quieres y más te cuesta moverte.

Comodidades del día a día que no nos ayudan a nuestra salud

¿Te has parado alguna vez a pensar en todas las ayudas de tu día a día? ¿Y en el de los miembros más jóvenes de tu familia o entorno?

Si nos ponemos a realizar una lista de las que utilizamos en un día normal podemos encontrar ascensor, escaleras mecánicas, medios de transporte, electrodomésticos, etc. Te recomiendo que dediques un tiempo a elaborar tu lista propia y pensar de cuáles podrías prescindir.

Sin olvidar las facilidades de tener todo en casa sin tener que salir (compra, comida, etc.), con internet y con las nuevas plataformas de televisión podríamos tener la gran mayoría de nuestras necesidades cubiertas sin tener que desplazarnos.

El trabajo no necesariamente implica un “trabajo físico importante”, sentados o de pie, sin recorrer grandes distancias, con diferentes ayudas mecánicas y automatización de procesos.

Por último, en muchos casos ya no gastamos energía en vencer las condiciones climatológicas adversas (calefacción y aire acondicionado en cada uno de los lugares donde estamos).

Esta reducción de la actividad física, que va en contra de nuestro diseño, está alcanzando tintes dramáticos en los más jóvenes (niños y adolescentes). Se pasan la mayor parte del día sentados o durmiendo, sin apenas tiempo para moverse.

Consecuencias fatales del sedentarismo

Nuestra evolución se ha caracterizado por el hambre y la dificultad para conseguir alimentos. Nuestro organismo está diseñado para ingerir los alimentos que precisa y para acumular en forma de grasa las reservas que le permita sobrevivir en las épocas de escasez.  Por primera vez, en tantos siglos de evolución, la preocupación del ser humano es perder peso, lo que constituye un verdadero problema.

El doctor J. Weineck (2001) dice en su libro “Salud, Ejercicio y Deporte”:

    El ser humano, cuyo organismo estaba adaptado por completo al movimiento, degenera convirtiéndose en una persona crónicamente sentada que realiza un trabajo principalmente “con la cabeza”. En la edad de piedra, el cazador y el recolector recorrían unos 40 Km. diarios, el hombre actual no llega a los 2 Km. (…) Hace 100 años, la fuerza muscular realizaba casi el 90 % de toda la energía necesaria en el proceso de trabajo, actualmente el 1%.

Los seres humanos cada vez obtenemos la energía necesaria realizando un menor gasto, sin excesivo trabajo muscular. Nuestros genes fueron programados para un ambiente de gran actividad física, donde era difícil y costoso obtener suficiente comida.

Esa tendencia está teniendo sus consecuencias. En la época actual, donde una gran parte de la sociedad no tiene dificultades en el acceso a los alimentos, sin hambrunas e incluso con abundancia en la oferta de todo tipo de alimentos.

Paralelamente experimentamos mayores niveles de estrés en el cuerpo y mayores problemas de salud como consecuencia de la inactividad física. Esta inactividad le pasa factura a nuestro cuerpo, favoreciendo la aparición de enfermedades y empeorando nuestra calidad de vida, pues muchas enfermedades se podrían combatir simplemente adoptando hábitos de vida saludables como una buena alimentación y la práctica regular de actividad física.

Si se reduce nuestra masa muscular y por tanto nuestra capacidad física, se agravan los efectos de la alimentación hipercalórica rica en grasas saturadas y en hidratos de carbono de rápida asimilación.

Energía ingerida = Energía gastada + Energía almacenada

Cuánto más se reduce el gasto energético (sedentarismo) y más se aumenta la ingestión de energía (alimentación excesiva), más se almacenará en forma de grasa con los consiguientes riesgos para la salud. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la importancia de la actividad física para luchar contra el sobrepeso.

¿Llevas una vida sedentaria?

¿Qué te falta para motivarte y dar ese paso e iniciar algunas actividades físicas?

Elena Somolinos


Te recomendamos nuestros cursos de alimentación saludable, uno de ellos es el Máster en Dietética y Nutrición, impartidos por Aucal Formación, que tiene una doble titulación y que te permite orientar a las personas sobre su estilo de vida y qué dieta es la más conveniente en cada uno de ello. Reserva tu plaza ya mismo.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

uno × 2 =