alimentación infantil

Alimentación infantil: errores y aciertos

En la primera etapa de la vida, son muy importantes las primeras experiencias en todo sentido, en la alimentación, en lo emocional, en lo social, etc. Hoy escribiremos sobre la alimentación infantil, un factor determinante en el desarrollo del niño. La relación que tenga con los alimentos en la infancia, lo marcará para toda la vida. Es en esta etapa cuando se adquieren los hábitos.

¿Cómo debe ser la alimentación de los niños?

Como concepto general, todos los padres saben que la alimentación de su hijo debe ser saludable, porque así crecerán sanos y fuertes. Pero del dicho al hecho, hay un buen trecho, porque quizás, ésta es la tarea más titánica para los padres y la de mayor responsabilidad.

El recién nacido recibe la leche materna como su primer alimento, que lo preparará para más adelante recibir los alimentos sólidos. La leche materna le aporta defensas, favorece el crecimiento de una microflora saludable y facilita la mejor aceptación de los sabores cuando pase a una alimentación sólida.

Cuando el niño ya puede comer alimentos sólidos, o sea, cuando ya puede masticar, empieza la verdadera batalla por la comida. Ya empieza a tener sus propios gustos y a preferir unos y a rechazar otros. Si no se le ha dado en la primera etapa, ni sal ni azúcar agregada en los alimentos, será más sencillo. Podrá aceptar distintos sabores.

Como dijimos, la alimentación de los niños debe ser completa y saludable, para que reciba todos los nutrientes necesarios para su crecimiento. No sólo es importante la nutrición, sino también el ejercicio físico y la parte emocional, ya que todo es un complemento.

¿Por qué existe tanta obesidad en los niños?

Las razones de la obesidad en los niños son muchas, algunas pueden ser evitadas y corregidas por los padres, como la ingesta de alimentos procesados, azúcar y sal en exceso, bebidas gaseosas y comida chatarra.

Un factor preocupante en la generación de niños de ahora, es el sedentarismo, el hecho de pasar horas frente al televisor o jugando en las consolas o en las tablet y móviles, comiendo cualquier golosina mientras juegan. Lo cual propicia y favorece la obesidad. Sin privilegiar el ejercicio al aire libre.

Las crecientes tasas de obesidad en los niños, demuestran que cada vez  están comiendo peor. Lo que se puede traducir, en que hay más niños mal alimentados con sobrepeso y más padres y madres desesperados.

Los niños están sometidos a constantes estímulos para consumir alimentos insanos a todas horas, y los padres confundidos por los engaños de la industria que los fabrica.

alimentación infantil

Hoy en día, los niños tienen acceso a medios de comunicación todo el tiempo, dónde incentivan ciertos alimentos no recomendables para ellos, pero se dejan llevar por la publicidad y quieren probarlos, esto se refiere a niños que ya pueden hablar bien y piden lo que les gusta o lo que les llama la atención.

En todas las edades hay que preocuparse de la alimentación, ya que cada etapa requiere de ciertos nutrientes específicos en pos de una alimentación completa y saludable. También es importante no saltarse ninguna comida.

La alimentación del niño también depende de los hábitos y costumbres de los padres, por lo tanto, todo influye para bien o para mal.

Hay algunas prácticas que todo padre debe revisar, en todas las etapas del niño, como consejo de los expertos en el tema:

  • En los más pequeños: destacan actitudes de los padres frente a la alimentación, algunos muy autoritarios y otros despreocupados, y los alimentos procesados.
  • En edad preescolar y escolar: hay un excesivo consumo de bebidas azucaradas y zumos, también de ultraprocesados como bollería industrial.
  • En los adolescentes: el consumo de bebidas azucaradas, las dietas poco variadas y con poca fruta y verduras. Además, en ocasiones se saltan el desayuno.

En todas las edades, se repite el hecho de sentarnos muy pocas veces o ninguna, a comer todos juntos en la misma mesa.

Cada niño y cada familia, tienen su propia idiosincrasia y su propia cultura alimentaria. Además, también influyen “las modas” en la alimentación.

Frente a este abanico de posibilidades que pueden influir en el tipo de alimentación, los padres deben definir qué es lo mejor para su hijo, qué tipo de alimentación le van a entregar.

Los profesionales de nutrición y pediatría, ofrecen en caso de ser necesario, una guía adaptada y orientación, sobre todas las dudas que los padres puedan tener.

La alimentación en un niño no es una carrera que nos exija llegar a la meta, sino, que el gran premio es lograr la aceptación de la mayor variedad de alimentos y disfrutar con nuestros hijos de la comida, generando un momento de placer y armonía para todos.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2019/10/11/articulo/1570810546_008843.html

https://cuidateplus.marca.com/alimentacion/nutricion/2019/09/02/necesitamos-mejorar-alimentacion-infantil-170747.html

https://canalsalud.imq.es/alimentacion-infantil/


Oferta Formativa

Una buena opción de estudio es el Máster en Nutrición y Dietética, ya que en él podrá formarse en diferentes áreas como, anatomía, fisiología, fisiopatología y dietoterapia.

Con el Máster en Dietética y Nutrición se especializará en un área profesional en la que se está produciendo un incremento de la demanda de este tipo de profesionales, debido a la actual problemática de la alimentación. Este Máster es título propio de Fundación Aucal y con una carga lectiva de 600 horas (12 ECTS).

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

dieciocho + 10 =