alimentos funcionales

Alimentos Funcionales: ¿la nueva alimentación?

Si de conceptos se trata, hay muchos y seguramente ha escuchado o leído sobre los alimentos funcionales. Pero no todo es el concepto, lo más importante es qué significa ese concepto desde el punto de vista de la alimentación y cómo se obtiene para nuestro beneficio.

¿Qué son los alimentos funcionales?

Este concepto nació en Japón en los años 80, con el termino de alimentos saludables para uso específico. Por primera vez un concepto expone “la existencia de alimentos con efectos específicos sobre la salud” y de lo cual la población se puede beneficiar.

El objetivo principal de estos alimentos para los japoneses, fue en respuesta a una necesidad de reducir el alto coste que suponían los seguros de salud en una población cada vez mayor de edad. Por lo tanto, estos alimentos se enfocarían en funciones específicas del organismo para prevenir enfermedades.

Japón es el único país que ha aprobado un proceso regulador específico para la aprobación de alimentos funcionales conocidos como FOSHU, o alimentos de uso específico para la salud.

Como la expansión de los alimentos funcionales fue inmediata, al llegar a EE.UU tuvo mucha aceptación y son muy populares. Pero la categoría de alimentos funcionales no está legalmente reconocida.

Otros países donde los alimentos funcionales han logrado posicionarse son, Canadá, Australia y Nueva Zelanda y son usados ampliamente por la población.

En cambio, en Europa la introducción de los alimentos funcionales no estuvo exenta de polémicas, debido más que nada, a la falta de regulación específica en la materia. Existe un vacío legal.

Se preguntarán qué son los alimentos funcionales, lamentablemente no hay una definición específica del concepto, no han llegado a un acuerdo los especialistas, ya que es muy complejo definirlo. Y de este vacío conceptual, se han aprovechado algunas empresas de alimentación en sus labores de marketing.

Según Wikipedia, Alimentos funcionales (en la literatura especializada se suele abreviar como AF) son aquellos alimentos que son elaborados no solo por sus características nutricionales sino también para cumplir una función específica como puede ser el mejorar la salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades”.

El concepto de alimentos funcionales con mayor aceptación hasta la fecha es el siguiente: ILSI Europe en el año 1999 en el documento de consenso FUnctional FOod Science in Europe (FUFOSE). La definición del ILSI establece que un alimento puede ser considerado funcional si se ha demostrado de manera satisfactoria que posee un efecto beneficioso sobre una o varias funciones específicas en el organismo, más allá de los efectos nutricionales habituales, siendo esto relevante para la mejoría de la salud y el bienestar y/o la reducción del riesgo de enfermar”.

Vale la pena destacar que los alimentos funcionales han de seguir siendo, ante todo, un alimento, por lo que no se consumirán en píldoras, cápsulas o polvo. No son un complemento ni un suplemento alimenticio. Por lo tanto, son alimentos que se deben consumir en forma normal en la dieta alimenticia. No son medicamentos.

Lo que hace diferente estos alimentos a otros, es que el alimento funcional debe poseer algún efecto beneficioso sobre una función o varias funciones orgánicas. Debe tener una función benéfica específica para algún órgano o función del organismo. Un ejemplo de esto son las frutas y verduras, cuyos flavonoides neutralizan los radicales libres de la oxidación.

¿Cuáles son los alimentos funcionales?

Según el ILSE, un alimento funcional puede ser:

  • Un alimento natural.
  • Un alimento al que se le ha agregado o eliminado un componente por alguna tecnología o biotecnología.
  • Un alimento donde la naturaleza de uno o más componentes ha sido variada.
  • Un alimento en el cual la biodisponibilidad de uno o más de sus componentes ha sido modificada.
  • Cualquier combinación de las anteriores posibilidades.

Algunos alimentos funcionales como componentes inmunomoduladores son:

  • Probióticos.
  • Prebióticos.
  • Simbióticos.
  • Grasas.
  • Aminoácidos.
  • Micronutrientes: vitaminas y minerales.
  • Fitoquímicos.

Estos alimentos son los más estudiados en la inmunonutrición y aptos para la inclusión en un alimento funcional. Estos alimentos deben consumirse dentro de una dieta sana y equilibrada, formando parte de un patrón normal de alimentación.

Áreas de aplicación de los alimentos funcionales. Según el portal dietistasnutricionistas.es

  • Crecimiento y desarrollo de la primera infancia.
  • Regulación de los procesos metabólicos básicos.
  • Defensa contra el estrés oxidativo.
  • Fisiología cardiovascular.
  • Fisiología gastrointestinal.
  • Rendimiento cognitivo y mental, incluidos el estado de ánimo y la rapidez de reacción.
  • Rendimiento y mejora del estado físico.

En realidad, no es que se haya descubierto algo nuevo, porque los componentes de estos alimentos siempre han existido (vitaminas, ácidos grasos, fitoesteroles, por nombrar algunos)lo nuevo es que ahora los investigadores los están identificando y cuantifican los beneficios concretos de cada uno de ellos. Se podría decir entonces, que el aceite de oliva virgen y las frutas, se podrían considerar como alimentos funcionales naturales.

Los alimentos que más abundan en el mercado están enfocados en cuatro objetivos básicos:

  • Salud cardiovascular: alimentos enriquecidos con fitoesteroles, proteínas de soja, ácidos grasos omega 3 o fibra soluble.
  • Salud del sistema digestivo: probióticos, prebióticos (fibra soluble), fibra tradicional (insoluble)
  • Salud de los huesos: introducción de calcio en zumos, leches, galletas, alimentos enriquecidos en vitaminas y minerales, fitoestrógenos.
  • Mejora del sistema inmunitario: probióticos, alimentos ACE ( enriquecidos con vitaminas A, C y D), extractos de plantas, alimentos enriquecidos en zinc, hierro y selenio.

Es importante destacar que son las mujeres la que más consumen alimentos funcionales y son un punto clave en este mercado.

Mientras todos los avances en materia de alimentación sean en beneficio de las personas, bienvenido sean todas las investigaciones y nuevos conceptos.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-alimentos-funcionales-alimentos-del-futuro-13050009

https://www.dietistasnutricionistas.es/la-nueva-alimentacion-alimentos-funcionales/

https://es.wikipedia.org/wiki/Alimentos_funcionales


Oferta Formativa

Nuestro Curso en Nutrición y Dietética te especializará en un área profesional en la que se está produciendo un incremento de la demanda de este tipo de profesionales, debido a la actual problemática de la alimentación. Este curso es título propio de Fundación Aucal.

Los objetivos principales de este curso son: conocer el valor nutricional de los distintos alimentos y adquirir profundos conocimientos en Anatomía, Fisiología, Fisiopatología y Dietoterapia.

Podrá gestionar y promover dietas alimenticias y contribuir con la salud y bienestar de las personas, además estudiará acerca de la importancia de la nutrición deportiva, así como participar en el proceso, desarrollo y promoción de nuevos productos en el mercado, formar parte de la producción y distribución de los mismos.

3 comentarios

  1. Yo uso una pagina que tiene muchos libros sobre nutricion; enseña a administrar con prudencia y corrección las dosis de vitaminas, minerales y otros suplementos nutricionales necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Escrita por uno de los más eminentes especialistas en nutrición, es una obra tan útil como indispensable para saber cómo reforzar las defensas biológicas y, en consecuencia, prevenir un buen número de enfermedades.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

4 × uno =