¡Atención! Real aporte nutricional del Jamón Ibérico

Qué interesante es saber las propiedades del Jamón Ibérico. Leyendo este artículo ya podrás saber si lo que te ofrecen en algún restaurante es o no es jamón ibérico, un producto muy apetecido por los españoles en general. Podrás comprar tranquilamente leyendo la etiqueta del producto, aquí te enseñamos cómo leerla. 

No todo es jamón ibérico pata negra

El jamón ibérico procede de la pata trasera del cerdo ibérico, mientras que la paleta viene de la pata delantera del cerdo y suele tener un peso de entre 4 y 5,5 kg.

Es el jamón que procede del cerdo ibérico, del cerdo de raza ibérica, criado en la Península Ibérica. Para obtener la denominación “Ibérico” se admite como mínimo el 50% de pureza de la raza ibérica.

  • Jamón 100% Ibérico: Proviene de un cerdo hijo de padres 100% ibéricos inscritos en el libro de la raza.
  • % Ibérico: En este caso debe venir acompañado del % de cruce que tiene de raza
 con un cerdo blanco, se tiene en cuenta el porcentaje de pureza de los padres.

Nos encontramos diferentes variedades, que se diferencian dependiendo del alimento consumido por el cerdo:

  • Jamón ibérico de bellota: proviene de cerdo ibérico alimentado de bellotas y pastos naturales en dehesas y alimentado a base de piensos y en el período de noviembre a marzo, durante la montanera, se alimenta de bellotas y pastos, hasta que llega al peso óptimo para sacrificarlos.
  • Jamón ibérico de cebo: proviene de cerdo ibérico alimentado de pastos naturales y piensos, cereales y leguminosas y es criado en un cebadero.
  • Jamón ibérico de cebo de campo: proviene de cerdo ibérico alimentado de pastos naturales y piensos naturales en terrenos al aire libre en el campo.
  • Jamón ibérico de recebo: el cerdo crece en una dehesa, recibiendo una alimentación similar al anterior pero durante el periodo de montanera es alimentado con bellota, aunque no llega a alcanzar el peso adecuado para ser sacrificado, unos 160 kg. Para alcanzarlo, el animal es alimentado con un suplemento de cereales y legumbres.

A la hora de comprar vamos a encontrar precintos de 4 colores diferentes:

  • Negro: Jamón de Bellota 100% Ibérico (Pata Negra).
  • Rojo: Jamón de Bellota Ibérico (puede ser del 75% Raza Ibérica o del 50% Raza Ibérica).
  • Verde: Jamón de Cebo Ibérico (puede ser del 100%  al  50% Raza Ibérica).
  • Blanco: Jamón de Cebo Ibérico (puede ser del 100% al 50% Raza Ibérica).

Además en la etiqueta debe indicar:

  • El nombre del producto: Jamón o Paleta.
  • El Primer Apellido: La alimentación (bellota, cebo de campo o cebo).
  • El Segundo Apellido: La Raza. En el caso de que sea ibérico en la etiqueta debe aparecer de manera visible el % de raza.

Información nutricional del jamón ibérico

Energía, total 335 Kcal
grasa, total (lipidos totales) 22.2 g
proteina, total 33.2 g
agua (humedad) 38.5 g
Hidratos de Carbono
carbohidratos 0.5 g
Grasas
ácidos grasos, monoinsaturados totales 13.08 g
ácidos grasos, poliinsaturados totales 1.54 g
ácidos grasos saturados totales 6.53 g
Vitaminas
Viamina E equivalentes de alfa tocoferol de actividades de vitámeros E 0.08 mg
equivalentes de niacina, totales 0.84 mg
riboflavina 0.11 mg
tiamina 0.4 mg
Vitamina B-12 15.7 ug
Vitamina B-6, Total 0.14 mg
Minerales
calcio 6.8 mg
hierro, total 3.6 mg
potasio 655 mg
magnesio 37.6 mg
sodio 1935 mg
fósforo 191 mg
ioduro 10 ug
selenio, total 12.1 ug
zinc (cinc) 3.5 mg

Aportes nutricionales del Jamón Ibérico

El jamón ibérico aporta un 50% más de proteínas que las carnes frescas, ya que tiene menor cantidad de agua. Contiene  antioxidantes y un alto contenido en vitamina E. También nos aporta vitaminas del grupo B, especialmente la B1 y B2 (100 gr. de jamón ibérico de bellota proporcionan el 24% del consumo diario recomendado de esta vitamina). Es un alimento rico en hierro, magnesio, zinc, calcio, y sobre todo fósforo (100 gr. de jamón ibérico de bellota nos pueden aportar casi el 30% del consumo diario recomendado).

La grasa que contiene, al provenir fundamentalmente de la bellota, tiene una muy alta composición de ácido oleico, característico del aceite de oliva. Esto facilita al organismo la producción de HDL (“colesterol bueno”) en el organismo, reduciendo al mismo tiempo el LDL (“colesterol malo”).

El consumo moderado de jamón ibérico es bueno para la salud cardiovascular y mantener los niveles de colesterol en sangre y que nos aporta importantes cantidades de vitaminas y fósforo.

Y tú…¿Cómo consumes el Jamón Serrano?

 


Para saber realmente cómo leer las etiquetas nutricionales no es necesario convertirse en nutricionista, pero generar planes de alimentación de acuerdo a patologías o estilos de vida, eso sin ninguna duda debe estar en manos de especialistas. Si buscas ser un profesional del área, estudia un Técnico Superior en Nutrición, que te permitirá iniciarte o especializarte en el camino de la nutrición. ¡Solicita información sin compromiso!

4 comentarios

  1. Me ha gustado mucho el artículo, pero resaltaría la última frase, Cómo consumes jamón serrano.
    El jamón serrano aporta menos grasa que el ibérico, gracias a su periodo de curación y salazón, el frío hace que el aporte nutricional sea alto, y el curado sea de gran calidad. No obstante, me gusta mucho todo indicado sobre el jamón ibérico.

  2. Orgullosos de nuestro producto gastronómico nacional por excelencia. Desde luego que podemos presumir de gastronomía nacional y de productos españoles típicos nuestros. Con permiso de nuestro vino que igualmente es excelente. Un saludo!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

uno × 3 =