metabolismo

¿Cometes alguno de estos errores en la aceleración de tu metabolismo? 

Metabolismo lento y metabolismo rápido. Dos conceptos que se repiten a la hora de hablar de la pérdida de peso

En este sentido, la aceleración del metabolismo deriva en un mayor gasto energético y, por lo tanto, en la tan ansiada pérdida de peso. La cual debería ser el resultado de la búsqueda de una mejor salud. 

En el post de hoy te contamos algunos errores que quizás cometes en tu dieta y estilo de vida…que quizás ralentizan tu metabolismo. No te lo pierdas.

Antes de nada…

¿Qué es exactamente el metabolismo?

Se trata de un conjunto de reacciones en químicas en las células del cuerpo que son vitales para la supervivencia, puesto que transforman los nutrientes que ingerimos en la energía necesaria para llevar a cabo todas las funciones vitales.

El metabolismo también incide en el gasto energético, por lo que es importante tenerlo en cuenta a la hora de considerar, por ejemplo, una pérdida de peso entre otras condiciones.

Metabolismo lento y su relación con el aumento de peso

Un metabolismo lento se asocia con un procesamiento más lento de los nutrientes y, por lo tanto, con una mayor acumulación de las reservas de energía, que se traducen en grasa.

Por ello, a la hora de considerar una pérdida de peso, es interesante considerar la implementación de ciertos hábitos que ayudan a la aceleración del metabolismo.

Sin embargo, aunque es un aspecto importante, es necesario recordar que la pérdida de peso –si no existen condiciones que alteran la acumulación de grasa y retención de líquidos- se basa en un cálculo tan sencillo como es el equilibrio entre la ingesta y el gasto energético.

Top| Errores que desaceleran el metabolismo

Ingesta de insuficientes calorías

Tal y como te comentábamos, es esencial mantener el equilibrio entre la ingesta y el gasto de calorías. Sin embargo, un desequilibrio negativo también conlleva a una ralentización del metabolismo.

Cuando se reduce drásticamente el consumo de calorías, el cuerpo detecta que los alimentos son escasos y disminuye la velocidad a la que quema calorías para aumentar las reservas ya que desconoce cuándo se producirá la próxima ingesta de calorías.

 Estudios controlados en personas delgadas y con sobrepeso confirman que consumir menos de 1,000 calorías por día puede tener un impacto significativo en la tasa metabólica.

No consumir suficientes proteínas

Además de ayudar a saciar el apetito, el consumo de proteínas es esencial para acelerar el funcionamiento del metabolismo. 

El aumento en el metabolismo que ocurre después de la digestión se denomina Efecto Térmico de los Alimentos (ETA).

El efecto térmico de la proteína es mucho mayor que el de los carbohidratos o las grasas. De hecho, ciertos estudios indican que el consumo de proteínas aumenta temporalmente el metabolismo entre un 20 y un 30% en comparación con un 5 a 10% para los carbohidratos y un 3% o menos para las grasas.

No hacer suficiente deporte

Es más que conocido que una vida sedentaria conlleva a una notable pérdida de salud y calidad de vida, además del evidente aumento de peso.

En este sentido, es cierto que las actividades deportivas más intensas intermitentes a lo largo del día son la mejor opción. Sin embargo, se dejan de lado las actividades conocidas  Termogénesis de actividad sin ejercicio.

¿De qué se trata? Son aquellas actividades aisladas y complementarias que se hacen de manera intermitente y a lo largo del día que suponen un menor esfuerzo, y sin embargo inciden en el gasto metabólico y por lo tanto ayudan a perder peso.

Puede consistir en trabajar de pie, subir las escaleras, levantarse a lo largo del día…Cualquier actividad que no te mantenga en la misma posición.

metabolismo

Sueño de poca calidad y escaso

Obtener un sueño adecuado y de alta calidad y dormir por la noche -en lugar de durante el día-puede ayudar a preservar su tasa metabólica.

Hidratarse con bebidas azucaradas

El azúcar se encuentra oculto en diversos alimentos, y las bebidas no son una excepción, cuya ingesta puede suponer un importante desequilibrio en la dieta y, por lo tanto, una alteración de la tasa metabólica.

El azúcar y sus derivados disparan el índice glucémico, lo que resulta en un desequilibrio del apetito en cuanto a percepción y frecuencia.

Falta un entrenamiento anaeróbico

Un error común consiste en centrarse en el entrenamiento cardiovascular o aeróbico para la pérdida de grasa, dejando de lado los ejercicios de fuerza, los cuales son imprescindibles para un equilibrio entre la creación de masa muscular y la pérdida de grasa.

Tener una mayor cantidad de masa muscular libre de grasa aumenta significativamente la cantidad de calorías que se quema en reposo.

¿Cometes alguno de estos errores que desaceleran tu metabolismo? ¿Conoces algunos más? Te esperamos en los comentarios para reflexionar juntos. 

Formación frente a la desinformación en nutrición

Aún queda mucho por hacer en el terreno de la nutrición y la dietética, y para ello, es necesario contar con una corriente de profesionales formados en los retos actuales de la nutrición para que informen a las personas sobre la realidad de las tendencias en nutrición, por ejemplo.

¿Te interesan las nuevas corrientes en dietas saludables? ¿Quieres conocer cómo mejorar la alimentación de las personas?

Si te gustaría participar en el mayor reto de nuestro tiempo: ayudar a las personas a comer una dieta saludable y adaptada a sus necesidades, entonces el máster en Nutrición y Diétetica, es para ti

Una formación que aúna las dos ramas de conocimiento de la ciencia que estudia nuestra relación con los alimentos y que responde a la pregunta qué es la nutrición.

Una doble titulación en colaboración con la Universidad Antonio de Nebrija que te prepara para afrontar los nuevos retos en nutrición y en base a ello, desarrollar una dieta personalizada acorde con los principios científicos de la nutrición, fisiología, anatomía y dietoterapia.


Fuentes

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3812338

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26399868

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8876348

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC524030/

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

14 − Once =