aceite de oliva

¿Cuáles son los beneficios nutricionales que tiene el aceite de oliva?

Este alimento se utiliza sobretodo en la dieta mediterránea y es uno de los mejor valorados por la gastronomía de todo el mundo.

 

La dieta mediterránea es una de las más variadas, ricas y reconocidas de las gastronomías mundiales por ser una herencia cultural que representa mucho más que una pauta nutricional: es un estilo de vida equilibrada que recoge todo tipo de recetas y formas de cocinar que velan por la alimentación saludable. Entre las muchas propiedades y elementos beneficiosos para la salud que tiene esta dieta uno de ellos destaca de entre todos: el uso del aceite de oliva.

El aceite de oliva es uno de los productos estrella de la gastronomía por el increíble sabor que ofrece a sus platos, pero no solo por ello, sino también por la cantidad de propiedades que aporta a la salud de sus consumidores. No en vano se le conoce también como “oro líquido”, gracias a que los estudios de los últimos años han dictaminado que este alimento cuenta con unos ingredientes muy beneficiosos para el organismo. Algunos de estos beneficios son:

– Previene de enfermedades cardiovasculares gracias a su elevado nivel de ácidos grasos como el oleico, que tiene el poder de reducir la gran mayoría de estas patologías, regula los niveles de colesterol en sangre y disminuye el colesterol malo.

– Fortalece el sistema inmunológico y retrasa el envejecimiento.

– Es un protector del deterioro cognitivo y ayuda a evitar problemas de memoria.

– Sirve de ayuda para regular el tránsito natural y ayudar contra el estreñimiento.

– Tiene propiedades anticancerígenas, combate la diabetes y dispone de Vitaminas A, D, E y K, además de proteger las funciones del hígado.

– Hidrata y nutre la piel y el cabello.

Las principales diferencias que el aceite de oliva tiene con el de girasol

Aunque el uso del aceite de girasol también está bastante extendido en nuestras dietas, es importante saber que existen varias diferencias entre los dos componentes que hacen que el aceite de oliva sea mucho más saludable que esta alternativa.

El aceite de girasol posee un mayor número de grasas poliinsaturadas que son menos estables al calor y que se desaconsejan en frituras, por ejemplo. Otra diferencia importante además es que tiene una menor cantidad de antioxidantes, cuyo objetivo es proteger la salud de nuestras células.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

2 × dos =