La alimentación contra la astenia primaveral

La alimentación contra la astenia primaveral

Si es que ya lo dice el refrán: “Con la primavera, la sangre altera” y ¡cómo no lo va a notar nuestro organismo! Nos sentimos cansados, con falta de energía, con dificultad para conciliar el sueño, desmotivados, con alteraciones del humor,… y es que todos estos cambios y alteraciones de los ritmos biológicos es lo que conocemos como astenia primaveral.

Estos síntomas suelen prolongarse durante una o dos semanas, hasta que el organismo se adapta a las nuevas circunstancias ambientales. Pero, ¿sabemos a qué se debe? ¿Todo el mundo puede padecerlo? Y lo más importante, ¿cómo podemos prevenirlo o solucionarlo?

La astenia primaveral no está tipificada como un trastorno médico, ya que se trata de un cuadro personalizado adaptativo al cambio estacional, siendo más frecuente en mujeres, niños y ancianos.

Las causas más comunes son:

  • El cambio de horario: un aumento de las horas de luz aumenta la segregación de la melatonina, hormona que regula el sueño.
  • Adquisición de nuevas rutinas por tener más tiempo para realizar más quehaceres.
  • Origen orgánico: anemia, reuma o enfermedades psicológicas (como la depresión) pueden ser causa de la astenia primaveral.
  • Procesos alérgicos

Todo esto puede alterar los ritmos circadianos de nuestro organismo como, por ejemplo, haciendo disminuir la producción de endorfinas, que son las hormonas del bienestar, y produciendo que se desencadene un decaimiento físico e intelectual.

Y, mientras tanto, ¿cómo podemos solventar este estado? A continuación, presta atención sobre estos cambios de hábitos de estilo de vida:

  1. Horarios fijos: mantén un horario de descanso y otro de alimentación, no seas caótico.
  2. Rutinas cotidianas: intenta dormir 8 horas al día. Sería ideal cenar entre las 21:00-22:00 horas, mantener una temperatura adecuada en el dormitorio de entre 18 y 19°C y evitar el uso de móviles por la noche y dejarlos en otro habitáculo de la casa, así evitarás distracciones a la hora de conciliar el sueño.
  3. Evitar tomar sustancias excitantes: como la cafeína, el té, bebidas energizantes con taurina, así como el tabaco en la segunda mitad del día. Esto podría provocar que lleguemos al final del día con un nivel de excitación que no nos permita descansar correctamente.
  4. Hidratación: intenta ingerir entre 1,5 y 2 litros de agua al día o bien en forma de infusiones como la manzanilla, tila, rooibos, zumos exprimidos naturales o consomés desgrasados.
  5. Realizar 5 comidas ligeras al día: así evitaremos la sensación de falta de energía, de apetito entre horas y de ansiedad.
  6. Ejercicio físico: practícalo con regularidad. Sal a caminar, andar en bicicleta, nadar o hacer running. Esto estimula la producción de endorfinas y aumenta el tono vital.
  7. Realiza otro tipo de actividades placenteras para tu persona: como pintar cuadros, leer, bailar, cantar, tejer… lo que quieras, pero que te haga sentir lleno de vitalidad.
  8. No automedicarse: con una buena alimentación será suficiente, seguro y necesario. Salvo en el caso de enfermedades o sintomatología crónica, eso será objeto de evaluación por parte del facultativo en su centro de atención primaria.

¿Sabes aprovechar los nutrientes de los alimentos?

¿Qué alimentos tomar para prevenir la astenia primaveral?

Verduras y hortalizas

Espárragos trigueros y blancos, alcachofas, guisantes frescos, espinacas, acelgas, coles de Bruselas, berros, canónigos,…  en general, verduras de hoja verde. Este tipo de alimentos aporta una gran cantidad de vitaminas del grupo B, esenciales para evitar el cansancio y la fatiga. Además, tienen propiedades purificantes sobre el organismo, eliminado las toxinas acumuladas y preparando al cuerpo para afrontar los meses estivales.

¿Y cómo lo llevamos a la práctica?

Se pueden tomar sopas caldosas con verduras, como la sopa juliana, o realizar una extracción de jugos de las verduras cociéndolas y tomarlas como un consomé o bien un gazpacho sabroso y lleno de sabor, que quita la sed, sacia y no engorda.

Y qué mejor manera de tomar unos espárragos de primero con una salsa a la vinagreta o como guarnición de un pescado a la plancha o mezclándolos con arroz, en revuelto de tortilla, entre otras preparaciones.

Frutas

Fresas, fresones, albaricoques, melocotones, plátano, cerezas, mandarinas,… en general, todas las frutas aportan agua, fibra, vitaminas, minerales y aminoácidos, como el triptófano, que funciona como un antidepresivo natural, gracias a que favorece la producción de serotonina.

Pueden consumirse frescas, en compotas, al horno o al vapor, usando especias para potenciar el dulzor original, como la canela, el clavo o la vainilla. El calor hace que las frutas concentren sus azúcares naturales, que son los que proporcionan un dulzor intenso que ayuda a saciar el sabor dulce que pide el cuerpo, sin necesidad de recurrir a otros productos de bollería industrial más insanos.

Legumbres, pasta, arroz

Nos aportan hidratos de carbono de asimilación lenta, lo que significa que nos darán toda la energía, dosificándola a lo largo de la jornada y permitiendo frenar así el cansancio.

Pescado azul, aceite e oliva y frutos secos

Aportan ácidos grasos omega 3 cuya función es su capacidad antiinflamatoria en el organismo, aportando beneficios a nivel psicológico contra la depresión.

Preparaciones culinarias

Debemos huir de las comidas copiosas que nos aporten mucha grasa y aceite, como las frituras, rebozados, guisos. Estas comidas ocasionan largas y difíciles digestiones mostrando el ‘bajón después de la comida’. Es mejor optar por cocciones más ligeras como los salteados, hervidos, al vapor, escaldados,.. que resultan más fácilmente digeribles y nos ayudan a depurar el hígado.

* Aucal Business School oferta el curso de Máster en Dietética y Nutrición, en colaboración con la Universidad Antonio de Nebrija, el cual incluye la titulación de Técnico Superior en Dietética y Nutrición, proporcionando al alumno un estudio completo de dietética y nutrición para poder diseñar intervenciones nutricionales y evaluaciones en el marco del conocimiento de los alimentos y procesos que conducen a su elaboración. Esta formación tiene una carga lectiva de 12 ECTS y su modalidad de impartición es online. Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

¿Has sufrido alguna vez astenia primaveral?

¿Qué remedios utilizas para prevenirlo?

 

Más información

Cuatro propuestas alimentarias para vencer la astenia primaveral

Remedios para la astenia primaveral

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

15 + cinco =