La Alimentación después de los 50 años

Cuesta asumir el paso del tiempo y más cuando la salud empieza a debilitarse. Lo que con los treinta años parecía sentarnos todo bien, con la entrada de la edad adulta se comienza a digerir peor los alimentos, aumentan los parámetros en sangre como colesterol o triglicéridos o empiezan las dolencias de huesos y articulaciones. Vamos, que se manifiestan los “primeros achaques”. Si quieres prevenir todo esto, presta especial atención a los consejos y recomendaciones que el equipo de dietistas-nutricionistas de Aucal pone a tu disposición.

La alimentación es uno de los factores más modificables e influyentes en la repercusión de tu salud.

Pautas nutricionales para mantener tu salud a raya

El organismo se va volviendo cada vez más “perezoso”, por lo que conviene aumentar la ingesta de fibra a través del pan integral o la pasta, el consumo de legumbres, el incremento de verduras y hortalizas en comida y cena o con la ingesta de fruta – y a ser posible la que se pueda con piel-. Con todos estos cambios nutricionales se hará notable una mejora en el tránsito intestinal y favorecerá al control glucemia y lípidos en sangre.

La hidratación es un punto muy importante ya que aumenta la elasticidad y el aspecto de la piel, porque con la edad el agua de las células disminuye. Las bebidas fermentadas como el vino y la cerveza, no son las bebidas adecuadas para hidratarse diariamente. Su consumo ha de ser ocasional y moderado.

Controlar la sal y los azúcares. Un consumo paulatino, desestabiliza los valores en sangre. Potencia los sabores con especias y condimentos naturales.

Una de las frases más pronunciadas es “por un poco que coma de esto, no pasa nada”.  Pero la realidad indica que, los pocos a pocos se convierten finalmente en un mucho y mal avenido. Ten en cuenta también que los excesos de comidas, perjudican negativamente en la ganancia de peso.

Invierte tiempo en realizar una actividad física. Haz que el organismo se mantenga activo, ayuda al control de peso además de aumentar el bienestar emocional que a estas edades se puede ver algo alterado.

Observa a tu alrededor cuánta gente conoces con esta edad en la que comienzan a experimentar cambios en su salud como la aparición de los primeros síntomas de hipertensión, las analíticas rutinarias descompensadas, la falta de algunas vitaminas o minerales. Es cuando tomarás conciencia de ello y comenzarás a cuidarte. Opta por cambiar malos hábitos, cuídate y si no puedes realizarlo por ti mismo, acude a un dietista-nutricionista que haré de tu alimentación tu verdadera medicina.

Si te gusta planificar la alimentación y la nutrición de las personas, puedes estudiar el curso de Técnico Superior en Dietética y Nutrición, que imparte Aucal Business School en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija. El objetivo principal de esta formación es otorgar al alumno las bases para poder diseñar intervenciones nutricionales y concienciarlo acerca del carácter preventivo que una nutrición óptima tiene sobre la salud.

¿Qué alimento/s incorporarías a tu alimentación por sus bondades nutricionales?

¿Crees que un cambio de hábitos alimentarios mejoraría la salud de la población?

Información relacionada

El 82% de los hombres sufren andropausia al llegar a los 50 años

50 años, el límite para cambiar y tener una vejez saludable

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

dos × 1 =