La gran duda sobre los guisantes

La gran duda sobre los guisantes

 

Menudo lío tiene la población cuando se trata de decidir si los guisantes son hortalizas o legumbres. Pues bien, los guisantes son polifacéticos. Pueden ser hortaliza si se consumen crudos (frescos), desprendidos de la vaina verde tierna. Si se consumen de forma seca, son considerados legumbre.

Existen muchas formas de consumir los guisantes. Ya no hace falta poner la excusa de no saber cocinar o de no disponer de tiempo. Ahora se pueden encontrar guisantes frescos en las fruterías y pueden consumirse como primer plato, combinados con un alimento proteico o bien como tentempié. Sí, sí… como tentempié.

Al igual que comemos pipas como locos, se puede pelar los guisantes (quitando la vaina) y consumirlos frescos. Esta es otra manera de consumir una ración más de hortalizas al día y, lo más importante, con su sabor natural. Resulta una práctica muy saludable y útil para educar los gustos de los más pequeños de la casa.

 

Valor nutricional

– Los guisantes frescos contienen más de un 50% de agua en su composición.

– La diferencia entre los guisantes frescos y los secos está en el aporte energético. Los secos se cuadruplican en valor, aportando aproximadamente unas 300 Kcal.

– Contienen entre un 10- 12% de hidratos de carbono. Están constituidos en su mayor parte por almidón.

Proteínas: cuando se trata de guisantes secos, presentan un contenido menor que el resto de legumbres. Tienen una carencia del aminoácido esencial metionina y un exceso de lisina. Por ello se aconseja consumir guisantes en combinación con cereales para formar una proteína completa.

– Son una fuente de variedad de vitaminas, entre las que destacan los folatos, la vitamina A, la vitamina C, vitamina K y la niacina.

– Contienen minerales como hierro, potasio, fósforo, magnesio y zinc.

– Son una excelente fuente de fibra.

 

Se recomienda incluir el consumo de guisantes en nuestro patrón alimentario y, según la evidencia científica, resultan muy saludables, por ejemplo, con respecto a las patologías cardíacas gracias al bajo contenido en grasa y sodio, dos sustancias que en exceso son contraindicadas.

Además, al ser ricos en vitaminas del grupo B y en minerales, resultan de especial interés para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Existen situaciones fisiológicas donde las necesidades del cuerpo de la mujer se ven aumentadas, como en el embarazo y la lactancia.

La presencia de proteínas de origen vegetal, de minerales y vitaminas como el ácido fólico hacen de los guisantes un alimento indispensable. Es preferible consumirlos frescos y en crudo ya que durante el cocinado se destruyen dichas vitaminas. El almidón del guisante se transforma lentamente en glucosa durante la digestión, lo cual hace que sea bien tolerado por paciente diabéticos.

La fibra de los guisantes frescos actúa en nuestro organismo como un alimento funcional (prebiótico), fermentando en el intestino e impidiendo el crecimiento de bacterias patógenas. Favorece así el tránsito intestinal y mejora el aprovechamiento de minerales como el calcio, hierro y magnesio.

Como ‘nutriconsejo semanal, aprovecha los alimentos de temporada como pueden ser los guisantes frescos. Tenemos la gran suerte de vivir en un clima propicio para la rotación de alimentos, permitiendo así evitar caer en un patrón alimentario rutinario.

Los guisantes ultracongelados también pueden ser otra opción saludable siempre y cuando se sepa elegir el producto adecuado, es decir, guisantes naturales sin ninguna preparación culinaria preestablecida.

Las conservas de guisantes también son otra buena alternativa, pero deberás fijarte en el etiquetado nutricional ya que suelen llevar como conservante sodio e, incluso, azúcar, por lo tanto, la materia prima se verá modificada. Tendrás que tenerlo en cuenta si sufres patologías como hipertensión arterial o diabetes, entre otras.

 

*Aucal Business School oferta el curso de Técnico Superior en Dietética y Nutrición, en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija. El objetivo principal de esta formación es otorgar al alumno las bases para poder diseñar intervenciones nutricionales y concienciarlo acerca del carácter preventivo que una nutrición óptima tiene sobre la salud. El curso tiene una carga lectiva de 12 ECTS y la modalidad en la que se imparte es online. Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

 

¿Cómo te gustan más los guisantes: frescos o secos?

¿Eres de los que no consumen guisantes porque engordan?

 

 

Más información

Los guisantes, una buena fuente de fibra y vitamina C

Distintas formas de preparar los guisantes

 

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

14 + 13 =