dieta según tu tipo de cuerpo

La mejor dieta según tu tipo de cuerpo: ¡no a las dietas de moda!

No existen dos cuerpos iguales, cada uno de nosotros/as es un individuo especial, con una edad, sexo y peso, pero eso si solamente nos ceñimos a estos datos, sería simplificar mucho. La mejor dieta según tu tipo de cuerpo es aquella que considera varios factores. 

Factores a tener en cuenta para crear la mejor dieta según tu tipo de cuerpo

Es clave tener en cuenta la constitución diferente y una visión global e individualizada del paciente.

Por lo menos, también debemos considerar:

  • Altura ( hay personas más altas y más bajas)
  • Peso (hay personas más delgadas que otras)
  • Estructura ósea (personas con más o menos anchas).
  • Longitud de las  extremidades (más o menos largas).

Se pueden dar todas las combinaciones posibles en todas las anteriores e incluso podríamos incluir algunos parámetros más, como grupo étnico, nivel socioeconómico, etc.

Por lo tanto, no existen las medidas perfectas validas para todos/as. La mejor dieta según tu tipo de cuerpo no es un tema fácil de definir, por eso siempre debe ser aconsejado por un especialista.

Consecuencias de seguir una dieta de moda

No se puede medir a todo el mundo de la misma forma o intentar que todos/as tengan la misma complexión, aunque no se corresponda con su cuerpo, no tiene sentido y puede ser muy peligroso, sobre todo si nos guiamos por dietas de moda o no consultamos con especialistas de la salud.

Hay demasiadas personas, especialmente del sexo femenino, que se torturan durante la mayor parte de su vida buscando alcanzar un “peso ideal”,  que en la mayoría de las veces de lograrlo tendría unos costes muy elevados para su salud física y mental. La búsqueda de un ideal inalcanzable que por un lado provoca cada vez más frustración y por otra parte si se alcanzará puede poner en peligro la salud.

La mejor dieta según tu tipo de cuerpo

De tanto poner el objetivo en las medidas ideales (percentiles en las primeras etapas del niño/a, las ganancias o pérdidas de peso, la talla de ropa, etc.,), hemos olvidado el principal objetivo que es sentirse bien y estar sanos.

Existen diferentes tablas que proporcionan el peso ideal en diferentes etapas de la vida, incluso adaptadas a nivel nacional o regional.

Hay que recordar que las tablas son solamente válidos como puntos de referencia. Nuestro objetivo a la hora de perder peso no es adaptarnos a una lista de cifras estándar, porque la realidad es que las grandes diferencias observadas entre las personas no quedan reflejadas, lo importante es sentirse bien con uno mismo.

Cada uno de nosotros/as tenemos un peso ideal real, alcanzable y saludable, pero para conseguirlo no podemos quedarnos esqueléticos/as, es suficiente con perder parte de los kilos que objetivamente nos sobran.

Es necesario, tener la suficiente paciencia y huir de las pérdidas muy bruscas de peso.

Cada paso adelante, por pequeño que en principio parezca, da ánimos y aumenta nuestra sensación de bienestar tanto con nosotros/as como con el resto de las personas con las que nos relacionamos.

Es mucho más importante sentirse mejor, llegar a sentirse bien con nuestro cuerpo.

Para ello, la mejor dieta según tu tipo de cuerpo debe acompañarse de actividad física. Hay que plantearnos además, modificar nuestro estilo de vida. Pasarnos horas sentados/as sin movernos, tanto en el trabajo, como en clase, en muchos casos no se puede evitar.

Muchas de las soluciones las debemos buscar en nuestro tiempo de ocio.

Siendo especialmente peligroso cuando tenemos ocio sedentario (videoconsolas, televisión, ordenadores, cine, etc.) especialmente si se acompaña de la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono y/o grasas.

Las mejores actividades físicas para iniciar una dieta sana

Hay que intentar disminuir las actividades sedentarias y aumentar la actividad física, tanto en solitario, como en compañía.

Pero, no es algo que ocurra de un día para otro, lo primero es elegir los deportes o actividades más recomendables para nosotros/as.

Citaremos unos ejemplos generales:

  • Caminar: mejora la circulación sanguínea y la musculatura. Se puede aprovechar para no ir en coche a todos los sitios, no usar siempre el ascensor, …
  • Natación: ayuda a adelgazar o mantener el peso, no daña las articulaciones y fortalece sobre todo los músculos de la espalda de personas que pasan muchas horas sentadas.
  • Ciclismo: fortalece el corazón y la circulación sanguínea y mejora la resistencia física
  • Gimnasia: ejercita los músculos y se puede adaptar a nuestras necesidades.
  • Patinaje: es muy bueno para los músculos de las piernas, mejora la habilidad y la coordinación.
  • Artes marciales: fortalecen la complexión muscular, la coordinación y la movilidad. Además, mejora nuestra capacidad de autodefensa y autoestima.
  • Deportes de equipo (futbol, baloncesto, balonmano, …) compartir con otros/as, formar parte de un grupo, puede ser muy positivo.

 

Elena Somolinos

 


Conoce nuestro programa técnico sobre nutrición, que te posibilitará iniciar tu paso hacia el mundo de la nutrición. ¿Quieres ayudar a la gente?, aquí está tu futuro.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

1 × cuatro =