¿Para qué sirve la L-Carnitina?

La L-Carnitina es un transportador de los ácidos grasos (lípidos) a la mitocondria, cuya función principal es la metabolización de nutrientes para generar energía.

Importancia de la L-Carnitina

Se sintetiza en el hígado, riñones y cerebro a partir de dos aminoácidos esenciales: la lisina y la metionina, pero para su correcta síntesis y aprovechamiento necesita de la presencia en el organismo de hierro, vitamina C y vitaminas del complejo B. Una vez ya producida, la carnitina participa en numerosas reacciones de nuestro metabolismo.


Para que no existan carencias debemos seguir una alimentación variada y equilibrada. La presencia en los alimentos es baja, las principales fuentes de este compuesto son:

  • carnes: sobre todo las rojas,
  • lácteos,
  • levadura de cerveza,
  • cacahuetes (maní),
  • coliflor,
  • germen de trigo.

La síntesis y producción en nuestro organismo ocurre en las cantidades adecuadas siempre y cuando llevemos una alimentación correcta. Aunque en determinadas situaciones puntuales, como la de alta demanda energética (embarazo o lactancia) o personas que llevan una dieta vegetariana, la suplementación puede ser conveniente.

Mucho cuidado con la automedicación o abusar de los suplementos.

No olvidar la necesidad del consumo de los precursores para que el propio cuerpo obtenga la cantidad necesaria (lisina, metionina, hierro, vitaminas del grupo B y C).

Existen dos formas de “Carnitina”: la L-Carnitina y la D-Carnitina, pero sólo la forma “L” es biológicamente activa.

Numerosas empresas comercializan suplementos con L-Carnitina, pero no todas son fiables, pues el proceso de aislamiento de la “L-Carnitina” no es barato.

En el mercado productos que pueden contener una mezcla de la forma “L” y la forma “D”, algo influye sobre el precio y también sobre los resultados y la salud.

El 90% de este compuesto endógeno se encuentra en las células cardíacas y músculos esqueléticos, por tanto, una carencia puede afectar a su funcionamiento.

Se ha demostrado que personas deportistas a las que se les administraban 4 gramos al día durante 6 meses, quemaban más grasa y menos glucógeno muscular, tenían mejor rendimiento deportivo y menos fatiga.

Por lo tanto, es necesario conocer la concentración del alimento o bebida, además debe ser administrada vía oral, pasar del aparato digestivo al torrente sanguíneo y acompañada de una actividad física suficiente, con la intensidad y duración adecuada, para que el cuerpo empiece a “quemar” la grasa.

Para “quemar grasa” se puede combinar la L-Carnitina con la realización de “actividad física aeróbica”. Es necesaria “una actividad que tenga una demanda de energía suficientemente elevada como para que el metabolismo estimule la movilización de los ácidos grasos del tejido adiposo y así poderlos emplear como fuente de energía (gracias a la acción posterior de la L-Carnitina).

No hay soluciones mágicas, debe seguirse siempre una dieta hipocalórica adecuada a nuestras necesidades y no seguir una vida sedentaria.


Formación profesional relacionada

Curso de Técnico Superior en Nutrición está dirigido a cualquier profesional dedicado a este sector o sanitario que desarrolle su labor profesional en este campo de dietética y nutrición, profesionales del sector de la educación que consideren útil aplicarlo en sus aulas, y a todas aquellas personas que lo consideren útil tanto para su labor profesional o que deseen especializarse en esta área.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

2 × uno =