¿Por qué insisten en que la Dieta Mediterránea es saludable?

¿Por qué permite adelgazar? ¿Por qué sirve para mantener una vida saludable? ¿Por qué previene la probabilidad de padecer enfermedades? Pues sí. Esa es la dieta mediterránea, la que tantas veces hemos escuchado pero que quizás no sabemos aún interpretar su significado. El equipo de dietistas-nutricionistas de Aucal nos cuenta a través de Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de la Universidad de Navarra y profesor visitante en Harvard, cómo es la dieta Mediterránea en una entrevista que recientemente se ha publicado.

Son muchos los estudios con base científica que demuestran, que la dieta mediterránea es la más adecuada en la prevención de enfermedades y promoción de un estilo alimentario saludable. Según Miguel Ángel – en uno de sus mayores estudios-  demuestra que la dieta mediterránea reduce en un 66% los problemas circulatorios, en un 30% los infartos e ictus y en un 68% el riesgo de cáncer de mama.

Los pilares fundamentales de la dieta mediterránea son la ingesta de aceite de oliva virgen extra como fuente principal de grasa, una ingesta reducida de carnes rojas procesadas, un consumo de frutos secos naturales y la adición de frutas, legumbres y hortalizas. No tienen cabida los productos manufacturados ya que contienen un exceso de sal y azúcares añadidos. Además es necesario acompañarlo con una vida diaria activa.

Uno de los mayores factores condicionantes en la adquisición de hábitos saludables radica en la sociedad en la que nos movemos. Normalmente, las costumbres de los padres son adquiridas por sus hijos. Se vive rodeado continuamente de mensajes “no adecuados” para poder equilibrar el peso y la salud. Tal y como comenta Miguel Ángel, “hay que poner fácil lo saludable, dar pistas de qué se debe elegir para comer bien. Son estrategias de salud pública para construir una sociedad más sana”. Una de las figuras clave durante este proceso, es contar con un dietista-nutricionista en el Sistema Nacional de Salud, entre otros. El cuál sea el eje hacia una prevención primaria y con el que la sociedad tenga posibilidades de cambiar de forma correcta.

También insiste en que “comer más lentejas y menos carne está al alcance de toda la población desde ya mismo” lo que supondría un avance frente a la epidemia del siglo XXI, la obesidad.

Las nuevas líneas de investigación sobre la dieta mediterránea estudian su implicación en las demencias tales como el alzhéimer y el párkinson y se ha empezado a ver que también resulta beneficioso.

Si te apasiona la nutrición y quieres empezar a formar parte como educador nutricional, puedes estudiar el curso de Técnico Superior en Dietética y Nutrición, que imparte Aucal Business School en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija. El objetivo principal de esta formación es otorgar al alumno las bases para poder diseñar intervenciones nutricionales y concienciarlo acerca del carácter preventivo que una nutrición óptima tiene sobre la salud.

Además de la dieta mediterránea ¿qué otras dietas pueden favorecer nuestra salud?

¿Qué proyecto alimentario saludable propondrías a una industria alimentaria?

Información relacionada

Miguel Ángel Martínez-González, el sabio de la dieta mediterránea

Un trabajo ejemplar

 

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

3 + quince =