Cerebro y Alimentación: su correlación y beneficios para la salud

Es muy importante la alimentación para nuestro cerebro, así como para todos los órganos. Una alimentación balanceada es lo indicado, con algunos nutrientes específicos para que funcione mejor y  de esa forma prevenir problemas a futuro. Así como es bueno ejercitar nuestro cerebro y alimentación para así equilibrar nuestra salud.

Cerebro y Alimentación

Como dijimos anteriormente, la salud del cerebro depende de la alimentación, cualquier carencia le afectará para su buen funcionamiento. Por ejemplo, si el nivel de glucosa es bajo, la persona tendrá problemas de concentración, por lo tanto, si tenemos una alimentación balanceada la glucosa se mantendrá en índices estables, especialmente incorporando los hidratos de carbono complejos.

Muchas investigaciones han demostrado que una dieta balanceada, rica en grasas buenas, proteínas, vitaminas y minerales, puede ser la clave para preservar la memoria, mejorar el rendimiento intelectual, incluso disminuir la probabilidad de sufrir Alzhéimer.

El cerebro necesita una gran demanda de glucosa, la cual extrae de los hidratos de carbono que consumimos en los alimentos y ésta se transforma en la energía que necesita para funcionar adecuadamente, además necesita mucha agua, al menos dos litros al día.

El cerebro representa el 2% de nuestro peso corporal y necesita obtener el 20% de la energía que necesitamos para funcionar. Por lo tanto, acapara el 50% de la energía extraída de los hidratos de carbono que consumimos.

Está comprobado que la deficiencia de hidratos de carbono, disminuye el rendimiento de la memoria y la capacidad cognitiva en general.

No es recomendable tener ayunos muy prolongados, ya que los niveles de glucosa se deben mantener estables, para ello es mejor distribuir la dieta en cinco comidas al día ligeras y nutritivas.

Hay que obtener la glucosa de los hidratos de carbono complejos, que se encuentran en los cereales integrales y en las legumbres. No es recomendable consumir hidratos de carbono que provienen de los alimentos procesados.

cerebro y alimentación

Utilicemos la alimentación para la salud de nuestro cerebro, estos son algunos alimentos importantes:

  • Las grasas sanas y las perjudiciales: las grasas saturadas y trans, están asociadas con una peor función cognitiva y una disminución de la memoria a largo plazo. Estas grasas están presentes en alimentos procesados (bollería y pastelería industrial, salsas, etc.)no recomendables en nuestra dieta. Las grasas saturadas se encuentran en los alimentos de origen animal y en los aceites de palma y coco, excepto el pescado que es rico en grasas buenas.
  • Proteínas: este nutriente es importantísimo para el mantenimiento de los distintos tipos de células, incluidas las cerebrales. También sirven para fortalecer y reparar nuestros músculos. Incluso si las proteínas son completas, generan una cantidad extra de serotonina, potenciando el rendimiento intelectual. Es mejor evitar las carnes rojas y preferir el pescado, el huevo o el seitán (se consigue a partir de gluten del trigo).
  • Los azúcares: la mayoría de los alimentos que se encuentran en los supermercados son poco convenientes, porque se trata de azúcar refinado y lo peor es que provocan adicción. Algunas investigaciones sugieren, que en cantidades excesivas, altera de modo negativo la capacidad de aprendizaje y la memoria, ralentizándose la actividad del cerebro. Se puede reemplazar por la miel, pero en cantidades moderadas.
  • Hidratación: es importantísimo hidratarse bien, al menos dos litros de agua diariamente. Al hidratarse bien el cerebro recibe el 20% del flujo sanguíneo, así se mantiene alerta y puede rendir mejor.
  • Alimentos que mantienen la mente más activa: té verde, aceite de oliva, pescado, huevo, nueces, chocolate negro. fruta, verdura.

Cada alimento aporta nutrientes esenciales para las funciones cerebrales, por lo tanto, depende sólo de nosotros que los integremos en nuestra alimentación diaria.

Como conclusión podemos decir que,  una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de algunos de los nutrientes, presentándose los siguientes síntomas o sensaciones: apatía, desgano, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración e incluso depresión.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.sabervivirtv.com/nutricion/como-afecta-cerebro-todo-que-comes_198

https://www.farmaceuticonline.com/es/familia/472-cerebro-y-alimentacion


Una buena alternativa de estudio en estos tiempos, es nuestro curso Máster en Nutrición y Dietética, cuyo énfasis está puesto en entregarle al alumno todos los conocimientos acerca de alimentación, para que una vez egresado pueda dedicarse a este rubro tan amplio e interesante.

Entra a nuestra página e infórmate  https://www.aucal.edu/masters/master-en-nutricion-y-dietetica.html

2 comentarios

  1. Yo cuando baje de peso busque mucha información sobre dietas y ejercicios pero no sabia por donde empezar ya que habia mucha info falsa, pero gracias a un amigo me dio una información para acabar con esta enfermedad, aquí la tienes:

    http://bit.ly/baja_de_peso_rapido

    Si quieren bajar de peso no se maten la cabeza, espero ayudarlos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

17 − 15 =