¿Qué son los aditivos antibacterianos? Parte 2

Los aditivos antibacterianos son una clase de ingredientes que se utilizan en una enorme gama de materias primas y productos acabados. El objetivo de estos ingredientes es proteger o aumentar la vida útil de un producto en presencia de microorganismos que están presentes en casi todos los entornos.

Los antimicrobianos se dirigen a los microorganismos del producto, y los aditivos para bioproductos se dirigen a los efectos residuales de los microorganismos, como las manchas o los olores. Desarrollados originalmente para su uso como biocidas, se emplean en casi todas las industrias y mercados de productos de consumo. De esta forma, pueden disminuir los microorganismos y la evidencia física de los mismos, incluyendo los olores y las manchas.

¿Qué son los aditivos antibacterianos?

Un aditivo antibacteriano o antimicrobial additives, es un agente activo que, cuando se incluye en la elaboración de un material, inhibe la vida o el crecimiento de los microbios. Estos microbios pueden incluir una variedad de organismos como bacterias, moho, hongos, algas e incluso virus. El resultado de utilizar aditivos antibacterianos puede significar la producción de productos intrínsecamente , más limpios, robustos y duraderos:

  • La reducción de las bacterias causantes de enfermedades e infecciones
  • Resistir el crecimiento de moho y hongos desagradables
  • Minimizar las bacterias que causan manchas y olores
  • Inhibir la degradación física de las bacterias y los hongos que se alimentan de los plásticos y sus aditivos

Estos aditivos proporcionan beneficios para varios entornos, como los entornos críticos de higiene y de alto tráfico, como las instalaciones sanitarias, las escuelas y las oficinas, plantas de procesamiento de alimentos, así como para aplicaciones en exteriores, donde las constantes tensiones ambientales reducen drásticamente la vida útil de un producto no tratado.

Es importante tener en cuenta que los aditivos antibacterianos no son de talla única, ya que se necesitan diferentes aditivos y aplicaciones concretas para atacar a microbios específicos. Asimismo, los aditivos pueden dividirse en dos categorías: orgánicos e inorgánicos. Los aditivos orgánicos incluyen, pero no se limitan a

compuestos fenólicos, diversos tratamientos con isotiazolinona, tiabendazol y piritiona de zinc. Los aditivos inorgánicos incluyen compuestos basados en metales como la plata, el cobre y el zinc.

Aplicaciones de los antibacterianos

Los antibacterianos pueden aplicarse en una amplia gama de materiales:

  • Polímeros: En todo tipo de polímeros (PE, PP, PVC, GPPS, HIPS, ABS, PC, PA, PET, etc.) y en todo tipo de procesos industriales (moldeo por inyección, coil coatings, powder coatings, coatings UV, etc.)
  • Los textiles pueden reincorporar el aditivo en fibras sintéticas en la extrusión, y en la última fase en productos de tejido y no tejidos. El ingrediente puede incorporarse en todo tipo de fibras (lana, algodón, nylon, acrílico, poliéster, etc.)
  • Otros productos: Hay muchos otros productos a los que se añade aditivos como papel tisú, cerámica vidriada, lechada a base de cemento, selladores, adhesivos, cuero, laminados, productos compuestos de piedra, etc.

Antibacterianos de los Laboratorios Argenol

En este punto hay que destacar la labor que desarrolla Laboratorios Argenol, el cual fabrica materias primas activas inorgánicas basadas en plata o cobre, aportando propiedades antimicrobianas a más largo plazo. Los de Laboratorios Argenol duran más y brindan beneficios antibacterianos más prolongados que los agentes antibacterianos orgánicos como la lejía o el alcohol. Además, cuenta con una tecnología patentada mediante la cual la plata se libera más lentamente, lo que tiene un efecto positivo sobre las bacterias a largo plazo.

La experiencia con los productos fabricados por Laboratorios Argenol ha demostrado que cuando se agrega una pequeña cantidad de aditivo antibacteriano, el número de bacterias en los compuestos con aditivos antibacterianos se reduce considerablemente en comparación con los compuestos sin aditivos antimicrobianos. Asimismo, los aditivos a base de plata, combaten una amplia gama de bacterias, hongos e incluso virus.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

cinco × cuatro =