¡Stop con esa tentación! El peligro del picoteo (parte I)

El hecho de picar con frecuencia  responde a algunas situaciones concretas que van a ser diferentes, dependiendo de nuestra personalidad y nuestra relación con la comida.

El peligro del picoteo y como evitar saltarse la dieta

Una parte muy importante de la dieta es tomar conciencia de los desencadenantes que nos incitan a comer, especialmente de manera compulsiva y sin control, para saber detectar las causas que nos conducen a repetir este comportamiento, como paso previo a controlarlas.

En primer lugar nos vamos a centrar en los desencadenantes ligados a la comida.

Los desencadenantes que se relacionan directamente con la alimentación son:

  • El aspecto de los alimentos
  • El olor de la comida
  • Los días de fiesta
  • La preparación de las comidas
  • El bufet a voluntad
  • El hambre y la compulsión alimentaria
  • Los aperitivos
  • El horario
  • Las compras
  • Los alimentos almacenados en casa
  • Los alimentos peligrosos
  • Las invitaciones para comer

El problema está en el exceso, en comer sin poder parar, sin conseguir controlar la cantidad, tener que acabar el plato, el envase,… Si no podemos resistir a la tentación y no podemos parar hasta engullir en cantidades excesivas,  (la caja de bombones, el paquete de galletas, la bolsa de aperitivos, la pizza familiar, el plato que nos sirven,  etc.)

Hay que evitar todas las tentaciones, ser consciente de lo que estamos haciendo.  No es aconsejable tener alimentos peligrosos a nuestro alcance o repartidos por los lugares donde pasamos más tiempo, cerca de nuestra vista. Incluso muchas veces se disfruta escondiendo pequeños “tesoros” y comiéndose a escondidas, por la noche,…

Cómo enfrentarnos si queremos picotear:

Hay que evitar estar hambriento antes de presentarnos ante la comida y a la hora de realizar la compra, ya verá la diferencia.

Hay que tener cuidado con los alimentos trampa, como las patatas chips, las palomitas, los frutos secos,  cuando miramos la televisión, una película, …

Especial cuidado con las bebidas alcohólicas, tanto en el aperitivo como durante el evento, y como colofón al final con las bebidas digestivas alcohólicas. Es fácil rechazar beber por razones de seguridad, si se ha de conducir o por razones de salud.

Si prefiere quedarse a la mesa para conversar, retire los platos para evitar tentaciones.

El manejo de las invitaciones es siempre difícil, no siempre se han de rechazar, simplemente no siempre hay que asistir a todas. Una dieta no debe hacer que nos mantengamos al margen y nos volvamos asociales.  Hay que disminuir el número de recepciones, comidas de negocios e invitaciones.

Es más fácil invitar que ser invitado, esto permite decidir el menú y el contenido de nuestro plato. Cuando somos los anfitriones, no hay que hacer demasiada comida, pero tampoco hay que hacer pasar hambre a los invitados.

Los bufets libres son un gran peligro. Es necesario elegir bien antes de servirse. Coja un plato pequeño, para limitar la cantidad y no vuelva a servirse.

Consejos asociados para evitar picoteos

  • No hay que tener cerca los alimentos “peligrosos”.
  • Vaya a la compra con una lista cerrada y sin hambre.
  • Evite comprar alimentos preparados, listos para calentar, …
  • Evite los alimentos superfluos a su alcance (casa, trabajo, coche,…).
  • Si los tiene que tener, guárdelos en un sitio lejos de su vista y alcance. Intente conseguir la ayuda de las personas de su entorno (familia, amistades, acompañantes).
  • Planifique sus comidas y tentempiés (horario, lugar, …)
  • Programe un momento de calma antes de comer.
  • Utilice recipientes pequeños.
  • Coma sentado, con cubiertos y plato.
  • No se distraiga mientras come (TV, móvil, etc).
  • Mastique lentamente antes de tragar.
  • Haga una pausa en mitad de la comida.
  • Quite la mesa o abandone el restaurante después de comer.
  • Aprenda a utilizar las sobras para elaborar otros platos.
  • Evite repetir. Rechace con educación repetir (*)

(*) Frases útiles para rechazar repetir,  éstas son progresivamente más agresivas:

  • Está todo delicioso pero ya he comido/bebido bastante.
  • Sigo una dieta y he de comer/ beber con cuidado.
  • El médico me ha prescrito una dieta.
  • Si eres mi amigo, no insistas más.
  • Si continuas insistiendo, no podré volver a aceptar una invitación tuya.

Un tema que cuando no se sabe llevar, se convierte en un problema, lamentablemente. Si deseas saber más sobre este tema de la alimentación saludable y un estilo de vida más sano, te invitamos a conocer nuestro Máster en Dietética y Nutrición, que imparte Aucal Formación.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

cuatro × 5 =