vida de ecosistemas terrestres

15avo Objetivo de los ODS: vida de ecosistemas terrestres

Este Objetivo de los ODS es tan importante como la vida misma, ya que se refiere a la vida del planeta, a salvar los ecosistemas, a salvar el hábitat de muchos animales que han sido intervenidos por el ser humano, en resumen, a salvar la naturaleza para que el planeta pueda seguir viviendo.

15avo Objetivo: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras, detener la pérdida de biodiversidad.

En definitiva, sabemos todo el daño que le hemos hecho al planeta, pero…¿Hemos hecho algo al respecto?

Tuvo que llegar la pandemia para darnos cuenta de todo lo que ha sufrido el planeta en nuestras manos, es una oportunidad para reflexionar frente a estos problemas y buscar soluciones a mediano y largo plazo.

Siempre hay algo que hacer, lo importante es tomar conciencia y actuar, para que no quede solo en palabras y en el papel.

Ya en el año 2016, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), alertó de un aumento mundial de las epidemias zoonóticas (enfermedades que sufren los animales), destacando que un 75% de todas las enfermedades infecciosas nuevas en humanos son zoonóticas y que dichas enfermedades están relacionadas con la salud de los ecosistemas.

¿Será posible que el ser humano cambie su conducta frente al medio ambiente y a los ecosistemas?

Durante toda la pandemia hemos dicho, de diferentes maneras y en diferentes circunstancias, que es el momento de hacer cambios, cambios profundos en nuestra manera de percibir el cuidado hacia el planeta, en la manera de cuidar nuestro entorno y entender que todos somos parte de este planeta y que todos somos importantes para que funcione.

Es de conocimiento público, que existen numerosas instituciones que trabajan a favor del medio ambiente y a favor del cuidado de los animales, esperando provocar cambios importantes en las personas.

¿Qué hace falta entonces para que esos cambios se produzcan?

Según el Programa de las Naciones Unidas, se debe “reconstruir mejor, mediante una base científica más sólida, políticas que contribuyan a un planeta más sano y más inversiones verdes”.

El PNUMA se ocupa de cuatro áreas en respuesta a los problemas planteados, éstas son:

  1. Ayudar a las naciones a gestionar los desechos médicos de la COVID-19.
  2. Producir un cambio transformativo para la naturaleza y las personas.
  3. Trabajar para garantizar que los paquetes de recuperación económica creen resiliencia para crisis futuras.
  4. Modernizar la gobernanza ambiental a nivel mundial.

Las Naciones Unidas han declarado la Década para la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030), con el objetivo de prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas de todo el mundo.

Es una gran tarea que tenemos por delante, para armonizar la vida del ser humano con la vida de la naturaleza, para convivir en un planeta sano, por el bien de la humanidad y de todos los seres vivos.

Para cumplir estas metas, es necesario contar con el desarrollo de la voluntad y de las capacidades políticas, para instaurar nuevas leyes y nuevos procedimientos que vayan en beneficio directo de los ecosistemas y hábitat de los animales.

El ser humano ha invadido el hábitat de numerosos animales debido al desarrollo y progreso de la humanidad, lo que es casi inevitable, pero las consecuencias nefastas las sufren los animales y en definitiva también el ser humano, ya que los animales al verse invadidos, llegan a las ciudades y pueblos y traen con ellos muchas enfermedades contagiosas, así han nacido muchas epidemias a lo largo del planeta.

Si protegemos a la naturaleza, ésta protegerá a la humanidad.

La naturaleza es vital para todos los seres, ya que nos proporciona oxigeno, regula los sistemas meteorológicos, poliniza los cultivos y produce los alimentos, pero se ha visto sometida a una presión cada vez mayor, debido a la actividad humana.

Sin ir más lejos, la actividad humana ha alterado casi el 75% de la superficie terrestre y ha relegado a la flora y fauna silvestre a un rincón cada vez más pequeño del planeta.

Casi un millón de especies de animales y plantas se encuentran en peligro de extinción, por lo cual es necesario hacer cambios transformativos que restauren y protejan a la naturaleza lo antes posible.

Dañar a la naturaleza es dañar al ser humano, ya que para sobrevivir necesitamos a la naturaleza y a los animales, en un planeta sano todos debemos convivir en forma saludable.

La vida en el planeta debe ser armónica y saludable, equilibrada y justa. Parámetros razonables y reales a cumplir.

Algunos datos destacables:

Bosques

  • Alrededor de 1.600 millones de personas dependen de los bosques para su sustento, incluidos 70 millones de personas indígenas.
  • Los bosques albergan a más del 80% de todas las especies terrestres de animales, plantas e insectos.
  • Entre 2010 y 2015, el mundo perdió 3,3 millones de hectáreas de áreas forestales. Las mujeres rurales pobres dependen de los recursos comunes y se ven especialmente afectadas por su agotamiento.

Desertificación

  • 2.600 millones de personas dependen directamente de la agricultura, pero el 52% de la tierra utilizada para la agricultura se ve moderada o severamente afectada por la degradación del suelo.
  • La pérdida de tierras cultivables se estima en 30 a 35 veces la tasa histórica
    Debido a la sequía y la desertificación, se pierden 12 millones de hectáreas cada año (23 hectáreas por minuto). En un año, podrían haberse cultivado 20 millones de toneladas de grano.
  • 74 por ciento de los pobres son directamente afectados por la degradación de la tierra a nivel mundial.

Biodiversidad

  • La caza furtiva y el tráfico ilícitos de vida silvestre continúan frustrando los esfuerzos para su conservación, casi 7.000 especies de animales y plantas fueron denunciadas como parte del comercio ilegal en 120 países.
  • De las 8.300 razas de animales conocidas, el 8% está extinto y el 22% está en peligro de extinción.
  • De las más de 80,000 especies de árboles, menos del 1 por ciento se han estudiado para su posible uso.
  • Los peces proporcionan el 20% de las proteínas animales a unos 3.000 millones de personas. Solo diez especies proporcionan alrededor del 30% de la pesca de captura marina y diez especies proporcionan alrededor del 50% de la producción acuícola.
  • Más del 80 por ciento de la dieta humana está compuesta por las plantas. Solo tres cultivos de cereales (arroz, maíz y trigo) proporcionan el 60% de la ingesta energética.
  • Aproximadamente, el 80 por ciento de las personas que viven en las zonas rurales de los países en desarrollo, dependen de medicamentos tradicionales basados en plantas para la atención básica de la salud.
  • Los microorganismos e invertebrados son clave para los servicios de los ecosistemas, pero sus contribuciones aún son poco conocidas y raramente reconocidas.

Entonces podemos hacernos la siguiente pregunta:

¿Por qué es importante la vida de ecosistemas terrestres?

Ya hemos respondido en gran medida esa pregunta a lo largo del artículo, pero no está de más recalcar lo más importante.

Los bosques cubren casi el 31% de la superficie de nuestro planeta. Desde el aire que respiramos, al agua que bebemos y los alimentos que comemos, los bosques nos mantienen. Millones de personas dependen de ellos para su subsistencia.

Al 75% de los pobres del mundo les afecta la degradación de la tierra y el 80% de todas las especies terrestres de animales, plantas e insectos viven en los bosques.

El daño producido a los bosques y en general al planeta, ha provocado que de las 8.300 razas conocidas de animales se haya extinguido el 8% de ellas y el 22% está en peligro de extinción en los próximos años.

Frente a tanto desastre, ¿Qué podemos hacer?

Siempre hay algo que se puede hacer, como el reciclaje, comer alimentos producidos a nivel local y de manera sostenible, consumir solamente lo que necesitamos, limitar el uso de energía utilizando sistemas eficientes de calefacción y refrigeración.

Respetar la flora y fauna silvestre, así no perturbamos la vida silvestre y los ciclos propios de la naturaleza.

Toda la comunidad debe participar de estas iniciativas, así podremos tener un planeta sano y por ende, seres humanos y animales sanos.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/wp-content/uploads/sites/3/2016/10/15_Spanish_Why_it_Matters.pdf

https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/biodiversity/


Oferta Formativa

El Máster Oficial en Objetivos de Desarrollo Sostenible, o Máster en ODS, es una formación con título de la Universidad Pegaso de Italia, y certificado de CIFAL Miami (de las Naciones Unidas) dirigido por Smartly, Emprendedorismo Social en ODS en alianza con AUCAL Business School que viene a entregar un real aporte a la comunidad global-local contribuyendo al proceso de transformación del mundo afectado por todos los acontecimientos actuales y promocionando una mayor inclusión del ser humano con preservación del planeta.​

Más información en nuestra página: https://www.masterods.com

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + dieciocho =