Adoptar para no ser excluidos

Hace unos días, nos encontrábamos una estremecedora noticia en los periódicos: una mujer abandonaba a sus hijos mellizos de 9 años para continuar la fiesta. Esta noticia causa diferentes reacciones entre quienes la conocen, pero seguro que todos tienen la misma conclusión: es una temeridad y esa madre debería ser procesada. En Aucal vamos a tratar en esta entrada la alternativa de la adopción.

Si esto ocurre, sus hijos pasarán a disposición de las autoridades que entregarán a los menores a los servicios sociales de la comunidad autónoma donde se encontraban. Si el padre existe, podrá reclamar a su hijos si así lo desea. Al centrarnos en el contenido principal de la noticia, en ese abandono a unos menores, nos estamos olvidando de lo que ocurrirá después.

¿Qué pasa si esos menores no tienen familiares que se hagan cargo de ellos? Los menores serán acogidos en un centro hasta determinar qué hacer con ellos. Una opción es un acogimiento familiar, que su rutina del día a día sea lo más semejante posible a la que tenían antes de que esta situación ocurriera. Hace unos años en nuestro país, ante esta situaciones, los menores crecían en un centro o eran adoptados, si bien esta última medida estaba más destinada a los menores de 3-4 años puesto que las parejas adoptantes preferían bebés o niños de muy corta edad.

Con todos los cambios que hemos experimentado en los últimos años, los servicios sociales no iban a ser menos y han actualizado sus protocolos y maneras de llevar a cabo las cosas. Cuando un menor opta a una adopción es porque ya se ha descartado que vuelva con su familia biológica y no existen familiares directos que quieran hacerse cargo de él.

Mientras exista una esperanza de que los niños regresen su hogar, no serán dados en adopción, pero esto tampoco implica que deban permanecer en un centro todo el tiempo. Como he dicho anteriormente, se trata de no ‘institucionalizar’ la vida de los niños. Muchos padres cometen errores en su juventud, normalmente, relacionados con las drogas y una vez pagan su condena, no tienen por qué seguir pagando de por vida el verse privados de sus hijos.

Todos los niños quieren una familia para ser felices
Adopción

 

Nuestro país es uno de los que más incremento en adopciones internacionales ha experimentado por esto mismo, porque ya no se permiten tantas adopciones pues la idea es que los menores retornen a su casa y porque casi siempre los menores que pueden ser adoptados no son bebés .

El tema de las adopciones internacionales es un punto a tratar más detenidamente puesto que, a pesar de existir legislación al respecto, ciertas personas se lucran con este ‘negocio’ tan productivo, abusando de la confianza y buena fe de unos padres ansiosos por abrazar a un hijo.

Muy sonado fue el caso, hace unos años, de ciertas adopciones realizadas en Rusia donde los menores tenían familia cercana dispuesta a hacerse cargo de ellos, pero que permanecían en un centro como medida temporal.

En todo momento se pretende integrar a los menores en una vida familiar para que no caigan bajo el estigma de ‘niños criados en el hospicio‘, minimizando al máximo el riesgo de exclusión de estos.

En este caso concreto,el tiempo dirá si los menores regresan o no con su progenitora; de momento, se les intentará dar a los niños un hogar.

 

¿Estás de acuerdo con la política de no llevar a cabo tantas adopciones para que el menor pueda volver a su familia biológica si es posible?

¿ Qué opinas de las adopciones internacionales?

 

Información relacionada

La huella del orfanato en los niños adoptados 

60 familias españolas devuelven cada año a sus hijos adoptados

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =