Bullying, de víctima a victimario

Si abrimos un periódico o vemos las noticias es muy raro que en la semana no se hable de un nuevo caso de buylling; están de actualidad y cada vez se presta más atención a este tema. Hay gente que dice que esto ha existido siempre y que ahora se le da demasiada importancia. Como si antes no la tuviera o fuera un mal menor. Está claro que siempre unos han abusado de otros, por su condición de mayores o de más fuertes, pero esto no es excusa para no darle la importancia que debiera. Y más cuando está comprobado qué la mayor parte de  las víctimas llegan a convertirse en “verdugos” en su entorno más cercano. Niños golpeados e insultados en su entorno escolar que sacan esa rabia y frustración de verse humillados, de no poder defenderse o de no hacer lo suficiente para que esas situaciones no se vuelvan a repetir. No son capaces de canalizar ese sentimiento de impotencia y acaban ellos haciendo lo mismo con hermanos o padres.

Un niño que sufre buylling no tiene por qué ser un niño retraído, puede comunicarse perfectamente y contar en casa cosas del colegio, pero omitiendo esos detalles que tanto daño le hacen; van acumulando ese sentimiento que no son capaces de expresar y explotan en cualquier momento, porque son una bomba de relojería.

Estamos demasiado acostumbrados a esa relación de superioridad de unos sobre otros, del más fuerte sobre el más débil y de las relaciones de poder; nuestra sociedad lo favorece y fomenta. Pero no son relaciones sanas ni prosperas, puesto que uno de los dos se lleva la peor parte, sufriendo en algún momento las consecuencias.

Vivimos demasiado acostumbrados a lo que consideramos “normal”, por lo que todo aquello que se sale de ese concepto lo descartamos, por miedo e ignorancia. Un adulto puede llegar a expresar esa sensación de rechazo, y un niño a pesar de poder también le será más fácil hacerlo a través de hacer daño a otros iguales, dando paso a otro posible acosador.

Quienes han sufrido acoso escolar exponen que al llegar a casa maltratan a sus familiares porque es más fácil a ellos que a sus compañeros; tus padres van a estar ahí a pesar de todo, y los compañeros no. Son situaciones complejas, difíciles de resolver. Requieren de mucho diálogo y esfuerzo por parte de todos.

Y no, definitivamente no es normal que un niño deba estar sometido a abusos en el colegio por parte de sus propios compañeros y nadie haga nada hasta que el caso salga a la luz. Por mucho que algunos intenten “venderlo” como que lo es y que forma parte de la evolución de la infancia.

¿ Crees que en los colegios se hace todo lo necesario para que sus alumnos no sufran acoso escolar?

¿Qué sería necesario cambiar para que bajaran las altas cifras de buylling?

Formación relacionada

Máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía, metodología online con una duración de 9 meses y 60 Ects. Aucal te da la posibilidad de pagar este Máster en 12 cómodas cuotas sin interés. Consulta sin compromiso.

MÁS INFORMACION:

Lucía: “Pagué mi bullying con mis padres; en el cole me quitaban la peluca del cáncer y en casa le daba patadas a mi madre”: https://www.elmundo.es/sociedad/2017/02/02/58920ea7e5fdea0f7f8b46d8.html

Un niño que sufría acoso escolar protagoniza un exitoso corto contra el ‘bullying’: https://www.gonzoo.com/redes-sociales/story/un-nino-que-sufria-acoso-escolar-protagoniza-un-exitoso-corto-contra-el-bullying-4996/

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =