Consecuencias de los jóvenes sin responsabilidades

Las drogas están asociadas a la fiesta y a la diversión, tal y como hemos visto en los últimos casos de atropellos a ciclistas, jóvenes que después de una noche de fiesta mezclada con alcohol y drogas montan en sus coches sin pensar en las consecuencias. Hace unos años tan solo se detectaba el consumo de alcohol en los controles realizados en las carreteras, hoy en día también se puede detectar el consumo de drogas, pero parece que nos importa poco. Se siguen haciendo excesos y barbaridades. Mezclas imposibles unidas a acciones irresponsables. Los efectos a largo plazo son tan solo eso, algo que ocurrirá dentro de mucho tiempo y de lo que aún queda mucho. Pero permanecen en nuestro organismo mucho tiempo después de ser consumidas, acechando y preparándose para salir a la luz años después.

El daño cerebral es el quizás el primero que se da, pero tienen efecto en más partes del cuerpo. Las drogas son placenteras en el momento de consumirlas, por las sensaciones placenteras que provocan, pero la realidad es que las drogas producen cambios en el sistema nervioso; actúan sobre las células nerviosas,  sobre las neuronas alterando su funcionamiento. Y al ocurrir esto, nuestro cuerpo ya no está funcionando bien, porque algo está fallando. Y es que las secuelas a nivel psicológico que pueden producirse son irreversibles. Aunque haga tiempo que no se consume dará igual, porqué el cerebro ya estará dañado por el tiempo de consumo.

Y es que concienciar a los adolescentes o gente joven de los efectos negativos a largo plazo es complicado, puesto que tan solo verán la inmediatez, el pasarlo bien y desinhibirse; y es que parece que cuanta más información se tiene menos caso se hace de ella. Siempre se ha asociado su consumo a familias desestructuradas, con múltiples problemas, pero esto es algo que ya no tiene mucho que ver, puesto que se observa que todo tipo de jóvenes acude a ellas como forma de evasión, quizás más que como forma de diversión, y es que el tipo de educación recibida en la familia influye mucho en consumir o no drogas.

Y es que unido a la fácil disposición que se tiene a las drogas, hoy en día existe el hecho de que los jóvenes empiezan a tener responsabilidades cada vez más tarde, lo que les hace estar aburridos y asqueados a partes iguales, porque es muy importante estar ocupado para no caer en modas ni adicciones. La sensación de no tener responsabilidades porque todo esta en manos de otros supone una enorme liberación, pero no es ni sano ni recomendable; tampoco hablamos de comenzar a trabajar desde niños como se hacía hace años, se trata de darles responsabilidades acordes a su edad, y enseñarles a ser consecuentes con sus actos. Con esto no evitaremos que consuman, pero nos aseguraremos parte del largo camino que supone el paso por esos años difíciles donde se tiene más en cuenta las palabras de los amigos sobre lo que los padres le puedan decir.

¿Crees que la educación recibida influye en el consumo o no de drogas por parte de los jóvenes?

¿ La información y prevención ayudan?

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 1 =