Cuando el cerebro no responde

Un alto porcentaje de ancianos que desaparecen son gente con Alzheimer o algún trastorno de pérdida de memoria. Gente que hoy recuerda todo perfectamente, pero al día siguiente no lo recuerdan; salen de paseo sabiendo el camino de vuelta y no regresan, porque su memoria de repente ha flaqueado y no recuerdan, sintiéndose desorientados y sin conocer sus datos personales.

Hay enfermedades degenerativas, que no tiene solución, el cerebro va perdiendo facultades y no hay manera de frenar el deterioro; pero si existen técnicas o soluciones para hacer esto más llevadero, e incluso para en caso de que el anciano desaparezca poder encontrarlo fácilmente.

Está demostrado a nivel científico que aquellas personas que por su trabajo o bien por hobbie han ejercitado la memoria de manera activa durante toda su vida sufrirán menos deterioro o tardaran más en tenerlo. Por ello es tan importante realizar ejercicios durante toda nuestra vida, no solo cuando observamos que se va deteriorando. Ejercicios tan sencillos como recordar listas o esquemas, leer y contar historias, aprender otro idioma…. Son varias las opciones que se tiene en el día a día. Si se está motivado el cerebro lo notara y tardara más en deteriorarse.

La rutina es muy beneficiosa para unas cosas, pero muy perjudicial para otras; en un país con una tasa tal alta de personas mayores debemos hacer algo para que por lo menos lleguen a una edad adulta en las mejores condiciones. Una persona se empieza a preocupar cuando olvidan nombres propios o algunas citas o eventos. Es cuando la persona se empieza a agobiar, puesto que ve cercana su vejez, algunos toman medidas y hacen lo posible por hacer que el deterioro no sea tan grande, pero otros aceptan que es lo normal de la edad. Esto último es un gran error, puesto que al aceptarlo están condenando su cuerpo y su cerebro al olvido más absoluto, puesto que junto con la memoria la atención se va volviendo más y más deficiente.

Existe un mito social bastante extendido, que consiste en creer que recordar el pasado resulta nocivo para las personas mayores, pero es gracias a los recuerdos como las personas mantenemos nuestra propia identidad personal y reafirmamos la confianza y seguridad para afrontar cambios relacionados con el futuro, con la vejez.

A las personas nos cuesta aceptar el paso del tiempo, más que por este en sí, por lo que conlleva, pero se trata de hacerlo lo más llevadero posible, puesto que es algo que va a ocurrir. Lo importante es no olvidar que podemos mejorar nuestra capacidad de memorizar.

¿Crees que las personas ejercitamos de manera adecuada la memoria?

¿La rutina es perjudicial para la memoria?

MÁS INFORMACIÓN:

 

2 comentarios

    1. Gracias Javier por tu comentario. Tratamos de entregar a nuestros usuarios la mejor información del área y que sea útil para cada uso. Te enviamos un saludo cordial

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =