Déficit atencional

Normalmente los niños con déficit de atención son niños con gran capacidad para aprender, pero con poca capacidad para centrar todos sus sentidos en ese aprendizaje.

Déficit de atención

Es un trastorno que evoluciona con la edad, pero no llega a desaparecer del todo, y está demostrado que diagnosticado a  tiempo puede tratarse de manera muy eficaz. Los trastornos mentales o las discapacidades no son culpa de nadie, pero si un niño se comporta de manera inadecuada se suele echar la culpa a la familia, a los padres por no saber educar a sus hijos. Pasan por niños maleducados, sin normas impuestas y con total descontrol.

En edades adultas los impulsos se van tranquilizando, las personas se van asentando, pero la inatención sigue existiendo y va a más si no se sabe poner remedio. Siempre se ha dicho que quien es despistado lo es siempre, y esto es así, pero se pueden hacer cosas para mejorar, para  no quedar como “vago” o “impaciente”.

Muchos adultos con problemas de atención se sienten profundamente frustrados y avergonzados por los continuos problemas que su trastorno les causa en su vida diaria. Es muy importante que la persona evaluada comente estos problemas de manera abierta y sincera, que no oculte información por vergüenza o miedo a la crítica.

Afecta el desarrollo del aprendizaje, pero también el desarrollo emocional, y cuando éste aspecto falla es cuando sí hay que tomar soluciones urgentes. A la hora de gestionar las emociones, es recomendable identificarlas, tratar de comprender las reacciones y no prejuzgar las respuestas cuando se sabe que la impulsividad es uno de los síntomas en este trastorno. Lo importante es poner nombre a cada cosa, porque si no se identifica no se puede hablar de ello ni tratar.

En niños el déficit de atención está sobrediagnosticado, y más en esta época donde hay que ponerle nombre a todo, donde todos saben de medicina y donde toda la información se encuentra en internet; en cambio el déficit de atención en los adultos esta subdiagnosticado.

Es difícil creer que en la edad adulta aún se tengan rasgos de un trastorno de niñez, difícil de asumir para quien lo padece y para su entorno más cercano.

Es más que recomendable decir al entorno mas cercano cuál es el problema y también ayuda mucho que la persona se de permiso para cometer errores. Porque la perfección no existe, el día a día nos va llevando y no podemos con todo. Nos frustramos y queremos hacerlo bien. Concederse pequeñas licencias es sano, sobre todo cuando se padece un trastorno de este tipo.

¿ Qué consejo le darías a un adulto con déficit de atención?

¿ El déficit de atención tiene algo positivo?


Oferta Formativa

Te recomendamos nuestro Máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía

Con el estudio del Máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía, podrás especializarte en el asesoramiento pedagógico de las diferentes etapas hasta la adolescencia. Serás capaz de realizar planes de intervención para tratar cualquier anomalía y prevenir situaciones de maltrato o bullying, drogodependencia… A la vez que se fomentan valores esenciales como  la convivencia y la disciplina, además de una orientación educativa y profesional.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =