El príncipe destronado, cuánto afecta la llegada de un hermano

La llegada de un nuevo miembro a la familia puede trastornar la apacible vida que se pudiera tener hasta ese momento. La llegada de un hijo supone inquietudes y temores nuevos, no saber cómo afrontar situaciones que pueden llegar a generar mucho estrés.

Cuando se trata del segundo hijo, existen situaciones que ya se controlan de otra manera y los miedos están casi superados, pero nos encontramos con los celos del hermano mayor. Antes o después, aparecen. Como bien decía Miguel Delibes en su novela ‘El príncipe destronado‘: “Ayer todo era para él; hoy nada. Es muy duro“.

Pero  debemos dar una visión positiva de los celos infantiles, abandonando  la creencia de que son un problema y de que, tarde o temprano, desembocarán en un conflicto. Los celos tienen dos caminos: son la respuesta normal a una situación especial y acaban desapareciendo, o son una situación que pierde el carácter evolutivo y se convierte en patológica.

Un niño celoso es un niño estresado, con ansiedad, desasosiego y angustia; sentimientos que sólo desaparecen al apartar al rival y acercarse la persona deseada, que normalmente es la madre. Es muy importante hacer partícipe al  niño en todo momento de los cambios que van a venir, nunca ocultarle el embarazo pensando que cuando el hermano nazca la situación será la misma puesto que el niño se sentirá engañado y su reacción no será muy buena.

Los celos forman parte de la evolución y desarrollo de los niños. Las personas adultas también los sufrimos en algún momento de nuestra vida. El mayor temor de los hijos mayores es perder el cariño de sus padres y es de ahí de donde vienen los celos.  Hay que tener en cuenta que los niños no saben necesariamente qué les pasa ni entienden qué es estar triste o enfadado.

Lo importante es saber reaccionar ante ellos, saber controlarlos sin que lleguen a más y comprender que forman parte de los sentimientos de las personas. El niño habrá escuchado durante todo el embarazo lo genial que será tener un hermano y, cuando el bebé llega a casa, se encuentra con un niño diminuto, con el cual no puede jugar, todo el mundo le dice que no lo toque porque le puede hacer daño y, a mayores, se pasa el día llorando y quitándole la atención que antes era para él.

el-principe-destronado

 

Una situación poco atractiva y que tiene pinta de ser duradera. Es normal que el menor sufra un cambio de conducta en casa, en el colegio y en todos los ámbitos de su vida. Los celos no pueden considerarse un problema ni debemos precipitarnos acudiendo a un especialista que, quizás y sin quererlo, consiga agravar más el problema.

Se trata de armarse de paciencia y de dejar que las situaciones fluyan, sigan su orden lógico. Para ello Aucal imparte su curso de Técnico Profesional en Intervención Psicoeducativa en Alteraciones de Conductas en Niños de 0-3 años, una formación que capacita al alumno para intervenir en las alteraciones de conductas sufridas en los niños identificando el tipo de alteración,aplicando la terapia adecuada, y evaluando las posibles consecuencias de este trastorno.

 

¿Crees que si no se aprende a gestionar los celos en la infancia repercutirá el problema en la vida adulta?

¿Los celos forman parte del desarrollo evolutivo de una persona o esta afirmación es un mito?

 

Información relacionada:

No, el hijo favorito no es el mayor de los hermanos

La tortura de los celos  

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + diecinueve =