el rol del docente

El rol del docente en la enseñanza: la importancia de un educador eficiente

El docente es el mediador principal en la sala de clases, siendo un factor de gran importancia en la formación, tanto académica, como de la autoestima del alumno; por ello, es fundamental reconocer cuales son las características que lo distinguen como un educador eficiente.

Características de un educador eficiente

Humpey, propone las cualidades necesarias que debe poseer un docente para ser eficiente: optimista, entusiasta, paciente, sensitivo, organizado, inteligente e informado.

Se puede destacar, que las características de personalidad están en primer lugar y después las habilidades cognitivas, siendo las herramientas fundamentales, su cuerpo y su voz. Mediante el cuerpo, el educador proporciona confianza, seguridad, motiva y disminuye la inquietud, ofreciendo recompensas y elogios. Es imprescindible que el educador utilice formas comunicativas no verbales, ya que muchos niños leen las expresiones faciales, la modulación de las palabras y la cualidad tonal en vez de escucharlas completamente.

La principal misión del educador es ser sincero y sensible en la interacción con sus alumnos. El elogio es un refuerzo importantísimo para que el alumno note sus aciertos y enfrente los próximos desafíos y posibles dificultades.

Sugerencias para actuar dentro de la sala de clases

La sala de clases es el ambiente de aprendizaje por excelencia. Debe ser un contexto acorde a lo que se quiere lograr, a los objetivos que quiere alcanzar un docente, por esto, es importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Crear un ambiente de seguridad con sus alumnos, con el fin de perder el miedo al ridículo y a la vergüenza.
  • Promover un clima de aceptación y mutuo respeto.
  • Aceptar las diversas opiniones de los alumnos.
  • Respetar al alumno si no quiere responder sobre la materia durante la clase, ya que se puede sentir intimidado al no saber contestar correctamente.
  • Acoger los comentarios confidenciales de los niños como símbolo de confianza. La relación profesor alumno es fundamental en el proceso de enseñanza aprendizaje y en el desarrollo de la autoestima, que, según estudios de Gilmore (1974), se encontró que una alta autoestima se asocia con una elevada productividad de logros académicos, creatividad y liderazgo, además, entrega seguridad y logra que los alumnos se fijen metas y las alcancen.

El rol en aspectos emocionales y motivacionales

Además de estos puntos mencionados, es importante que un educador desarrolle conductas y aspectos emocionales y motivacionales esenciales en los estudiantes, por ejemplo:

 

Conductas deseadas en los estudiantes Conductas que debe realizar el educador para alcanzarlas
Sentido de seguridad -Establecer límites claros y reglas de convivencia dentro del aula.

-Promover el respeto propio y la responsabilidad.

-Motivar la confianza en sí mismo y con los demás.

Sentido de identidad y autoconcepto -Promover la retroalimentación.

-Reconocer las habilidades de cada estudiante.

-Demostrar cariño para que se sientan importantes y capaces.

Sentido de pertenencia -Crear un ambiente cálido en la sala de clases.

-Entregar roles para que se sientan pertenecientes al grupo.

-Identificar conductas negativas que puedan afectar el funcionamiento y la cohesión grupal.

Sentido de propósito -Potenciar la confianza y el entusiasmo por aprender para su futuro.

-Transmitir expectativas.

-Apoyar a los adolescentes para que establezcan metas propias y orientarlos en las decisiones importantes.

-Enseñar con pasión, para que se motiven por aprender, y así, comprendan la importancia de los estudios.

Sentido de logro -Premiarlos con el reconocimiento.

-Ayudarlos a su evaluación personal.

 

El rol en aspectos académicos

Es necesario que el maestro pueda crear en el aula una atmósfera que invite a todos a investigar, a aprender, a construir su aprendizaje, y no sólo a seguir lo que él hace o dice. El rol del maestro no es sólo proporcionar información y controlar la disciplina, sino ser un mediador entre el alumno y el ambiente, dejando de ser el protagonista del aprendizaje para pasar a ser el guía o acompañante del alumno.

Pero ¿cómo se puede lograr? Brooks y Brooks (1999), proponen una serie de características que conforman el perfil de un maestro que se considera adecuado para atender a la diversidad del salón de clase y tomar ventaja de la riqueza que esta diversidad aporta al ambiente de aprendizaje.

Este perfil puede adecuarse a cualquier situación de enseñanza-aprendizaje y a cualquier nivel.

El maestro:

  • Estimula y acepta la autonomía y la iniciativa de los estudiantes. Esta autonomía, iniciativa y liderazgo ayudan al alumno a establecer conexiones entre ideas y conceptos, le permiten plantearse problemas y buscar soluciones.
  • Utiliza una gran diversidad de materiales manipulativos e interactivos además de, datos y fuentes primarias. Presenta a los alumnos posibilidades reales y luego les ayuda a generar abstracciones, logrando que el aprendizaje sea significativo.
  • Es flexible en el diseño de la clase, permite que los intereses y las respuestas de los alumnos orienten el rumbo de las sesiones, determinen las estrategias de enseñanza y alteren el contenido. Es importante mencionar que esta flexibilidad no se refiere a que el alumno decida qué se hará o no en la clase. Más bien se enfoca en aprovechar los momentos en que los estudiantes se muestran más receptivos para ciertos temas y así poder profundizar en ellos. Por ejemplo, ante un ataque terrorista a algún país, muchos maestros retoman temas de solidaridad, tolerancia, justicia, como contenidos principales en el currículo de ciertas áreas como ciencias sociales y ética.
  • Averigua cómo han comprendido sus alumnos los conceptos antes de compartir con ellos su propia comprensión de los mismos. Si se les dan las respuestas, ellos ya nos las buscarán. Digamos entonces que se pierden de ir construyendo su conocimiento. Si les damos el conocimiento ya hecho, les estamos poniendo en las manos el último eslabón de un proceso de pensamiento que sólo ellos pueden construir.
  • Utiliza terminología cognitiva como: “clasifica”, “analiza”, “predice”, “crea”… Nuestro vocabulario afecta nuestra forma de pensar y actuar.
  • Estimula a los alumnos a entrar en diálogo tanto con el maestro como entre ellos y a trabajar colaborativamente. El tener la oportunidad de compartir sus ideas y de escuchar las ideas de los demás, le brinda al alumno una experiencia única en la que construye significados. El diálogo entre los estudiantes es la base del aprendizaje colaborativo.
  • Promueve el aprendizaje por medio de preguntas inteligentes y abiertas y anima a los estudiantes a que se pregunten entre ellos. Si los maestros preguntamos a los alumnos para obtener sólo una respuesta correcta, entonces los estamos limitando. Las preguntas complejas e inteligentes retan a los alumnos a indagar más allá de lo aparente, a profundizar, a buscar respuestas novedosas. Los problemas reales casi nunca son unidimensionales y por lo tanto, el alumno debe buscar siempre más de una respuesta.
  • Busca que los alumnos elaboren sus respuestas iniciales. Las respuestas iniciales son un motor que estimula a los alumnos a estructurar y reconceptualizar.
  • Involucra a los estudiantes en experiencias que pueden engendrar contradicciones a sus hipótesis iniciales y luego estimula la discusión. De esta manera permite que los alumnos aprendan de sus propios errores y reformulen sus perspectivas
  • Da “un tiempo de espera” después de hacer preguntas. Este tiempo permite a los alumnos procesar la información y formular conceptos. Es importante respetar el ritmo de cada alumno. Hay alumnos que no pueden responder de manera inmediata y si no los esperamos, pasarán a ser sólo observadores puesto que no se les da el tiempo de buscar la solución.
  • Provee tiempo para que los estudiantes construyan hipótesis y las comprueben, hagan relaciones y creen metáforas. El maestro debe crear el ambiente de aprendizaje y permitir a los estudiantes construir y descubrir… todo esto les lleva tiempo.
  • Alimenta la curiosidad natural de los estudiantes utilizando frecuentemente el modelo del ciclo de aprendizaje. Dicho ciclo consta de tres fases: los estudiantes generan preguntas e hipótesis, el maestro introduce el concepto y los alumnos aplican el concepto.

El rol del docente es fundamental para el desarrollo de habilidades, el crecimiento personal, el aprendizaje significativo y para la motivación por aprender. Hoy en día, el rol del profesor, en aspectos socioemocionales y académicos, es aún más importante, ya que enfrentamos tiempos de incertidumbre y angustia que han generado en los estudiantes, sentimientos de soledad, desmotivación y depresión, por lo tanto, el rol que ha debido representar el profesor, es de contenedor y de apoyo.

Para que este apoyo sea efectivo y regulado, es importante entregar las herramientas necesarias a los docentes para poder lograrlo, por esto, el rol de las autoridades en todo nivel, debe ser, como nunca, práctico, apropiado y eficaz.


Fuente utilizada en este artículo:

http://www.cca.org.mx/profesores/cursos/cep21/modulo_2/rol_maestro.htm


Acerca de la Autora

 

 

 

 

Gabriela Briceño Garay

Titulada con honores en Educación Diferencial (Chile), con Mención en Déficit Intelectual. Dentro de sus especializaciones y experiencias destacan el ser Especialista en Trastornos del Lenguaje y Dificultades del Aprendizaje, Jefatura Técnica Pedagógica y Coordinación de Programas de Integración Escolar, además de contar con un perfeccionamiento en Diseño Universal para el Aprendizaje y en Arteterapia. Actualmente cuenta con un Diplomado en Educación Inclusiva.


Oferta Formativa

Máster en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica

El Máster Oficial en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica ha sido diseñado como una titulación que capacitará a los futuros profesionales en conocimientos sobre orientación, diagnóstico, asesoramiento e intervención psicopedagógica en los alumnos, utilizando los métodos y técnicas más apropiadas, en el cual los alumnos adquirirán una formación integral y multidisciplinar en el ámbito educativo y psicopedagógico.

6 comentarios

  1. ME PARECE MUY BUEN TEMA ,EL DOCENTE NO ES EL UNICO QUE OPINA EN CLASE ,DEBE PERMITIR LA PARTICIPACION DE LOS ESTUDIANTES PARA QUE TENGAN LA CONFIANZA ABSOLUTA PARA EXPRESAR SUS OPINIONES Y PENSAMIENTOS.ADEMAS QUE LES AYUDA A DESARROLLAR HABILIDADES,CREATIVIDAD,MOTIVACION POR SER CADA DIA MEJORES.TENEMOS QUE SER EL MAESTRO ORIENTADOR,GUIADOR DEL APRENDIZAJE ,MAS HOY EN DIA EL DOCENTE SE CONVIERTE EN UN ENTE MUY IMPORTANTE YA QUE ESTAMOS ENFRENTANDO TIEMPOS DE ANGUSTIA E INCERTIDUMBRE QUE HAN MOTIVADO EN LOS EDTUDIANTES SOLEDAD, ANGUSTIA, , DESERCION, ES POR ESTO QUE HOY MAS QUE NUNCA EL DOCENTE ES UN GRAN APOYO PARA LOS JOVENES Y NIÑOS

  2. Hola, me parece interesante el tema y en estos momentos estoy buscando información para realizar mi artículo de la universidad. Será posible que deje las referencias y citas bibliográficas para investigar más sobre el tema por favor.
    Saludos.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + diecisiete =