escuelas y docentes en la lucha por la inclusión

Escuelas y docentes en la lucha por la inclusión

Ya sabemos que la inclusión debe ser un principio general de las políticas públicas y del quehacer de las escuelas, pero no debe quedarse en el discurso, es necesario realizar acciones concretas para lograrla, y las escuelas y docentes deben contar con características especificas que ayudarán en este objetivo.

El movimiento de la inclusión

La inclusión se ha transformado en un movimiento mundial que plantea reformas profundas en diversos ámbitos de la sociedad. Hablar de inclusión no abarca solo el aspecto educativo, sino que está estrechamente relacionado con la inclusión social: igualdad de oportunidades, participación en espacios públicos, respeto por las minorías y los derechos de cada persona, acceso laboral no discriminatorio, infraestructura universal, entre otros aspectos importantes.

Al estar relacionados, es importante que la inclusión educativa sea una base sólida que genere cambios importantes a nivel social, siendo fundamentales las características inclusivas que posea un establecimiento educativo y el conocimiento que tengan los docentes respecto a enseñar a la diversidad.

La inclusión va más allá de tener en una escuela un programa de integración o inclusión escolar, basado en la atención a los alumnos con necesidades educativas especiales y docentes capacitados en los diversos diagnósticos que pueden existir en un curso, la inclusión se refiere a la diversidad presente en la escuela, sin hacer distinciones. Suena a utopía, pero cada cambio positivo en esta área, contribuirá al cambio social y más importante aún, en la mentalidad de los niños para que descubran y respeten las diferencias que existan entre ellos, así, formaremos futuros jóvenes y adultos que normalicen la diversidad.

Características de una escuela inclusiva

Las escuelas deben ser un espacio inclusivo en los que se tenga en cuenta la diversidad cultural, social e individual, que respondan a las expectativas y necesidades del alumnado y les permitan acceder, en condiciones de igualdad, a una educación de calidad.

Una escuela debe contar con los recursos y condiciones necesarios para llegar a ser un espacio inclusivo, si no, sólo se quedará en el discurso y no en las acciones. Algunas características importantes son:

  • Liderazgo educativo que promueva iniciativas y acciones de inclusión en la escuela, favoreciendo la coordinación entre equipo directivo y docentes, impulsando metodologías didácticas para atender a la diversidad de las aulas.
  • Planificar espacios de coordinación efectivos y reales para los docentes, entregando tiempo de calidad para la organización de las actividades y las clases.
  • Deben promover una cultura escolar sensible a la diversidad y a identificar las necesidades de los estudiantes. La cultura de una escuela no se impone a sus miembros, debe ser una mirada común de lo que se quiere lograr, con convicción y compromiso.
  • Generar actividades diversas que permitan la participación de todos, tanto en las pedagógicas como aquellas que favorecen la convivencia escolar.

Características de un docente inclusivo

Así como las escuelas están llamadas a generar los cambios, los docentes, como miembros protagónicos de las comunidades educativas, también deben ayudar y apoyar las medidas orientadas a instalar la inclusión en sus centros educativos. Algunas características de un docente inclusivo son:

  • Docente que utiliza metodologías activas de enseñanza que favorecen la participación de todo el alumnado. Los docentes deben generar un cambio de enfoque, desde aquel del traspaso de información, hacia uno en el que la participación, la conexión con los intereses de los alumnos, el trabajo en equipo y la actividad de los alumnos sean los ejes principales del proceso de aprendizaje.
  • Docente que se permite la flexibilización de la organización de la sala de clases. No siempre resulta favorable mantener las filas estructuradas de mesas y sillas. Variar la organización también favorecerá el interés de los alumnos y el desapego de las actividades rutinarias.
  • Es importante que un docente conozca las características de sus alumnos, la interacción de los niños en la sala e identificar gustos e intereses para diseñar actividades adaptadas a los diferentes ritmos y cualidades individuales. Esto no es algo fácil de lograr, por esto se requiere capacitación y apoyo de la escuela en cuanto a recursos y entrega de herramientas pedagógicas y didácticas que permitan la planificación basada en la diversidad para que el docente pueda salir de la estructura más antigua.
  • Docentes flexibles al cambio, motivados por aprender metodologías nuevas que puedan aportar a la enseñanza inclusiva, que sean un ejemplo de respeto por la diversidad, que aporten a una cultura escolar que quiere generar cambios importantes en la forma de enseñar.

La verdadera inclusión no es fácil de lograr, es un camino lento que requiere derribar paradigmas, aprendizajes antiguos y barreras tanto educativas como sociales. Cada integrante de una comunidad educativa debe aportar con este objetivo, ya que están interconectados.

Desde un Estado comprometido, escuelas con una visión inclusiva, hasta docentes que aporten con su conocimiento, metodologías y con una conciencia de la necesidad de los estudiantes, ayudarán a generar espacios inclusivos para todos.


Fuente utilizada en este artículo:

https://www.eduforics.com/es/inclusion-educativa/


Acerca de la Autora

 

 

 

 

Gabriela Briceño Garay

Titulada con honores en Educación Diferencial (Chile), con Mención en Déficit Intelectual. Dentro de sus especializaciones y experiencias destacan el ser Especialista en Trastornos del Lenguaje y Dificultades del Aprendizaje, Jefatura Técnica Pedagógica y Coordinación de Programas de Integración Escolar, además de contar con un perfeccionamiento en Diseño Universal para el Aprendizaje y en Arteterapia. Actualmente cuenta con un Diplomado en Educación Inclusiva.


Oferta Formativa

Máster en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica

El Máster Oficial en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica ha sido diseñado como una titulación que capacitará a los futuros profesionales en conocimientos sobre orientación, diagnóstico, asesoramiento e intervención psicopedagógica en los alumnos, utilizando los métodos y técnicas más apropiadas, en el cual los alumnos adquirirán una formación integral y multidisciplinar en el ámbito educativo y psicopedagógico.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + Trece =