Figuras de apego positiva

Los niños necesitan sentirse seguros y protegidos, necesitan figuras de apego o referencia, que les van a servir de modelos a seguir, necesitan normas y limites, en definitiva necesitan tener apego con alguien o con muchas personas, pero si este aspecto falla, su infancia no se desarrollará del todo sana.

Figuras de apego

El apego puede ser un abrazo, unas palabras de consuelo, un simple gesto. Los niños nacen sin saber controlar sus instintos y emociones, van aprendiendo a la vez que crecen, no todo lo harán bien, pero tampoco hacen mal todo, no se les puede estar continuamente recriminando sus acciones, porque tampoco será sano para su desarrollo.

El desarrollo que se tenga durante la infancia marcará el patrón de conducta, todos tenemos uno, cada uno con unas características diferentes. El apego pasa por diferentes etapas, va creciendo junto con el niño, le acompañará toda su niñez, e incluso llegará a la vida adulta. Aunque parezca que los niños no se enteran no es del todo cierto, ven y oyen lo que ocurre a su alrededor, lo interpretaran a su manera, no siempre será la manera correcta, por ello les afectará más o menos, y si no se le explican las cosas de manera adecuada pueden arrastrar esta carencia toda la vida.

La relación entre el apego y la salud mental es estrecha, puesto que es decisiva para adquirir determinadas destrezas que ayudarán en un futuro, cuando se deje la niñez para pasar a la adolescencia y después a la edad adulta.

Algunos niños, además de adultos como referencia de apego tienen también un juguete que para ellos también cumple esa función; el niño dejará este juguete de apego cuando se encuentren preparado para ello, no antes, forzar a hacerlo será contraproducente, ningún niño llega a la adolescencia llevando aún de la mano su juguete favorito. Que necesite este juguete no quiere decir que no reciba suficiente cariño en casa, sino que necesita un poco más, una ayuda extra para que su desarrollo cognitivo y emocional sea correcto.

Es normal que sobre el primer año de vida los niños muestren un apego ansioso, que no quieran separarse de sus figuras de referencia, es parte de su proceso de aprendizaje, es una etapa por la cual deberán pasar y si no lo hacen o esta etapa queda incompleta su desarrollo emocional en un futuro se verá afectado. Si queremos encontrar la explicación de determinados comportamientos en adultos, quizás deberíamos mirar atrás y ver cómo ha transcurrido su vida, su niñez y desarrollo, seguro que es ahí donde encontramos muchas respuestas.

¿ Buscar apego es innato en las personas?

¿ El apego influye en nuestra vida adulta?


Te invitamos a estudiar nuestro curso Máster en Educación Social ingresando a nuestra página de Aucal Business School.

El Máster en Educación Social da al alumno una formación teórico-práctica para que pueda realizar planes de intervención social, tanto a nivel individual como a nivel comunitario. Formarás parte de procesos de participación social, ayudando a mejorar las capacidades de colectivos especialmente aquellos que sean más vulnerables o sufran riesgo de exclusión social.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 8 =