¿Estamos preparados para una educación inclusiva?

Cuando se habla de educación inclusiva poca gente sabe a qué se esta haciendo referencia, tan solo quienes lo sufren saben lo que significa. La educación inclusiva parte de la máxima de igualdad para todos dentro del sistema educativo; dejando de lado la clase social a la cual se pertenece o las distintas características de cada alumno.

Hoy en día quien más sufre esta “no aceptación” son las personas con algún tipo de discapacidad, no son los únicos, pero si los más afectados. Evidentemente quizás necesitan más apoyos que el resto, pero esto no es motivo de discriminación; de hecho si se ha visto una evolución positiva respecto a este aspecto, pues antes eran niños que se aislaban en aulas apartadas o incluso en colegios distintos. Ahora ya existe una inclusión en el sistema educativo, pero aún queda mucho camino por andar. De hecho no todos los colegios admiten alumnos con discapacidad, no están preparados en cuanto a personal o instalaciones. Existen también niños con necesidades educativas especiales que también demandan su sitio en el sistema educativo, y poco a poco se les está dando, puesto que vivimos en una sociedad de igualdades y no hay nada que diga lo contrario.

Cada vez más los profesores están formados en este tema, pero aún queda mucho por hacer, puesto que en el día a día los docentes se encuentran con situaciones que a veces no saben cómo resolver y van solventando como buenamente pueden. Si un profesor tiene en su aula un alumno que necesita apoyo y ese apoyo no existe necesitara más tiempo y recursos para centrarse en esa persona, tiempo y apoyos que quizás este quitando al resto. Por ello la educación inclusiva debería ir con una serie de medidas a adoptar y con personal suficiente para llevarlo a cabo. Esta situación genera una ansiedad en los profesores, tendiendo a fijarse únicamente en lo que los alumnos no lo hacen bien, en lugar de los logros que obtiene, justificando así la falta de resultados. El amplio ratio profesor-alumno de las aulas tampoco ayuda, sí que es cierto que en las aulas en las cuales existe algún alumno que necesite más tiempo y recursos no se completa este ratio, siendo menos alumnos, pero luego la realidad es otra y en ocasiones se llegan a completar con el máximo permitido.

Los padres luchan porque a sus hijos si crezcan en igualdad de oportunidades y se premie su evolución, más que en alcanzar resultados.

Se trata de aprender a vivir con la diferencia y a la vez de estudiar cómo podemos sacar partido a esta diferencia. En este sentido, las diferencias se pueden apreciar de una manera más positiva y como un estímulo para fomentar el aprendizaje entre niños y adultos. Y todo esto lleva un proceso, más o menos largo y tedioso, pero proceso al fin y al cabo.

¿Qué opinas de la educación inclusiva?

¿Crees que se cumplen los principios de igualdad en nuestra educación?

Formación Relacionada

Máster en Educación Social

Máster en orientación educativa y psicopedagogía

MÁS INFORMACIÓN:

La clave de educación inclusiva en España está en la formación del profesorado: https://www.isep.es/actualidad-educacion/la-clave-de-educacion-inclusiva-en-espana-esta-en-la-formacion-del-profesorado/

El fin de la educación no es crear seres empleables, sino íntegros: https://www.eldiario.es/norte/euskadi/educacion-crear-seres-empleables-integros_0_604039977.html

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − Ocho =