La exclusión social como fenómeno

El proceso de exclusión social se inicia con la dificultad o falta de acceso a los derechos fundamentales, como son la educación y la sanidad, con lo cual se desprende que la lucha contra la exclusión social es ante todo una responsabilidad del estado. El término exclusión social ha ampliado su contenido y ya no hace referencia a situaciones de pobreza o marginación social, sino que se define como el proceso que impide a las personas satisfacer autónomamente diversas carencias o les priva vivir de forma integrada en su entorno. Su origen puede estar por tanto en un motivo económico, educativo, cultural o sociofamiliar. De igual modo la definición de juventud, que ha permanecido vigente durante décadas y que concebía esta etapa de la vida como  pasajera, como tránsito entre la infancia y vida adulta, no tiene el mismo sentido hoy en día. Es importante señalar que las personas que viven procesos de exclusión social no sufren únicamente necesidades de tipo económico, se extiende a mas campos de la vida, por ejemplo la violencia de género provoca exclusión social y se da en todas las clases sociales: de las más favorecidas a las más deprimidas económicamente; los menores que viven esta situación de cerca se ven arrastrados por las circunstancias, y cuando quieren salir de ella se dan de bruces con la realidad de que se han convertido en excluidos de todo.

Las  circunstancias  que  conducen  a  la  exclusión  son  diferentes  según  las   sociedades  y momentos  históricos, pero la exclusión  tiene  es  dinámica,  y  hace referencia  a  un  proceso  mas que  a  una  situación  estable. Las  personas  excluidas han sido progresivamente invalidadas, esta situación crea un estado de ánimo que va haciendo mella en su persona, resultando complicado en ocasiones salir de esto, por eso nos encontramos con personas que viven en una situación de exclusión constante, no tan solo en su infancia o juventud. Son personas que se encuentran con falta de oportunidades para poder continuar una vida digna, no encuentran salida y nadie se lo pone fácil, por ello muchos continúan por ese camino, puesto que es lo que parece que se espera de ellos. Y lo mismo ocurre de una generación a otra, unos padres excluidos socialmente tienen hijos excluidos, puesto que las condiciones de vida no han cambiado, porque no cambian tan fácilmente, es un proceso cíclico, que no se completa nunca, porque la situación que lo ha provocado no ha podido cambiar ni mejorar. El estigma de la exclusión social no es sencillo de cambiar, y la sociedad debería ayudar un poco a que esto no fuera así.

 

¿ Es fácil salir de la exclusión social?

¿ Son las circunstancias personales lo que llevan a la exclusión social?

 

 

 

 

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =