Libros de texto en el sistema escolar, ¿exceso o necesidad?

Arranca un nuevo curso escolar y de nuevo la locura de encargar el material y los libros de texto; cada colegio, estén o no en la misma ciudad, decide optar por unas editoriales u otras, evidentemente los contenidos son los mismos, pero no la manera de explicarlos.

Textos escolares

Para que un nuevo libro de texto llegue hasta el estudiante se suceden una serie de etapas en las que intervienen diferentes áreas y profesionales de una editorial; autores de contenidos e ilustradores se ponen manos a la obra y acaban dando forma a unas hojas plagadas de conocimientos.

Depende mucho también de la etapa educativa a la cual vaya destinado el libro, si es para la etapa de infantil primarán más las ilustraciones que las palabras, serán libros más interactivos y atractivos para el niño.

Los libros son revisados antes de editarlos, para que no existan erratas ni nada fuera de lo normal. Son los docentes de cada centro quienes eligen qué libros van a  utilizar para impartir su asignatura en base a unos criterios pedagógicos; atrás quedan los ecos de la famosa enciclopedia Álvarez, utilizada por miles y miles de estudiantes durante años.

Era una época en la cual no todos los niños acudían al colegio, y a veces algunos llegaban a estar escolarizados pero no acababan sus estudios, los niveles de analfabetismo eran enormes y era algo que repercutía en la sociedad.

Hoy en día la educación es obligatoria, no queda ningún niño sin escolarizar y se dan varias materias, para cada una de las cuales se cuenta con unos libros y un material diferente. Una postura altamente criticada año tras año por ser una opción demasiado costosa para las familias.

El verdadero debate seria poder explicar por qué unos centros educativos mandan unos libros y otros centros otros diferentes, algunos muchos y otros pocos. Con la entrada de los libros digitales parecía que los libros de texto tenían los días contados, pero no ha sido así.

Además de las economías domésticas, las espaldas de los escolares también lo agradecerían, ya que no tendrían que llevar tanto peso en sus mochilas.

El libro de texto sigue un modelo memorístico, en cambio si se utiliza una tablet o un ordenador se podría optar a un  modelo más interactivo y actual;  las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento aportan interactividad y multimedialidad (imagen y sonido) frente al libro de texto.

Seria cuestión de analizar sus ventajas frente a lo tradicional, aunque de momento parece que la elección esta ya hecha, el libro de texto sigue ganando frente a lo tecnológico.

¿ Libros de texto o libro digital, cual crees que sería la mejor elección?

¿ Es tan excesivo como innecesario el gasto en libros de texto?

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =