Lo que todo el mundo debería asumir sobre el bullying

El acoso escolar, o ahora denominado Bullying, existe, ha existido y existirá durante mucho tiempo; es una realidad incomoda, de la que intentamos huir, pero cuando te golpea con fuerza porque te toca de cerca tienes que abrir los ojos  a la realidad y afrontar el problema.

Dar el ejemplo como adultos

Hablamos de la crueldad de los niños, de la poca falta de empatía ante el compañero que es “diferente” y al cual asumen que hay que estigmatizar por ello; pero quizás debamos hacer la reflexión contraria y ver en que fallamos los adultos que rodean esos niños para que ellos se comporten así. Comentarios fuera de lugar, racistas y discriminatorios que se hacen delante de menores que todo lo cogen, que luego lo repiten y reproducen, porque si lo ha dicho su padre o su profesor, que son sus adultos de referencia será que es así, con lo cual no se para a pensar lo contrario y lo harán.

Cualquiera puede ser un acosador. El perfil no es el del típico macarra. Ahora ya no, esto ha cambiado bastante; pueden ser niños que durante un tiempo sufrieran acoso en otro ámbito educativo, con problemas de violencia en casa, dando de cara al exterior una imagen de familia perfecta, no todo proviene de familias desestructuradas, monoparentales y con carencias. Incluso un adulto puede ser acosador, sin pretenderlo ni querer serlo; con comentarios fuera de lugar, con la manía que se tiene de etiquetar los niños en vagos, revoltosos o demasiado lentos. Como si esto sirviera para potenciar sus habilidades y motivarlos; pues no, no sirve al contrario, los hunde en un estado de pensar que no sirven para nada o que no están cumpliendo las expectativas que sus padres y profesores han depositado en ellos, esas mismas que nunca han pedido, pero que tienen que arrastrarlas durante mucho tiempo.

El poder del acoso psicológico

Por ello quizás se debería hacer un ejercicio de reflexión y pensar que el primer acosador que todo niño tiene, forma parte de su ámbito más cercano, siendo quizás el más dañino de todos… el acoso psicológico al que se ven sometidos, y es que muchos niños, ya más mayores, se quejan de los malos modos y manera de hablarles de algunos docentes. Y es que para enseñar respeto se tiene que dar respeto; no podemos exigirle a un niño respeto por los adultos que tiene a su alrededor si estos mismos adultos están continuamente faltándole al respeto a ellos.

Las escuelas se han convertido en una minisociedad en la que impera la ley del más fuerte, y no tan solo hablamos de los niños.

Hagamos un ejercicio de reflexión sobre este tema que tanto interés tiene y genera consecuencias tan negativas.

¿Deberían los adultos tratar ciertas cuestiones delante de los niños?

¿Crees que se etiqueta demasiado a los niños con calificativos nada beneficiosos para su desarrollo psicológico futuro?


Formación profesional relacionada

Con el Máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía, podrás especializarte en el asesoramiento pedagógico de las diferentes etapas hasta la adolescencia. Serás capaz de realizar planes de intervención para tratar cualquier anomalía y prevenir situaciones de maltrato o bullying, drogodependencia… A la vez que se fomenta valores esenciales como  la convivencia y la disciplina, además de una orientación educativa y profesional.

4 comentarios

  1. El Bullying ha ido cogiendo cada vez más fuerza desde los años 1990 hacia adelante hasta llegar al punto de hoy en día de ver nombres en la televisión de niños y no tan niños que se quitan la vida por culpa de otros chavales de edades parecidas a costa de recibir insultos y palizas de parte de estos. Esto creo que es algo inevitable, pero creo que se debería de castigar mucho más el Bullying que lo que realmente esta hoy en día, por lo menos en España. Un castigo más amplio para todos aquellos chavales que hagan Bullying o sean cómplices de ello. Saludos y gracias por este artículo, como siempre en la buena línea de la redacción.

    1. Gracias a ti Javier por leernos y entregarnos tu comentario. Este problema está radicado en nuestro sociedad y sólo esperamos que las cosas cambien para las víctimas de este maltrato. Seguiremos informando sobre éste y otros temas que ayudan a la gente a reflexionar y difundir los principios. te enviamos un abrazo.

  2. Yo soy profesor de primaria (sexto) y realmente me han sucedido muchos casos similares. Yo siempre intento intervenir lo máximo posible para evitar al máximo el bullying en mi aula. Por suerte, mi clase en ese aspecto no se porta mal y suelen ser muy críticos, se puede razonar con ellos.

    1. Muchas gracias por su aportación y por contribuir como docente a erradicar la lacra social que supone el bullying. Se necesitan profesionales comprometidos, para poder formar jóvenes con mentes libres de prejuicios, porque la libertad de expresión es la mejor manera para poder vivir en comunidad. Quedamos en contacto, un abrazo.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 4 =