educación online

Los efectos del Covid-19 en la Educación

Después de varios meses de pandemia del Covid-19, se puede hacer un análisis de cómo ha afectado al sector de la educación. Y lo más importante, cómo les ha afectado a los estudiantes.

Covid-19 y los efectos en la Educación

El coronavirus trajo una serie de desafíos en todos los ámbitos, y tal vez, el sector más afectado es el de la educación, ya que un factor muy importante es la presencia de los estudiantes en las aulas. No es lo mismo entregar educación a distancia o vía online.

Lo primero que debemos establecer es la brecha educativa que existe, con y sin coronavirus, pero se ha evidenciado aún más en la pandemia.

Si ya existían diferencias educativas, en tiempos de pandemia se ha vuelto mucho más notorio, han salido a la luz diferencias no vistas o no resueltas.

Los más vulnerables se han visto más afectados a nivel mundial, ya que el confinamiento no les ha permitido recibir otras ayudas necesarias que les brinda la escuela, como alimentación, salud y apoyo emocional.

La mayoría de los países han suspendido las clases presenciales, con las debidas consecuencias que ello conlleva, tanto económicas como sociales.

Lo que se ha visto afectado es: recibir el debido aprendizaje, insuficiente alimentación, falta de preparación de los padres para la enseñanza a distancia o desde la casa, acceso desigual a las plataformas de aprendizaje digital, insuficiencias en materia de cuidado de los niños, costos económicos elevados, incidencia mecánica en el sistema de salud, aumento de la presión para los centros escolares que permanecen abiertos y tendencia al incremento de las tasas de abandono escolar (Revista Latinoamericana de educación inclusiva).

Todos estos elementos no afectan de la misma manera a todos los estudiantes, según la UNESCO, ya que existe la desigualdad.

¿Quienes son más afectados?…los mismos de siempre, los más vulnerables.

La institución escolar juega un rol social insustituible en el reconocimiento y compensación de las diferencias de origen. Es la herramienta más poderosa para reducir las desigualdades.

Por muy malo que sea un sistema educativo, es mucho mejor que si no lo hubiera y con el cierre de las escuelas este sistema queda en su mínima expresión. Y lamentablemente para algunos desaparece.

Los niños, niñas y adolescentes en situación de discapacidad son los que más están sufriendo la clausura de los establecimientos educacionales. Debemos reconocer que en los últimos años las políticas y procesos de inclusión están dando sus frutos, en acceso, participación y también a nivel del aprendizaje.

Con la educación a distancia, muchos niños con capacidades diferentes quedan marginados, ya sea porque no tienen las destrezas o no están preparados en el uso de los dispositivos digitales o porque los programas no son accesibles para ellos, ya que muchos requieren enseñanza personalizada y apoyo de profesionales especializados.

Otro grupo que se ha visto muy afectado es el de las familias con menor nivel socioeconómico y dentro de ellos también los migrantes.

Generalmente, para este grupo de estudiantes, la escuela es su única salida, la única vía de ejercer su derecho a la educación.

Los que menos recursos tienen son los que más sufrirán las consecuencias durante la pandemia.

La educación a distancia es solo para algunos, para los que tienen mejores recursos económicos, ya que eso les permite tener mejores equipos y acceso a internet en casa. En la otra vereda están los que no tienen esos recursos y que no pueden beneficiarse de esa opción.

No debemos olvidar que hoy en día aún hay muchos hogares que no disponen de electricidad, en pleno siglo XXI. Entonces, ¿cómo se puede hablar de educación a distancia?.

La pandemia ha dejado al descubierto muchas carencias y muchas brechas, una de ellas es la brecha digital existente entre las escuelas y sus docentes.

Partiendo de esa base, cómo se puede hablar de educación digital si los profesores y escuelas no están preparados para impartirla.

Muchos han debido improvisar en sus programas educativos con tal de no dejar en absoluto abandono a sus alumnos.

La emergencia sanitaria debido al Covid-19, está dejando numerosas enseñanzas, es por eso que se habla de una nueva normalidad, desde ahora en adelante muchas cosas cambiarán en nuestras vidas y deberemos enfrentarlas de una manera diferente.

Las autoridades entendidas en educación están tomando medidas desde ya, es así que académicos e investigadores alrededor del mundo han comenzado a desarrollar estudios, recopilando información valiosa y experiencias que aporten para contrarrestar aquellas limitaciones que han salido a la luz y son evidentes.

Las consecuencias de la pandemia son devastadoras, en todos los ámbitos, pero aún más en la educación, ya que son los estudiantes los profesionales del futuro y un país se construye en base a la educación, en base a buenos profesionales, bien preparados.

Si la brecha educativa ya existía antes de la pandemia, ahora se hizo más notoria, siendo los estudiantes más desfavorecidos económicamente los más afectados.

La brecha educativa es la diferencia que existe entre la educación que reciben aquellos jóvenes con menos recursos y con situaciones familiares complicadas, y aquellos que provienen de entornos más estables y más adinerados (lavanguardia.com).

Un dato no menor es que en el año 2018 un 14% de los hogares de España no tenía acceso a internet (INE), esto impide a los alumnos más desfavorecidos seguir las clases de forma virtual o realizar las tareas.

El confinamiento y las consecuencias generadas por la pandemia podrían causar estrés y afectar la salud mental de los más jóvenes, especialmente en aquellas familias con menos recursos, según la ONG Save the Children.

Expertos del sector educativo advierten que puede crearse una mayor desigualdad educativa, que los alumnos no consigan aprender los contenidos, ni desarrollar las competencias previstas y que haya más repetidores de curso.

Por ello, en varios países los estudiantes ya han empezado a volver a las aulas, tomando todas las medidas correspondientes al coronavirus, para tratar de volver a la normalidad o a la nueva normalidad.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20200521/481301440952/consecuencias-educacion-coronavirus.html

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-73782020000100011

https://www.cepal.org/es/publicaciones/45904-la-educacion-tiempos-la-pandemia-covid-19


Oferta Formativa

Máster en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica

El Máster Oficial en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica ha sido diseñado como una titulación que capacitará a los futuros profesionales en conocimientos sobre orientación, diagnóstico, asesoramiento e intervención psicopedagógica en los alumnos, utilizando los métodos y técnicas más apropiadas en la cual los alumnos adquirirán una formación integral y multidisciplinar en el ámbito educativo y psicopedagógico.

Más información en nuestra página https://www.aucal.edu/masteres-oficiales/master-en-psicopedagogia-y-orientacion-educativa.html

 

 

 

 

2 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − cuatro =