maltrato infantil

Maltrato infantil: ¿cómo prevenirlo y qué hacer cuando se detecta? Parte II

En el artículo anterior describí lo que es el maltrato, los tipos y las consecuencias que afectan a los niños y adolescentes; claramente, lo ideal es prevenirlo para evitar las secuelas que deja en las víctimas. Cuando ya es detectado, muchas veces no se sabe cómo actuar frente a los hechos, por eso es importante informarse para reaccionar a tiempo y de forma eficiente.

¿Qué podemos hacer para prevenir el maltrato infantil?

Enseñarles a los niños a defenderse ante posibles amenazas y explicarles los temas relacionados con violencia, abuso y maltrato, no es fácil para muchos padres, pero es clave para que aprendan a protegerse, a detectar amenazas y a contar a los adultos de confianza si sienten que están siendo vulnerados. La comunicación fluida y de confianza es fundamental como primer paso para la prevención.

La escuela también juega un rol protagónico cuando hablamos de prevenir situaciones de riesgo y de enseñar a cuidar el cuerpo, a valorarse, a detectar amenazas, en enseñar los derechos de la infancia y en cómo reconocer que están siendo víctimas de maltrato. Obviamente, la forma de tratar estos temas dependerá de la edad de los niños, de los planes y programas de la escuela y de la aprobación de los padres y apoderados para trabajar esta temática en clases.

Los niños, niñas y adolescentes también necesitan disponer de determinadas habilidades que son necesarias de promover y enseñar de forma directa y sistemática tanto en las familias como en las escuelas. Son aquellas relacionadas con las competencias emocionales, comunicativas, asertivas, sociales y de resolución de problemas interpersonales, que actúan como herramientas de protección para ellos.

También hay actitudes de los adultos que pueden ser negativas en el área de la prevención, por ejemplo: sobreproteger a los niños para que no conozcan los peligros de la vida real, evitar hablar de abuso sexual o temas que para ellos son tabú, generando la indefensión de los niños y que, por ser algo desconocido, no les permitirá protegerse de forma apropiada.

En la medida en que se fomente la conciencia en un niño o niña sobre la existencia de riesgos, se les da la oportunidad de generar estrategias para reconocerlos y afrontarlos; esto no significa bombardearlos frecuentemente con estos temas, pero sí se pueden aprovechar ciertas instancias para entablar la comunicación, por ejemplo: comentar algún hecho noticioso, conductas de personas conocidas que no deben imitar y que pueden generar algunos sentimientos confuso en ellos, aprovechar la propia curiosidad de los niños en cuanto a su cuerpo y sexualidad. Siempre se debe tener en cuenta la edad del niño y su nivel de madurez para adecuar de la mejor manera posible, los temas a tratar con ellos.

Es importante que cuando los padres, por diversos motivos, no puedan conversar estos temas con sus hijos, acudan a las personas o profesionales que pueden orientarlos en cómo abordar la temática del maltrato y la vulneración de los derechos del niño.

¿Cómo abordar el maltrato cuando ya se ha producido?

Ya sea que el maltrato es evidente o que existe una sospecha en relación al riesgo de un niño ante situaciones de abuso, se debe denunciar a las autoridades competentes, incluso la escuela tiene la obligación de denunciar la situación a las autoridades competentes, siguiendo los protocolos correspondientes.

Muchas veces, identificar el maltrato es difícil, pero una vez hecho y denunciado, el proceso de evaluación de la situación, de los hechos y evidencias debe ser lo más riguroso posible. Luego de todo esto, llega el tratamiento, que se centra en reducir las consecuencias psicológicas y físicas a largo plazo, y en lo posible, entregar herramientas que faciliten la prevención de nuevos episodios de maltrato.

Generalmente, la intervención en estos casos está a cargo de organizaciones estatales o corporaciones cooperadoras del estado que deben proveer de apoyo legal, psicológico y social que el niño, niña o adolescente, necesitan.

El tratamiento puede ayudar tanto a los hijos como a los padres en situaciones de maltrato. La principal prioridad es garantizar la seguridad y la protección de los niños que han sido maltratados.

La contención emocional y la psicoterapia son primordiales en estos casos, ya que pueden:

  • Ayudar al niño a resignificar la experiencia y disminuir o eliminar los sentimientos de culpa en torno a esta.
  • Ayudar a un niño que fue maltratado a aprender a confiar de nuevo.
  • Enseñar a un niño sobre comportamientos y relaciones normales.
  • Enseñar a un niño a manejar los conflictos y así aumentar su autoestima.

A los padres pueden ayudar a:

  • Identificar y abordar a tiempo, conductas de sus hijos que puedan asociarse a una experiencia de maltrato.
  • Descubrir las causas del maltrato y trabajar en ellas.
  • Aprender maneras efectivas de afrontar las frustraciones que son inevitables en la vida.
  • Aprender estrategias parentales adecuadas para criar a los niños.

Cada uno de nosotros puede evitar el maltrato o ayudar a que no continúe y así, proteger a los niños que han sido vulnerados. Las consecuencias que pueden enfrentar los niños pueden ser marcas permanentes en ellos, si podemos evitarlo, hagámoslo, por amor, empatía y solidaridad.


Fuentes utilizadas en este artículo:

https://www.observatoriodelainfancia.es/ficherosoia/documentos/4831_d_prevencion_y_abordaje_del_maltrato_infantil_y_abuso_sexual_desde_la_familia_y_las_ampas_0.pdf

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/child-abuse/diagnosis-treatment/drc-20370867


Acerca de la Autora

 

 

 

 

Gabriela Briceño Garay

Titulada con honores en Educación Diferencial (Chile), con Mención en Déficit Intelectual. Dentro de sus especializaciones y experiencias destacan el ser Especialista en Trastornos del Lenguaje y Dificultades del Aprendizaje, Jefatura Técnica Pedagógica y Coordinación de Programas de Integración Escolar, además de contar con un perfeccionamiento en Diseño Universal para el Aprendizaje y en Arteterapia. Actualmente cuenta con un Diplomado en Educación Inclusiva.


Oferta Formativa

Máster en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica

El Máster Oficial en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica ha sido diseñado como una titulación que capacitará a los futuros profesionales en conocimientos sobre orientación, diagnóstico, asesoramiento e intervención psicopedagógica en los alumnos, utilizando los métodos y técnicas más apropiadas, en el cual los alumnos adquirirán una formación integral y multidisciplinar en el ámbito educativo y psicopedagógico.

Más información en nuestra página: https://www.aucal.edu/masteres-oficiales/master-en-psicopedagogia-y-orientacion-educativa.html

 

2 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =