Mediación versus prevención

El interés por la mediación está creciendo, entendida esta en el ámbito privado de la familia, ante tantos casos de ruptura de pareja. Pero no tan solo la mediación familiar está en auge, existe una mediación  nivel escolar, que también está alcanzado unos niveles altos de participación, como consecuencia de los conflictos que se producen por el deterioro de las relaciones interpersonales en las escuelas. Evidentemente la mediación no lo es todo en esta clase de conflictos, pues adquiere más importancia la prevención de estos conflictos; si bien es verdad que cuando la prevención no se ha aplicado o no ha surgido los efectos deseados la mediación es la mejor alternativa.

La mediación no es un instrumento mágico que solucionará los conflictos,  es una herramienta que puede mejorar la gestión de determinados conflictos, ya que no aporta solución para todas las situaciones conflictivas.

Los conflictos que se generan en el ámbito educativo no siempre se resuelven o administran de forma adecuada, lo que ha llevado a un aumento de la intervención fuera de la comunidad educativa donde se ha generado. La mediación a estos niveles tiene similares características a la mediación familiar, en cuanto a que debe ser voluntaria, confidencial y contar con la imparcialidad del mediador. Una buena mediación escolar será aquella que sepa transformar el conflicto en una oportunidad de vivir la cultura de la paz y la no violencia.

Son muchas las variables ajenas a la escuela que explican el comportamiento antisocial que se observa entre el alumnado de  los centros educativos, como puede ser la violencia tan presente en el conjunto de nuestra sociedad, la violencia en los medios de comunicación, a la cual los alumnos están expuestos muchas horas al día, así como lo que el alumno aprende, ve y sufre en su propia familia o grupo de iguales. De este modo nuestros niños están siendo educados en valores como la injusticia, la insolidaridad, el maltrato físico y psíquico, en un modelo de relaciones basado en la intolerancia.

mediacion-prevencion-2

 

Estamos enseñando a nuestros niños a tener poca paciencia, a lograr todo enseguida, en ocasiones sin apenas esfuerzo, y en otras con un esfuerzo desmesurado para su edad o nivel cognitivo. Por estos motivos se dan más conflictos ahora que antes, pues ante cualquier imprevisto el niño no sabrá gestionar sus emociones negativas ante esa situación, frustrandose rápidamente y utilizando la violencia como manera de enfrentarse a las situaciones.

Otra situación que también se da de manera habitual es el poco tacto de algunos padres cuando comparan a sus hijos con otros, siendo los primeros los que  más desfavorecidos quedan; suele ser una mala práctica, que los únicos resultados que dan son una continua frustración en el menor. Resulta fundamental fomentar la autoestima y la empatía a través de la valoración positiva, porque contribuye a la convivencia y previene el conflicto.

Técnico Superior en Mediación Familiar es una formación que prepara al alumno para lograr las mejores soluciones ante este tipo de problemas, y con Aucal podrás prepararte para tu futuro laboral en esta área.

¿Exigimos demasiado a nuestros niños desde edades tempranas?

¿ Se potencia de manera adecuada la prevención de conflictos en los centros educativos?

 

MÁS INFORMACIÓN:

Tres institutos aplican la mediación escolar y otros dos se suman este curso

Alumnos mediadores, la mejor solución para acabar con los conflictos en las aulas

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho − 4 =