Menores extutelados: consecuencias tras la mayoría de edad

Menores extutelados: consecuencias tras la mayoría de edad

Los menores que, por diversos problemas familiares, pasan a ser tutelados por la Administración, viven un momento crítico cuando cumplen 18 años y pasan a ser menores extutelados. A partir de entonces se les obliga a vivir de manera autónoma, sin guías ni nadie que les ayude.

La mayoría de edad supone que pasen, de un día para otro, a la vida adulta bastantes años antes que la media de los jóvenes españoles; de esto se han ido dando cuenta las diferentes comunidades autónomas, por lo cual algunas cuentan con recursos extras para poder facilitarles la incorporación a la vida adulta.

Solución: La Ley de Infancia de 2015

Esta vulnerabilidad a la que se enfrentan estos jóvenes fue trasladada por las asociaciones e instituciones que trabajaron conjuntamente para sacar adelante la Ley de Infancia de 2015.

Por ello, uno de los cambios que se introdujeron fue la ampliación de los recursos hasta los 21 años. El paso intermedio son los pisos de emancipación, con el objetivo de lograr que el joven adquiera las habilidades necesarias para poder enfrentarse a la vida adulta. Para poder cumplir estos objetivos en todos los pisos los jóvenes deben tener un proyecto vital, comprometiéndose a estudiar o a buscar un trabajo. Además, se les enseña a llevar una casa.

Consecuencias a todos los niveles de los Menores extutelados

Tenemos que recordar que cuando un niño es tutelado por la administración correspondiente es porque su situación personal no le permite vivir con su familia directa, ya no hablamos de padres, sino de cualquier otro familiar directo.

A nivel psicológico la presión que sufre los menores extutelados es importante, son menores que si no hubieran acabado en manos de la Administración acabarían delinquiendo, por ello es muy importante guiar sus primeros pasos de adulto de una manera correcta y firme.

Ninguna persona está preparada al 100% para vivir una vida autónoma e independiente con 18 años, por los menos en nuestro momento actual, donde siguen siendo niños grandes con muchas aspiraciones de futuro, pero sin nada seguro en el horizonte de su vida.

Menores extutelados: consecuencias tras la mayoría de edad

Pero el destino es caprichoso en ocasiones, y exige comportamientos apenas aprendidos en personas que no deberían hacer determinadas cosas, máxime cuando gente con su misma edad no las hace. La sobreprotección a la cual sometemos a nuestros menores no es facilitador para poder vivir una vida in dependiente, pero lo cierto es que tampoco se puede dejar a los jóvenes guiar sus pasos cuando acaban de empezar a andar.

Y es que, lamentablemente ,a pesar de que los programas sean buenos,  hace falta dedicar más dinero a estos temas, porque ya se sabe que en servicios sociales, los temas de infancia son los que menos presupuesto tienen.

¿Un joven con 18 años es demasiado inmaduro para vivir su vida de manera completamente autónoma?

¿ Crees que existe el síndrome de la tutela?


Formación relacionada

Psicopedagogía escolar es una formación en modalidad online y que entrega al alumno las herramientas para poder atender las necesidades de educación de los niños en sus diferentes etapas.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 3 =