Menores tutelados por el Estado- casos y consecuencias

Menores tutelados por el Estado: casos y consecuencias

Cuando los padres no pueden encargarse de su hijo, el Estado tiene la obligación de velar por los intereses de ese menor y asumir su tutela el tiempo que sea necesario; es algo necesario pero que supone un importante desembolso, tanto económico como social, puesto que no siempre se cuentan con los recursos necesarios, o más bien con los recursos deseados para realizar un buen trabajo con los menores tutelados por el Estado.

El camino de los menores tutelados por el Estado

No siempre son caso de malos tratos o abandonos, puesto que  no escolarizar a un menor que por edad debería estarlo también supone una falta grave y como tal se le podrá retirar la tutela de ese menor a sus progenitores y pasan a ser menores tutelados por el Estado.

Estos casos de no escolarizar o de faltar asiduamente  al colegio suele darse más en niñas que en niños, las niñas son sacadas de los colegios para prepararlas para casarse, esto sigue ocurriendo a día de hoy en determinadas culturas o religiones, y no favorecen para nada el intento de igualar y equiparar derechos y libertad de hombres y mujeres.

Cada cierto tiempo salen en las noticias o en redes sociales casos en los cuales el menor ha sido retirado de su familia, como motivos principales se suelen argumentar ser madre soltera, no contar con ingresos, no tener una estabilidad laboral o incluso el tipo de alimentación que tiene la madre y pretende inculcar a su hijo.

Pero el Estado no gana nada asumiendo tutelas de manera indiscriminada, por motivos banales y nada importantes. Si el estilo de vida de los progenitores no afecta de manera directa al menor no hay nada que temer, puesto que nadie disfruta “quitándoles”  niños a su padres.

menores tutelados por el Estado

Las secuelas psicológicas que pueden provocar una separación son grandes y difíciles de solucionar, puesto que el menor, salvo raras excepciones y suele ser en los casos de maltrato continuado, no llegara a comprender porque los separaran de su familia, como si él hubiera hecho algo mal o ya no se quisiera.

Los humanos dependemos del cuidado de nuestra familia para sobrevivir y para poder llevar un desarrollo normal después de nacer. Los niños sufren ante cualquier cambio, para ellos todos son grandes cambios, no entienden que puede ser mejor para ellos o que es necesario, tan solo entienden el todo y no las partes.

La reunificación posterior con su familia nunca será capaz de revertir los cambios causados por el estrés de la separación temprana.

Los menores tutelados por el Estado deberían volver con su familia biológica, pero cuando esto no es posible se buscan alternativas, la mas adecuada para cada caso y persona, no hay una fórmula concreta.

Cada caso merece un análisis exhaustivo, porque cada niño es importante por si mismo y por la historia que puede aportar.

¿Crees que el Estado interviene más de lo necesario en las vidas familiares?

¿Se retira la tutela a los padres sin investigar todo lo necesario?


Formación relacionada

Especialidad en Mediación Familiar, un título profesional necesario para resolver estos casos de la sociedad.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + diecinueve =