Padres en crisis, hijos en crisis

Los padres son modelos comportamentales a seguir por sus hijos, que observan todo aquello que hacen y dicen. Son muy importantes puesto que las relaciones que experimentan los niños en su infancia determinan la forma en que se relacionarán con los demás durante el resto de su vida. Al relacionarse con sus padres aprenden, además, como comunicarse, escuchar con atención, interpretar las expresiones faciales, compartir y comprender la comunicación no verbal.

Las discusiones y  la falta de acuerdos entre los padres hacen que el niño experimente una sensación de falta de seguridad continua, puesto que su modelo a seguir se tambalea y resquebraja. Cuando los padres discuten no están atendiendo las necesidades de su hijo, apareciendo sentimientos de soledad, angustia, frustración y confusión. Estos sentimientos influyen decisivamente en el niño, en todos los ámbitos de su vida: en el colegio, con sus amigos o con el resto de la familia. Por ello es muy importante que los padres formen un equipo, consensuando todas las opciones e intentando tener en cuenta las necesidades fundamentales del menor. Los padres han de entender que ellos también están en un proceso de aprendizaje y que equivocarse forma parte del mismo. Los padres deberán decidir en privado cuales serán las reglas en el hogar y ambos deberán estar de acuerdo y respetar lo decidido; si los padres tienen conceptos distintos sobre la crianza de los hijos será más complicado el proceso de acordar esas reglas, puesto que chocaran en muchos aspectos.

padres en conflicto

Respetar a la pareja no es hacer siempre lo que esta quiere, sino saber afrontar las discusiones de una manera correcta y acertada, para que de esta se saque algo positivo. Cuando la relación está muy deteriorada, es conveniente mantener siempre la calma y no dejándose llevar por los impulsos o por la ira; nadie va  a escuchar si siente que le estamos atacando. Hay que  aceptar que no se puede  cambiar la opinión de las personas,  pero eso no significa que tengamos que cambiar la nuestra. En una pareja uno de los dos suele ser mas benévolo que el otro y los hijos acudirán al que saben que menos pegas le van a poner y que aceptara sus peticiones. Lo idóneo sería intervenir ambos progenitores en la toma de decisiones de los hijos pero si no se puede por falta de acuerdos o criterios comunes lo mejor es delimitar los campos de actuación de cada parte, respetarlos y no intervenir bajo ningún concepto a no ser que la pareja lo pida.

Si se duda de que sea algo que podemos hacer solos lo mejor es pedir ayuda a un profesional antes de que la situación se haga insostenible y repercuta en los niños. Los profesionales que apoyan estas situaciones son los Mediadores Familiares, quién trata de llevar el conflicto a un buen término y siempre pensando en el bienestar del niño. En Aucal Business School puedes formarte en esta área.

¿Es tan importante el consenso entre los padres?

¿De qué manera repercutirá un mal ambiente familiar en el menor?

MAS INFORMACIÓN:

– Los 12 errores más comunes de los padres: https://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130222/54366970668/los-12-errores-mas-comunes-de-los-padres.html

– No hay niños ni padres perfectos: https://www.abcdelbebe.com/etapa/nino/preescolar/comportamiento/la-importancia-de-reconocer-tu-errores-como-padre

 

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + quince =