¿Por qué nos cuesta tanto leer con comprensión?

¿Por qué nos cuesta tanto leer con comprensión?

Si no comprendemos lo que leemos, no desarrollamos una auténtica actividad de lector. Esta es la realidad, y es una de las bases de toda actividad educativa. Algo nos motiva cuándo nos gusta y engancha, y a la lectura hay que dedicarle tiempo para que esto pase.

Comprender lo que leemos

Se dice que la edad perfecta para comenzar a leer con comprensión es sobre los 6 años, que en nuestro actual sistema educativo coincide con la entrada a primaria, antes de esa edad se trata tan solo de familiarizarse con los libros, escuchar historias, tener libros muy visuales para relacionar texto con imágenes. Para cuándo realmente comiencen a leer por si solos sepan engancharse a la historia y quieran continuar.

En el acto de leer intervienen factores fisiológicos y psicológicos, y como otras tantas cosas en la vida requiere de una cierta maduración a nivel general, como cualquier cosa nueva que se aprende.

Un niño de tres años no estará preparado para ello, podemos enseñarle letras, números, colores, intentar que las escriba poco a poco, pero su mente no será capaz de retener tanta información. Y es que lo ideal sería que los centros fueran capaces de adaptarse a las necesidades personalizadas de cada niño, pero como no es así puesto que el ratio profesor-alumno que existe en la actualidad no lo permite, lo que mejor que se puede hacer es intentar vivir la situación con naturalidad. Porque no depende de métodos milagrosos, sino de la precocidad en alguna área concreta del desarrollo, o la tiene o no la tiene, el implantárselo sin más es forzar el proceso.

Comprender lo que leemos

Poco interés en la lectura

Resulta preocupante el bajo interés en la lectura que se está detectando en los últimos años, quizás influenciado por el uso masivo que tenemos todos de móviles, tablet y demás dispositivos tecnológicos, donde incluso sale una voz que te dice lo que pone, para que no tengamos que perder el tiempo en hacerlo, con lo que al no leerlo tampoco nos preocupamos de si lo entendemos o no. Y es que no entendemos la lectura como un acto comunicativo de diálogo entre el lector y el texto, el texto nos habla y tenemos que saber entenderlo si queremos continuar; si se explicara de este modo a los niños, cogerían la lectura con ganas, como un juego donde deben ganar.

Una persona que comprende lo que lee, tendrá siempre una visión propia de las cosas, no será tan fácil engañarla en muchos aspectos, tendrá muchos conocimientos, aunque sea alguien con unos estudios muy básicos, eso dará igual, porque quien lee aprende, contenidos llenos y con sentido, no memoriza, sino que capta la esencia de las letras.

¿Se enseña en los colegios a tener una correcta comprensión de la lectura?

¿Es cierto que cada vez se lee menos?


Aucal Formación te invita a conocer su oferta formativa del área Social y ayuda a la Comunidad, donde se entregan amplios conocimientos con respecto a las necesidades de cada individuo y de la sociedad. Hoy podemos destacar una formación que tiene relación con la temática que vimos en este artículo, el Máster en Psicopedagogía, un título propio que entrega un completo asesoramiento pedagógico en las diferentes etapas del niño hasta su adolescencia. Puedes solicitar información sin compromiso.

 

Un comentario

  1. Buenos días.
    Supongo que la edad de aprender a leer dependerá de cada niño. A mi hija con 3 años recién cumplidos le compré un cubilete con letras imantadas para la nevera y le enseñé las letras asociándolas con los nombres de sus primos y tíos. El caso es que usando ese refuerzo aprendió medio abecedario en un día aunque si le preguntas como se llama una letra siembre va asociada con el familiar en cuestion : “T de tita Bea”, P de papá… Con 4 años ya lee palabras simples enteras, papa, mama, patito…

    El siguiente paso que tengo planeado para inducirla a la lectura son los cómics. Yo mismo leía cientos de cómics de pequeño, no manga sino obras europeas en plan Tintín, y Mortadelo. Gracias a que de pequeño leía cómics y ahora leo libros. Con mi hija quiero aplicar la misma técnica que funcionó tan bien conmigo.

    Un saludo y gracias por el articulo.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =