¿Se puede erradicar el machismo?

Cuando se habla de violencia de género se piensa siempre en aquella que es ejercida por hombres hacia las mujeres, siendo ambos matrimonio o pareja. Pero cada vez se dan más casos en los cuales el agresor es la mujer, o incluso de padres que matan a sus hijos, como manera de vengarse de sus parejas, porque así les hacen más daño, y es que al fin y al cabo la violencia de género es eso: infligir daño.

¿Se nace o se hace violento?

Muchas veces se ha planteado la duda de si el agresor nace o se hace, si las circunstancias en las cuales le toca vivir le hacen adaptarse a la vida de una manera poco apropiada, respondiendo con violencia, como animales encerrados que solo quieren defenderse de las adversidades de la vida.

Es un tema tan complejo como delicado, porque en cada nuevo caso que sale a la luz se observa que tanto víctimas como agresores son cada vez más jóvenes, sacando como conclusión que el machismo no entiende de edades, y que si teníamos la esperanza de que las nuevas generaciones supieran estar a la altura tenemos que hacer un ejercicio de reflexión y ver que está fallando. Y es que se ha normalizado que si hay amor es normal que tu pareja te controle y le guste saber dónde estás en todo momento, síntomas de una sociedad cada vez más materialista, donde la falta de atención que falta por parte de los padres es sustituida por móviles, tablets y juguetes caros, no aprendiendo a canalizar de la manera correcta esos sentimientos de abandono que tienen por esos hechos, sustituyéndolo por un control excesivo de su pareja.

Pero lo realmente preocupante no es que reaccionen así, sino que la otra parte implicada, así como el entorno lo vean como algo normal. Y es ahí donde se tendría que actuar.

¿Evolución social o estancamiento?

Frases tan típicas, como aparentemente inocentes, del tipo: los celos son muestra de amor o “los chicos pueden salir con muchas chicas pero las chicas no pueden salir con muchos chicos”, no contribuyen a que la situación sea distinta generación tras generación, porque pensamos que somos muy modernos y hemos avanzado, y no es así. Seguimos con los mismos pensamientos, pero con más recursos para utilizarlos, lo cual podría verse como algo positivo, pero se usa al contrario. Y es que hay aspectos en los cuales la evolución va más lenta, siendo casi inapreciable, las mujeres quieren avanzar, tener independencia económica y social, y parecía que se había conseguido, pero no. No mientras un hombre mate a su propio hijo como venganza contra su mujer por dejar la relación, porque si la mata a ella no sufrirá, no mientras un adolescente mire el móvil de su novia queriendo controlar con quien habla y con quien sale.

¿Que debería hacer la sociedad para erradicar el machismo?

¿Hay demasiado sentido de la propiedad en la adolescencia?


Conoce nuestras formaciones del área social, todas adaptadas a las capacidades que la sociedad está necesitando de los profesionales activos.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =