comer en familia

Síndrome Alcohólico Fetal: el origen de los problemas en la adopción

Cuando una persona o pareja decide a adoptar, lo hace con toda la ilusión del mundo para cuidar a ese niño o niña con toda clase de mimo, intentando sanar las heridas físicas y  psicológicas, porque detrás de todo niño que es dado en adopción, a menudo existe una historia triste y cruel que sanar. Analicemos lo que significa Síndrome Alcohólico Fetal.

Un pasado que afecta al futuro y presente de los niños adoptados

Algunos de estos niños adoptados comienzan a edades tempranas a mostrar conductas agresivas, falta de entendimiento de la autoridad, dificultades para gestionar las emociones y las relaciones con otros niños.

Es entonces cuando los padres comienzan su batalla personal y  peregrinaje por psicólogos y psiquiatras con la esperanza de poder solucionar todo rápidamente y volver a la rutina.

Una esperanza que se desvanece cuando el niño o niña es diagnosticado con SAF: Síndrome Alcohólico Fetal, por la exposición al alcohol durante el embarazo.

SAF: Síndrome Alcohólico Fetal, un problema con prevalencia que tiene solución

La mayoría de estos niños presenta alteraciones en el sistema nervioso central que provocan problemas neurológicos, intelectuales y de conducta. A veces, incluso, alteraciones en otros órganos.

La agresividad, la hiperactividad, los problemas de aprendizaje, visuales y auditivos, o la falta de habilidades sociales son algunos de los problemas más comunes en los afectados. Como dato de especial interés diremos que un alto porcentaje de los ingresados en centros terapéuticos y de acogida en España son menores adoptados.

  Es por ello un tema serio, y la solución no pasa por dejar de adoptar niños de otros países, esta debería ser la última opción. Entonces ¿Qué hay que hacer ante este problema? La solución pasa por un diagnóstico precoz, una atención integral y un tratamiento pluridisciplinar.

Síndrome Alcohólico Fetal

La necesidad de un diagnóstico a tiempo

Diferentes estudios han dado como resultado la predisposición de estos niños a caer en adicciones en un futuro. Por otro lado, los diagnósticos suelen ser tardíos, lo cual dificulta mucho una intervención de calidad.

Por ello, es necesario promover sistemas y estrategias para obtener diagnósticos precoces y claros desde el principio en los países de origen antes de entregar a los niños en adopción.

Tras el diagnóstico, se  debería poner en conocimiento de los padres que se trata de niños con necesidades especiales. El objetivo es que las parejas interesadas sepan desde el principio a qué se exponen y actúen en consecuencia para el bienestar del niño.

Aunque esto, con la legislación actual  se complica puesto que en las adopciones internacionales son los países de origen los que deciden qué información dar.

En definitiva, si se tratara de un problema de adaptación, las solución sería más rápida y sencilla: se trata tan solo de entrenar ciertas habilidades y comportamientos, pero la realidad de este problema requiere un abordaje más profundo.

La adopción es un proceso de incertidumbre para los niños acogidos, y también para los padres, que se enfrentan muchas veces a largos y costosos trámites para finalizar con éxito su proyecto de familia.

¿ Cambiarías algún procedimiento en las adopciones internacionales?

¿ Crees que se pueden evitar de algún modo este tipo de situaciones?

Formación relacionada

Psicopedagogía escolar es una formación en modalidad online y que entrega al alumno las herramientas para poder atender las necesidades de educación de los niños en sus diferentes etapas.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =