aditivo antibacteriano

Los beneficios de los aditivos antimicrobianos

Aunque son imperceptibles a nuestra vista, vivimos rodeados de millones de microorganismos. También llamados microbios, son seres vivos que cuentan con una organización biológica básica y que, por su tamaño reducido, sólo pueden visualizarse con el microscopio.

Existen microorganismos beneficiosos para el ser humano, como los que constituyen nuestra microbiota intestinal o los suplementos de probióticos. Pero muchos otros pueden provocarnos enfermedades si consiguen invadir nuestro organismo, como en el caso de ciertas bacterias, virus y hongos.

¿Sabías que el volante de un coche o el botón de un ascensor contiene más bacterias que el inodoro de un aseo público? La mayoría de las superficies con las que solemos estar en contacto en nuestro día a día tiene más microorganismos de los que podemos imaginar, como las barras de bares y restaurantes, los pomos de las puertas de lugares públicos, y no digamos de las monedas y billetes o nuestros propios teléfonos.

Afortunadamente, hoy en día existen empresas que se han especializado en la fabricación de aditivos antimicrobianos o antibacterial additives capaces de eliminar bacterias, hongos y virus de casi cualquier superficie.

El crecimiento bacteriano es exponencial, por lo que una sola bacteria puede dar origen a millones de ellas en cuestión de pocas horas. Esto puede ocasionar una infección considerable, e incluso un riesgo mayor si es peligrosa para nuestro organismo, por lo que resulta de vital importancia cuidar este tipo de cuestiones en lugares frecuentados por multitud de personas o que necesiten extremar sus condiciones de higiene, como colegios, hospitales, gimnasios, interiores de medios de transporte o plantas de procesamiento de alimentos.

En estos lugares no es suficiente con lavarnos las manos o adoptar otras medidas a nivel personal, sino que es aconsejable recurrir a profesionales que nos garanticen una adecuada limpieza y desinfección, así como un mantenimiento posterior. ¿Quién no iría más tranquilo a un parque de bolas con sus hijos sabiendo que el local cuenta con una óptima desinfección?

UN PRODUCTO CON INFINIDAD DE APLICACIONES

Los aditivos antibacterianos son inorgánicos y están fabricados con la última tecnología, por lo que resultan eficaces en cantidades reducidas. Además, son reciclables y respetuosos con el medio ambiente.

Con ellos podemos proteger infinidad de materiales: envases y utensilios de alimentación, plásticos, porcelana sanitaria, pavimentos, material de construcción, pinturas y barnices, material cerámico, sellantes y adhesivos, materiales termoestables como el poliuretano, etc., entre muchos otros con aplicaciones industriales.

El uso de estos aditivos es recomendable en infinidad de objetos y superficies, pero resulta especialmente beneficioso en cinco grandes ámbitos: en hospitales y geriátricos para suelos, prótesis, colchones, ropa para pacientes y sanitarios, dispositivos médicos, etc.; en lugares frecuentados por niños, como escuelas, comedores, parques, en material escolar o juguetes de uso público; en el ámbito de la construcción para piscinas, juntas, aplicaciones cerámicas, tuberías, pinturas, recubrimientos y un largo etcétera; en las superficies que entran en contacto con los alimentos, para todo tipo de menaje, bandejas, envases, encimeras, suelos, cestas, carros de supermercado, etc.; y en el sector del transporte para higienizar asideros, barras de sujeción, asientos, volantes o carrocerías, entre muchas otras superficies.

Al igual que un antibiótico destruye o detiene el crecimiento de las bacterias dentro de nuestro cuerpo, los aditivos antimicrobianos eliminan los microorganismos que infectan todas estas superficies, lo que proporciona gran seguridad y tranquilidad tanto a sus responsables como a sus usuarios. Con estos productos se consigue igualmente eliminar las manchas y los olores, con lo que también se gana en confortabilidad y buena imagen.

Además del saneamiento profundo de este gran abanico de superficies, el uso de estos aditivos tiene un valor añadido: al eliminar las bacterias que se alimentan de esos materiales, la calidad de los objetos o infraestructuras tratadas mejora considerablemente, prolongando su vida útil.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

5 × uno =