Mi hijo no quiere comer

DESTACADO

La nutrición infantil es uno de los aspectos más preocupantes para muchos padres. Ellos lo ven como que su hijo come mal o no pega bocado. Pero desde el punto de vista nutricional, hay que ir más allá y visualizar cambios en el estilo de vida del niño. El equipo de dietistas- nutricionistas de Aucal, analizarán el porqué de esas conductas caprichosas en la edad infantil y la información relevante para la adquisición de buenos hábitos alimentarios.

Antes de empezar a describir lo bueno que son unos alimentos u otros, es importante detenerse en la labor que realizan los padres como educadores en la alimentación de sus hijos. A pesar de ello, muchos piensan que la escuela es la responsable de la creación de los buenos hábitos alimentarios y se encuentran francamente muy equivocados. La escuela promueve y refuerza, pero si no existe una base sólida familiar los resultados no serán satisfactorios. Este tema suscita diversidad de opiniones entre padres, educadores y profesionales de la salud.

¿Por qué mi hijo no quiere comer?

Si quieres que tu hijo empiece a comer, opta por darle ejemplo y ármate de paciencia. Estos procesos suelen ser largos y progresivos. Lo primero que debes analizar es por qué tu hijo no come – según a tu parecer-. Será necesario observar si existen conductas caprichosas ya que tienden a modular el gusto del niño, es decir, si éste se acostumbra a sabores siempre dulces, solicitará sabores iguales renunciando así a todos aquellos alimentos fuera de ese umbral. Así que como “nutriconsejo”, párate a pensar por qué sucede esto.

nutricion infantil

En muchas ocasiones, los padres acuden a un dietista-nutricionista planteándoles dicha problemática. La actuación del profesional es plantear a los padres la siguiente pregunta: ¿por qué es necesario comprar ciertos alimentos insanos a los niños? La excusa perfecta de: “es que me lo pide el niño” no les resulta viable. Un niño no pide algo, si antes no lo ha visto o lo ha probado. Por ejemplo, si en la compra diaria incorporas pan de molde o nocilla, el niño recordará que cuando ha probado esos alimentos le resultaron agradables y le gustaron, por lo que en cualquier momento volverá de nuevo a solicitarlo.

Se ha demostrado que la salud en la edad adulta viene predetermina por el estilo de vida llevado en la edad infantil. En la actualidad, están aumentando los casos de niños en edades muy tempranas con diabetes mellitus tipo 2, con dislipemias o con problemas de sobrepeso, entre otros; afectando así al crecimiento y desarrollo madurativo del niño. Tanto la sociedad, la publicidad, la industria alimentaria, los padres, los educadores como los profesionales de la salud, deben unirse para poder frenar este grave problema que es hoy una realidad.

EDUCAD AL NIÑO Y NO SERÁ NECESARIO MEDICAR AL HOMBRE

¿te atreves a empezar a cambiar?

Si quieres formar parte de la sociedad como educador nutricional en centros privados o públicos y te apasiona la nutrición y alimentación infantil, puedes estudiar el curso de Técnico Superior en Dietética y Nutrición, que imparte Aucal Business School en colaboración con la universidad Antonio de Nebrija. El objetivo principal de esta formación es otorgar al alumno las bases para poder diseñar intervenciones nutricionales y concienciarlo acerca del carácter preventivo que una nutrición óptima tiene sobre la salud.

¿Consideras la figura de los padres como la responsabilidad absoluta en la creación de los buenos hábitos de sus hijos?

¿Crees que la industria alimentaria tiene un papel importante en la educación de los niños?

Información relacionada

  1. La publicidad para niños induce tempranamente al consumo excesivo, según la ONU: https://www.20minutos.es/noticia/2815271/0/publicidad-ninos-consumo-endeudamiento/
  2. El trastorno que hace que solo se coman cierto tipo de alimentos

 

2 comentarios

  1. hola, yo tengo varios hijos y tengo que decir que cada niño o niña es distinto. Es muy interesante lo que decís sobre que tienen que probar todos los sabores, etc. Un caso en nuestra familia fue la cocacola. Alguno de mis hijos no la ha probado nunca (o casi nunca) y sencillamente no le gusta. En general es verdad que deben y pueden acostumbrarse a comer de todo pero, salvo problemas de conducta o psicologicos, si la comida está rica acaban aceptandola. Hay que tener paciencia y ser firmes. Ya sabes: esta por papá esta por mamá, etc. Tambien nos ha pasado que la textura del alimento no es la adecuada: alcachofas, judias verdes poco hechas y entonces tenemos que ser humildes y aceptar el hecho: No sabe bien para ellos. En fin, que gracias y que creo que estais muy acertados.

    1. Gracias Gregorio por tu comentario. Lo que decís es muy cierto y cada experiencia es un mundo aparte. La disciplina, paciencia y mucho amor hace que todo resulte bien. Te deseamos lo mejor con tus hijos. Un abrazo y te deseamos muy feliz navidad.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

2 × tres =