El lenguaje de la comunicación

La lengua de signos es un lenguaje aún desconocida en el actual sistema educativo, tan solo quienes lo necesitan la aprenden, es decir, las personas sordas y su entorno. No todos los docentes conocen este singular lenguaje, lo cual dificulta el día a día en la vida escolar de los menores sordos. Desde hace tiempo se viene pidiendo que se incluya dentro del sistema educativo, aunque no sea como asignatura puntuable, pero si unas nociones básicas para poder integrar a este colectivo, poder mantener una conversación básica entre compañeros de colegio.

Se habla mucho de integración en la educación, pero no se está haciendo todo lo necesario para que sea así; las personas sordas se ven desorientadas en un mundo que no comprenden, con lo cual no se verán capacitadas para poder seguir el ritmo que llevan el resto de compañeros.

En la vida adulta la cosa tampoco mejora mucho, puesto que para cualquier gestión necesitan una persona que interprete sus gestos y lo trasforme en palabras. En las administraciones públicas no hay personal especializado en lenguaje de signos. Seguimos poniendo trabas a aquel que no es igual que los demás, por sus características y limitaciones.

En los últimos años se ha dado mucha importancia al aprendizaje de idiomas, cada vez hay más colegios bilingües, más actividades extraescolares, mas oferta educativa. Lo cual está muy bien, pero nos olvidamos de las minorías, de aquellos con más dificultad para comunicarse. Al alumno sordo se le etiqueta  y se le dice que no podrá alcanzar los objetivos comunes, se les excluye y se les da una educación diferente, porque no hay otra, no se tiene recursos para hacerlo de otra manera.

Se habla de integrar la lengua de signos en los colegios como primera medida para conseguir que cada vez más gente pueda comunicarse con las personas sordas, niños que en un futuro trabajaran en centros de salud, juzgados, colegios, tiendas, talleres….Se crearía un amplio abanico de posibilidades de comunicación.  Hay personas que podrían mejorar con un audífono, otros que podrían ser operados para recibir un implante coclear –un dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar–, pero la gran  mayoría necesita comunicarse a través del lenguaje de signos; pero no se trata de mejorar las condiciones de vida de ellos, lo cual está muy bien, pero no es la solución, sino que la solución más viable para todos es trasladar el lenguaje de signos al mundo de los oyentes.

Es un asignatura que tenemos pendiente en nuestra sociedad. La integración comienza con la comprensión.

¿ Es necesario incluir el lenguaje de signos en la vida diaria?

¿Se facilitan las cosas en el día a día a este colectivo?

 

Formación relacionada

Máster en Orientación Educativa y Psicopedagogía

MÁS INFORMACIÓN:

Un comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =